¿Qué entendemos por estrés? Lo podemos definir como la interacción de las demandas o las exigencias a la que es sometida una persona y sus respuestas específicas. Un estrés negativo o distrés surge cuando las demandas o exigencias del entorno psicosocial son intensas, excesivas o prolongadas, superando la capacidad de adaptación del individuo. En estas situaciones los intentos de la persona por adaptarse son ineficientes y cualquier estímulo resulta excesivo y significa un gran esfuerzo.

Entre los síntomas más comunes encontramos: Ansiedad, irritabilidad, insomnio, alteraciones del humor, disminución del rendimiento psicofísico, alteración del apetito, disfunciones sexuales, sensaciones de cansancio desde el despertar, falta de concentración y memoria.

¿Qué podemos hacer para enfrentar esta situación? Primero es importante saber que contamos con recursos internos y externos para enfrentarlas. Dentro de los mecanismos propios contamos con:

  • Registro corporal. Comenzar a escuchar como siento a mi cuerpo y que estoy necesitando.
  • Saber qué es necesario priorizar dentro de mis actividades, visualizar que considero importante para ocuparme y reconocer que puedo delegar.
  • Sacar provecho de cada experiencia vivida aprendiendo de mis errores y de mis aciertos. Esto incrementa mi autoestima.
  • Darme cuenta de mis emociones para poder expresarlas y de mis límites desde lo corporal, si puedo reconocerlo puedo pedir ayuda.
  • Evitar compararme con los demás, cada uno es diferente y tiene tiempos distintos.
  • Poder ir discriminando si hago las cosas para cumplir expectativas ajenas o las propias.
  • Hacerme cargo de mis elecciones, generará menos estrés ya que surge de mi propia necesidad y deseo.

Existen otros recursos externos como:

  • Técnicas de relajación
  • Actividades físicas y recreativas
  • Masajes
  • Psicoterapia
  • Ocio creativo

Es posible dentro de nuestra vida cotidiana incorporar pequeños cambios que tengan que ver con lo que nosotros necesitamos para disfrutar, matizando nuestras obligaciones con los placeres.

Todo cambio implica un proceso y cada proceso lleva un tiempo diferente en cada uno. Podemos empezar por dedicarnos unos minutos al día para registrar cómo estamos. El cambio no siempre es fácil, pero sí debemos saber que es posible, y lo más importante es que depende de uno mismo.

 Lic. Gabriela Páez

Psicología

La Posada del Qenti

 

Noticias Saludables

Te invitamos a leer nuestro Magazzine Saludable con todos los artículos sobre diversos temas de salud escritos por nuestros médicos y especialistas de la salud.

Argentina exportando turismo salud a latinoamérica

La Cámara Argentina de Turismo Médico (CATM), miembro del Consejo Directivo de la Cámara Argentina de Turismo CAT, y con el apoyo de la Cancillería Argentina, continua promoviendo el Turismo Medico en el exterior, esta vez y a través del Consulado General y Centro de...

leer más

El trabajo es salud… ¿mito o realidad?

Esto puede resultarte familiar sobre todo en esta época del año: cada día llegás a tu casa con dolores de espalda, cuello y hombros tensos. Estos son solo algunos de los síntomas más comunes de un ámbito laboral poco saludable y sin una política correcta de ergonomía....

leer más