Antioxidantes naturales, la fuente de la juventud

Antioxidantes naturales, la fuente de la juventud

Nuestra piel está sometida a continuos ataques y agresiones que afectan a su textura e hidratación, resecándola y debilitándola, pudiendo hacer que nuestra piel sea más reactiva y susceptible de padecer alergias e irritaciones. Para evitar esto, que mejor que aportarle nutrientes esenciales, a través de una buena alimentación rica en vitaminas E, A, C y omega 3, para contribuir, junto con la ingesta de agua, a una piel mucho más saludable.

citricos

Entre los muchos antioxidantes naturales que encontramos en nuestros alimentos, la vitamina E es un gran aliado de nuestra piel ya que ayuda a reducir la acción dañina causada por los radicales libres. Al ser esta una vitamina liposoluble (soluble en grasas) se encuentra preferentemente en aceites vegetales (preferir los prensados en frío o extra virgen ya que en este caso la preparación es mínima y se retienen los nutrientes esenciales) frutas secas (almendras, nueces, avellanas), semillas de girasol y frutas. Por otro lado el omega 3 y 6 son necesarios para mantener las membranas celulares, son éstas membranas las que actúan como barrera antes sustancias dañinas y permiten también, que se eliminen productos de desecho. Alimentos como salmón, trucha, sardinas, semillas principalmente de chía, nueces, aceite de canola y oliva son fuente de ácidos grasos esenciales.

De alto poder antioxidante es la vitamina C, quien también está relacionada con la producción de colágeno, los cítricos como la naranja, limón, pomelo y el kiwi tienen importantes cantidades de esta vitamina. Preferir ensaladas, jugos y frutas frescas, evitando las cocidas ya que una parte importante de ésta se pierde en la cocción y en contacto con el oxígeno del aire. Un kiwi aporta dos veces más vitamina C en 100 g que una naranja.

Presente en alimentos de origen animal como lácteos y yema de huevo, la pro-vitamina A o betacarotenos, que luego se transforman en vitamina A al ser procesados en nuestro cuerpo, cumplen un papel muy importante en la renovación de piel y mucosas. Estos abundan en los vegetales de color naranja (zanahoria, calabaza) brócoli y hojas verde oscura.

En relación a los minerales, debemos destacar el selenio el cual lo encontramos en carnes, pescados, cereales, frutas y verduras, además estos alimentos son fuente de zinc, que forma parte de nuestra epidermis. El té verde, por su contenido en polifenoles, tiene propiedades antiinflamatorias y protege las membranas celulares. El agua mantiene las células hidratadas y favorece la sudoración lo cual ayuda a eliminar toxinas. Es fundamental estar bien hidratados para una piel más sana.

Entonces… Te recomendamos consumir 5 porciones entre frutas y verduras por día, de las cuales una porción de verduras sea de color naranja y verde oscuro y una fruta que sea un cítrico. Al mismo tiempo incorporar frutas secas como nueces, almendras y 1 cucharada de semillas como parte de un desayuno completo. También condimentar tus ensaladas con 1 cucharada de aceite de oliva en almuerzo y cena, sumando pescado de 3 a 4 veces por semana y fundamentalmente tomar 8 vasos de agua por día.

Lic. Del Boca María Soledad

La Posada del Qenti

Consulte con nuestros especialistas

[]
1 Step 1
Apellido
Nombre
Teléfono con código de áreaPor ejemplo si es de Buenos Aires: 011 47988866
Consulta
0 /
Previous
Next

Cómo cuidar nuestra piel en el invierno

Cómo cuidar nuestra piel en el invierno

Con la llegada del clima frió y seco, y el constante cambio de temperatura que sufrimos al estar en lugares calefaccionados; y después salir al exterior, nuestra piel comienza a verse mas opaca, deshidratada, descamada, reseca, rojiza, y hasta a veces con picazón.

Esto se debe a una extrema deshidratación, que provoca una mayor vasoconstricción. A causa del frió “las venitas” se contraen y por esto hay menos circulación de oxígeno y nutrientes. Es importante adoptar ciertas costumbres para esta época del año para prevenir estos síntomas:

  • Aplicar cremas o emulsiones hidratantes por lo menos 2 o 3 veces al día. Esto mantiene la humectación de la piel.
  • No ducharse con agua extremadamente caliente, ya que genera mayor irritación de la piel.
  • No utilizar jabones extremadamente perfumados o con agregados (conviene jabón neutro).
  • Realizar exfoliación de la piel 1 o 2 veces por semana, para remover las células descamadas y desvitalizadas.
  • Utilizar protector solar. (cualquiera sea la época del año ayuda a prevenir el foto envejecimiento)
  • Tomar al menos 2 litros de agua por día.
  • Tener una alimentación balanceada.
  • Acudir a tratamientos como peelings, exfoliaciones, mascaras nutritivas, radiofrecuencia (de esta manera el profesional preparara la piel para que haya mayor penetración en los productos que aplique). Estos tratamientos deben ir acompañado de productos que ayuden a mejorar el manto lipídico e hidratación de nuestra piel.

A la hora de elegir las cremas o emulsiones hidratantes y nutritivas, es recomendable utilizar aquellas que contengan vitaminas A, B, y C, minerales, ácidos grasos y lácticos, aloe vera, entre otros. O aquellas que el profesional haya indicado como de apoyo domiciliario.

Siempre es mejor tener una consulta con un profesional, para asesorarse y seguir un tratamiento óptimo.

Lilian González

Esteticista, Cosmetóloga y Cosmiatra

La Posada del Qenti, Wellness Medical

Consulte con nuestros especialistas

[]
1 Step 1
Apellido
Nombre
Teléfono con código de áreaPor ejemplo si es de Buenos Aires: 011 47988866
Consulta
0 /
Previous
Next

10 Consejos para revivir la piel luego del verano

10 Consejos para revivir la piel luego del verano

Terminaron las vacaciones……la exposición prolongada al sol produce sequedad, envejecimiento, deshidratación y descamación de la piel de cara, cuerpo y cuero cabelludo. La piel sufre, se deshidrata, toma coloración gris por falta de oxigenación, disminuye la irrigación sanguínea y linfática; acumulándose desechos metabólicos y toxinas titulares, dando como resultado la pérdida de elasticidad, humedad y luminosidad.Todos los tipos de piel requieren hidratación. Para la correcta elección de un hidratante es necesario conocer la piel con profundidad y clasificarla con criterio profesional. Lo que varía es el producto empleado y la frecuencia de aplicación.

Entonces… algunos consejos:

  1. Ingerir agua y otros líquidos en forma diaria, como mínimo 2 litros.
  2. Ducharse con agua tibia o fría es más saludable, ya que la temperatura muy caliente remueve una delgada capa de lípidos, que confieren protección natural.
  3. Es preferible el uso de jabones hidratantes, evitándolos en el rostro.
  4. Después del baño colocar cremas hidratantes y emolientes, ya que la humedad de la piel aumenta la absorción y distribución de los productos.
  5. Mantener una alimentación equilibrada basándose en frutas, verduras y fibras.
  6. Antes de acostarse, limpiar la piel y colocar un buen hidratante a base de ácido hialurónico, DMAE, alfahidroxiácidos, aloe vera etc.
  7. El uso de protectores solares es obligatorio al salir al exterior.
  8. Los factores climáticos como el viento y el frío; sustancias químicas como jabones y detergentes, el proceso de envejecimiento natural y el exceso de sol resecan la piel.
  9. Evitar el alcohol y el tabaco.
  10. Relájese, el stress es el enemigo número uno para la piel.

Los productos deben ser recetados por un dermatólogo ya que son individuales y personales, dependiendo del tipo de piel. No espere ver las arrugas para tratarlas y no olvide que el agua es un verdadero tónico para la piel y la salud en general. No espere sentir sed para beberla. Los resultados no tardarán en hacerse visibles.

Área de Dermatología- Medicina Estética

La Posada del Qenti

Consulte con nuestros especialistas

[]
1 Step 1
Apellido
Nombre
Teléfono con código de áreaPor ejemplo si es de Buenos Aires: 011 47988866
Consulta
0 /
Previous
Next

7 Tips para una buena hidratación en la Piel

7 Tips para una buena hidratación en la Piel

La llegada del verano, viene de la mano del sol, temperaturas más elevadas y las merecidas vacaciones. Es la época ideal para del año para descansar, pero también se acompaña de algunos males como las alergias y la sequedad de la piel por lo que debemos prevenir su cuidado.

Una piel sana y cuidada debe contar con dos elementos: la hidratación y la humectación.

  • La hidratación es el agua que llega a la piel a través de los vasos sanguíneos, y que se acompaña de oxígeno y nutrientes.
  • La humectación, por el contrario es la humedad que la piel consigue del medio exterior, y esta a su vez puede ser natural o artificial, como cremas y preparados a base de agua y otros productos ayudan a humectar la piel.

piel verano

Tips para la hidratación y humectación de la piel

1- Tomar agua abundante. Este es el principal aporte de humedad a la piel. ¿Pero cuánto?. Esta es la “pregunta del millón”, y no tiene una respuesta única. La cantidad de agua depende de mi edad, de la temperatura ambiente, de mi actividad física, etc, etc. De todas maneras se puede decir que en épocas de calor (primavera-verano), la ingesta debe ser al menos de 2 litros por día de AGUA. Mientras más limpia, pura y libre de químicos o solutos es mejor. Las aguas saborizadas, gaseosas o infusiones como el “mate” tan popular en nuestra población, aportan menos cantidad y calidad de líquido efectivo que el agua pura.

2- Alimentación balanceada. Este es un factor no solo importante, sino que compite par a par con la toma de agua. La alimentación debe incluir todo tipo de alimentos, en cantidad calórica adecuada a nuestras necesidades. Además debe ser rico en frutas y verduras, ya que este tipo de alimentos tiene naturalmente una cantidad elevada de agua en su composición. Las dietas hipocalóricas estrictas, proteicas o restrictivas son perjudiciales para la buena hidratación de la piel.

3- Control de exposición solar y actividad física. Estos dos factores también influyen en la hidratación. La exposición prolongada o innecesaria al sol (sobre todo sin la adecuada protección de filtros o pantallas solares), tanto como el exceso de actividad física, son factores que disminuyen drásticamente la cantidad de agua corporal.

4- Control de factores de riesgo y tóxicos. Los factores de riesgo clásicos: Hipertensión arterial, Diabetes, Obesidad, Sedentarismo, alteraciones del Colesterol y principalmente el Tabaquismo; contribuyen negativamente a la correcta hidratación.

5- Uso de cremas y productos para la humectación. Existen en el mercado una amplia variedad de preparados específicos para este fin, ya sea en forma de cremas, geles o emulsiones. Algunas de las sustancias recomendadas incluyen: urea, ácido glicólico, ácido láctico o lactato de amonio entre otros. Para ello siempre debemos contar con la indicación de un profesional idóneo.

6- Uso de la Hidroterapia. Las terapias a través del agua, tales como sauna, baños de vapor, hidromasajes especializados y baños termales entre otros; ofrecen un excelente complemento a la humectación de la piel, a la vez que este tipo de terapias ofrece una opción relajante para todo el cuerpo. El agua caliente relaja el cuerpo en general y actúa sobre los poros de la piel en particular. Además mejora la circulación sanguínea.

7- Manejo del Estrés. La piel trasmite nuestro interior, y es por ello que el estrés, no solo se ve reflejado en la hidratación de la piel, sino también en su flacidez, luminosidad y líneas de expresión.

Si ponemos estos consejos en práctica, nuestra piel estará y se verá saludable siempre.

 

Dr. Christian Leiva

Director Centro Médico

La Posada del Qenti

Consulte con nuestros especialistas

[]
1 Step 1
Apellido
Nombre
Teléfono con código de áreaPor ejemplo si es de Buenos Aires: 011 47988866
Consulta
0 /
Previous
Next

5 tips para lograr un abdomen plano

5 tips para lograr un abdomen plano

Lograr abdomen plano no es una utopía, siempre y cuando se tenga constancia. Tampoco, es una tortura salvo que se haya optado una dieta súper restrictiva para logralo. Alcanzar un abdomen plano es posible con estos consejos

1- Reducir el consumo de azúcares

Moderar el consumo de azúcar al máximo. Esta medida determinará que los niveles de insulina permanezcan bajos y los de glucagón, altos. Esta es la hormona que se encarga de transformar en energía la grasa que se ha acumulado en tu abdomen.

2- Bajar el consumo de Sal

La sal es una de las mejores aliadas de las pancitas prominentes; por lo tanto recomendamos tratar de limitar su consumo. Cuando haya comidas en las cuáles no se pueda obviar, es mejor optar por la sal marina, que es más natural. Otra opción son las hierbas aromáticas que sirven para saborear comidas de un modo más saludable.
abdomen plano

3- Masticar adecuadamente cada bocado

La digestión comienza en la boca. Por lo tanto, si no se mastica bien los alimentos, estos no serán digeridos de forma adecuada, dando como resultados hinchazón y gases. Comer a las apuradas no es saludable, hay que disfrutar de cada alimento de forma consciente, sentir su textura, saborear su gusto… Comer se tornará en un verdadero disfrute.

4- Dormir un mínimo de siete horas diarias

Se ha demostrado que la falta de sueño lleva al aumento de peso. Hace que el organismo se vuelva resistente a la insulina, por lo que el cuerpo entra en estado de almacenamiento y disminuye la hormona de la leptina. Esta hormona nos ayuda a suprimir el apetito y le dice al cerebro cuándo estamos llenos. Al no dormir lo suficiente se ve afectada la producción de insulina que regula el nivel de azúcar en la sangre y  el exceso de insulina en el sistema hace que el cuerpo almacene los alimentos en forma de grasa.

5- Realizar ejercicios tonificantes

Para lograr un abdomen plano, es necesario realizar ejercicios para tonificar la faja abdominal  y de esta manera reducir el contorno de la cintura. En la mujer, en el posparto estos músculos pierden tonicidad, y si no se realiza un adecuado fortalecimiento de los mismos pueden aparecer prolapsos o incontinencia urinaria.

Para comenzar realizamos ejercicios respiratorios profundos, entramos por la nariz mucho aire, a medida que entra el aire inflamos el abdomen, luego exhalamos por la boca a medida que desinflamos y contraemos al máximo el abdomen, “hundiendo el ombligo bien adentro” y a la vez que ensanchamos las costillas. Una vez que largamos todo el aire mantenemos 10 a 15 segundos, lo más que aguantemos, cuanto más mejor; siendo lo ideal 20 segundos. Al realizar este ejercicios debemos tener en cuenta:

  • Este tipo de ejercicios es aconsejable realizarlos 2 veces por semana, 20 minutos.
  • Este entrenamiento se puede realizar en diferentes posturas, sentado, acostado, en cuatro patas o parado.
  • Hay que concentrarse bien en la respiración y en la contracción muscular localizada en el abdomen y en el periné.

Realizar con regularidad esta serie de ejercicios, no solo aporta beneficios estéticos, sino mejora la postura, activa la circulación y las funciones sexuales, contribuyendo de esta manera a mejora nuestra calidad de vida.

Consulte con nuestros especialistas

 

[]
1 Step 1
Apellido
Nombre
Teléfono con código de áreaPor ejemplo si es de Buenos Aires: 011 47988866
Consulta
0 /
Previous
Next

Cómo eliminar los efectos nocivos del estrés en la piel

Cómo eliminar los efectos nocivos del estrés en la piel

Es sabido que el cansancio crónico se siente en el cuerpo, rx provocando que las células de la piel no puedan cumplir sus funciones esenciales de nutrición, shop oxigenación y eliminación de toxinas, sickness quedando desprotegidas y manifestándose principalmente en la cara con síntomas tales como ojeras, ojos hinchados, párpados caídos y líneas de expresión acentuadas. 

sintomas-de-piel-estresada

Para que la piel se mantenga tonificada, es necesario que las capas profundas estén hidratadas y oxigenadas. Y que el tono muscular mantenga moderados sus contornos.

Para ello existen numerosas opciones que ofrecen resultados óptimos ante el envejecimiento cutáneo y que también permitan alcanzar el relax:

  • Descanso intensivo. 8 horas diarias es la base esencial para el cuidado de la piel.
  • Baños de inmersión aromáticos. Elimina tensiones y logra un efecto relajante. Se utiliza principalmente lavanda, manzanilla, enebro y sándalo. El romero y la menta dan un efecto revitalizante.
  • Masajes manuales. Aparte de ser una actividad placentera intensifica el ritmo circulatorio, relaja músculos eliminando contracturas y distiende la piel.
  • Drenaje linfático manual. Disminuye tensiones y mejora la textura de la piel, actuando sobre las vías que llevan linfa (liquido que transporta y elimina las toxinas del organismo).

Estos cuidados ayudarán a sostener los niveles de colágeno y elastina, que funcionan como soportes imprescindibles para tener un piel fresca y saludable.

Lic. Paula Paz

Pin It on Pinterest