Cómo preparar la piel para el Verano

Cómo preparar la piel para el Verano

La piel durante el correr de los años sufre cambios, no solo por el paso cronológico del tiempo, sino también por factores externos como el viento, el frío, las radiaciones ultravioletas, el uso de camas solares, la alimentación, el consumo de tabaco, etc. Éstos últimos se traducen en una involución cutánea precoz.

piel_verano

Con respecto a la piel después del invierno podríamos destacar que se caracteriza por la xerosis o sequedad debido a la disminución de la transpiración, calefacción y el cuerpo permanentemente cubierto por ropa. La piel del rostro puede encontrarse enrojecida debido a los efectos del viento y del sol, por lo cual se percibe más sensible que lo habitual y pueden molestar los jabones y las cremas.

Antes de exponer nuestra piel al sol debemos prepararla, brindándole una higiene profunda, humectación, pulido o exfoliación en caso de ser necesario, nutrición y sobre todo una buena y completa protección.Un secreto para la humectación corporal; Cremas con urea, ácido glicólico, vitaminadas y baños de algas.

Dra. Mónica Reyna

Dermatóloga

La Posada del Qenti

Como disfrutar el sol sin padecerlo

Como disfrutar el sol sin padecerlo

Cuando pensamos en las vacaciones sea en el mar o la montaña, algunas personas según su «fototipo de piel» nos consultan  en el departamento de dermatología de la Posada, story sobre como pasar más tiempo al sol, sin padecerlo. Debemos conocer que tenemos 4 fototipos de piel que nos permiten mantenernos mas tiempo expuestos al sol, al aire, al viento ,al agua, etc. Ellos son:

Tipo 1: piel blanca, rubios, ojos claros, que a los pocos minutos de exponerse al sol la piel se vuelve roja, dolorosa y a las 48 hs. se descaman. Ellos deben usar filtros o pantallas 40 -50 con protección para U.V.A y U.V.B.

Tipo 2: piel blanca, pelo negro, ojos oscuros, cuyo enrojecimiento comienza a las horas de exposición. Ellos debes usar filtro o pantalla 20 -30.

fototipos

Tipo 3: piel morena (trigueña), pelo negro ojos oscuros, con sufrimiento menor, pero debe considerarse la geografía, nivel del mar, resolana,  etc. En el que se encuentre. Ellos deben usar filtro o pantalla 8-10-.

Tipo 4: colorido negro racial, pero que igual tienen sufrimiento solar, ellos solicitan a los dermatólogos protección para procesos inflamatorios post-solar.

Debe recordarse que después de las exposiciones hay que realizar examen de piel con el profesional dermatólogo, para prevención de fotoenvejecimiento prematuro, lunar o manchas blancas, amarronadas o negras, con el objetivo de prevenir principalmente el cáncer de piel.

 

Dra. Viviana Salazar
Dermatóloga de la Posada del Qenti y
Qenti Medical

Después de tomar sol ¿cómo se puede descongestionar y refrescar la piel?

Después de tomar sol ¿cómo se puede descongestionar y refrescar la piel?

En realidad, descongestionar y refrescar la piel, es un paso muy sencillo que puede realizarse en el hogar siempre y cuando no haya habido quemaduras importantes.

Generalmente cuando nos sorprende el sol en el rostro, en el escote, hombros y cuello es necesario recurrir de inmediato a cualquier método que nos aliviane la zona acalorada. Entre los métodos más efectivos, recomendamos aplicar varias compresas de gasa, impregnadas en infusión de manzanilla bien fría, lo que descongestiona en forma lenta, pero refresca de inmediato la zona afectada. También existen geles ricos en vegetales y hierbas, como malva, tilo, caléndula, hamamellis y pepinos, los que se deben aplicar seguido de las compresas, para evitar una inflamación mayor y aportar hidratación a la piel castigada. Para una solución más efectiva desde el gabinete de dermocosmiatría, los pasos son similares pero se los acompaña realizando el drenaje linfático manual, que ayuda a eliminar las toxinas acumuladas en la piel. Es muy frecuente que en la zona del escote se forme un prurito, que no se mejora en muchas horas, si es así se debe consultar al médico.

tomar sol

Posteriormente ya mejorada la afección, se hará una recuperación facial a los fines de restablecer la capa cornea, en la que se aplicará Vitamina C, por la pérdida de la elasticidad, juntamente con antioxidantes como la Vitamina E, también hidratante de alta efectividad y entre otros más, Silicio para restaurar y regenerar nuevos tejidos. Es importante que la persona afectada permanezca en ambientes frescos y que por varias horas no acceda a lugares de calor, como sauna,etc. y por supuesto suspender sus exposiciones al sol.

Posterior a estas quemaduras, se ve afectado el sistema inmunológico de la piel y se presentan distintas alteraciones que necesitan ser atendidas, como por ejemplo, lentigos solares que son manchas pardo amarronadas que aparecen en hombros, cuello, dorso de manos, cara-escote, éstas deben ser controladas, en especial si se obscurecen o cambian de textura. Otras lesiones solares frecuentes son manchas de color blanco nacarado que se ubican en brazos, piernas, cuello y escote, todas adquiridas por las inadecuadas exposiciones solares.

Por último, debemos recordar que es preciso informarse acerca de la forma correcta de tomar sol, los excesos que se cometen en largas exposiciones, los horarios inadecuados, la ignorancia sobre el daño solar acumulativo y la necesidad de protección. De esa manera se puede disfrutar de los beneficios del sol sin que la piel corra peligro.

Noemí Heredia
Dermocosmiatra
La Posada del Qenti

¿Qué es una piel sensible?

¿Qué es una piel sensible?

Una piel es sensible cuando reacciona ante determinados estímulos (tanto externos como internos). Las señales más frecuentes son: enrojecimiento, salve tirantez, picazón, sensación de calor, entre otras.

Existen diferentes grados de sensibilidad cutánea:

Piel sensible: La piel se enrojece, tira, pica. Estos síntomas son la forma que tiene la piel de expresar su sensibilidad natural. A veces se nace con esa sensibilidad (las pieles muy claras, pieles de personas pelirrojas, pieles secas y finas, pieles atópicas, con antecedentes de eczema en la infancia).

Piel intolerante: La pile se irrita ante la más mínima agresión, se descama y arde. Pueden aparecer áreas enrojecidas de forma permanente. Esta es la manera que tiene la piel de decir que no tolera más. Agresiones como exceso de sol, olas de frio, productos de higiene decapantes, cosméticos agresivos, habitualmente toleradas por piel normal, se vuelven insoportables para este tipo de piel.

Piel alérgica e hipersensible: en algunos casos la piel hipersensible puede reaccionar volviéndose alérgica a los productos que hasta entonces soportaba perfectamente. Un perfume, un conservante, o un simple filtro de un producto cosmético pueden provocar reacciones alérgicas agudas: picazón, rojez, erupción cutánea, eczema, urticaria de contacto. Esta es la forma que la piel tiene de expresar su hipersensibilidad.

piel-sensible-embarazada

Consideraciones generales cuidado de la piel sensible

Si tu piel tiene alguna de estas características consulta con tu dermatólogo para ver que tipo de sensibilidad tiene tu piel y así poder optar por el tratamiento mas indicado.

Algunos gestos son fundamentales para cuidar la piel intolerante y mantener diariamente su confort:

  • Limpia la piel suavemente, usando productos que respeten el equilibrio fisiológico de la piel.
  • Usa productos especiales para la piel sensible.
  • Un tónico suavizante y calmante, como primer paso para refrescar la piel por la mañana y completar la limpieza.
  • Utiliza agua termal rica en selenio, para fijar el maquillaje, como toque final, con una ligera pulverización a 25 cm del rostro.
  • Usa siempre protección contar los rayos solares, sea cual sea la estación del año, elige un cuidado diario que incorpore un filtro solar. Te permite mitigar los efectos adversos del sol, acelerador del envejecimiento cutáneo.

Para más información, no dudes en consultar a tu dermatólogo.

Dra. Mariela Alvarez

Área de Dermatología

La Posada del Qenti,  Medical Spa & Resort.

La Fotoprotección: aprendiendo a cuidar tu piel

La Fotoprotección: aprendiendo a cuidar tu piel

La fotoprotección actualmente es uno de los medios con el que contamos para poder prevenir lesiones de piel importantes, page como pueden ser aquellas precursoras de cáncer de piel como  queratosis actinias, click lentigos malignos, abortion lentigos solares, melasmas, y el envejecimiento cutáneo, todas estas muy frecuentes y que por lo general no le damos la importancia que deberíamos tener.

Para que nuestra piel reciba la protección que merece, es muy simple el procedimiento a seguir, sólo nos tenemos que hacer el hábito de colocar una crema protectora solar desde la mañana cuando comenzamos el día hasta la noche, en épocas de mucho calor conviene renovarla cada 3 hs., sin dejar de usarla durante todo el año. Cabe remarcar que este es el medio de prevenir lesiones en nuestra piel y esta al alcance nuestra mano, por lo que debemos aprender a usarlo para gozar de una piel sana y una salud plena, también es importante que los adultos incorporen este habito a los mas pequeños, ya que la radiación solar es acumulativa con el tiempo y educando desde niño sobre este tema, lograremos que nuestras generaciones aprendan a disfrutar d ela vida al aire libre y del sol.

¡A difundir y cuidar nuestra piel, que es muy simple!

Dra. Mariela Álvarez

Médica Dermatóloga, MP 28710 – ME 15917

La Posada del Qenti

El Humo del Tabaco, arruina tu piel

El Humo del Tabaco, arruina tu piel

El tabaco envejece la piel conduciendo a la perdida de la elasticidad cutánea y la aparición de las arrugas. Este proceso de envejecimiento prematuro se debe a la acción de los radicales libres contenidos en el humo del tabaco, responsable de la oxidación de las células de la piel. El tabaco induce la producción de radicales libres, que favorecen el envejecimiento y a su vez, produce una disminución de la vitamina A, encargada de proteger a la piel de dichas moléculas.

El envejecimiento prematuro por el tabaco se hace más evidente en la cara. Las arrugas de los fumadores son mas estrechas, profundas u muy definidas. La piel es el primer órgano que muestra los efectos positivos del abandono del tabaco.

Se conoce como “rostro del fumador” la persona que presenta piel rugosa y un tanto grisácea, su cara deja a la vista los relieves óseos (especialmente los pómulos). Los labios y los ojos están rodeados de arrugas finas, líneas profundas y superficiales en las mejillas y en la mandíbula. Los efectos nocivos del tabaco no solo afectan a la dermis. El cuero cabelludo pierde luminosidad y se vuelve quebradizo, incrementa su porosidad y adquiere un olor muy característico de los cigarrillos. Las uña se debilitan, están mas frágiles y pierden brillo. Alteraciones en la estética bucal (aumento de la placa bacteriana, mayor riesgo de gingivitis, irritación de mucosas y encías, color amarillento de los dientes).

Todos estos cambios causados por el humo del tabaco suelen manifestarse a partir de los 35 años y son directamente proporcional al grado de consumo. El humo del cigarrillo también afecta a la cicatrización de las heridas, provoca acné, y cáncer cutáneo.

Afortunadamente, y a diferencia de lo que ocurre con el daño provocado por los rayos ultravioleta, la mayor parte de los efectos del tabaco en la piel son reversibles. Para ello es imprescindible dejar de fumar definitivamente y emprender un tratamiento sintomático.

Para recuperar la piel se emplean cremas con estrógenos y con ácidos retinoico y glicólico, que aceleran la descamación de la piel, y se realizan peelings, con los que se consigue eliminar las células muertas y acelerar la regeneración de la piel. También es conveniente el consumo de suplementos que ayudan a combatir los radicales libres, como las vitaminas A y E, zinc y selenio.

Estos tratamientos van acompañados de otras recomendaciones, como evitar las exposiciones solares o el consumo de alcohol. Aunque la mejoría empieza anotarse casi de inmediato, la piel no se recupera del todo hasta pasados tres o cuatro años después de dejar de fumar.

Dra. Mariela Alvarez

Área de Dermatología

La Posada del Qenti,  Medical Spa & Resort.