5 beneficios del verano para tu salud

5 beneficios del verano para tu salud

Para muchas personas el verano es sinónimo de alegría y bienestar, debido a que es época vacacional y una oportunidad para salir de la rutina, sin embargo, existen otros beneficios del verano para tu salud. ¡Aprovéchalos!

Con el verano llegan los días soleados y calurosos, clima que te puede ayudar a reponer tus niveles de vitamina D, necesaria para una salud óptima, ya que fortalece tu sistema inmune, acelera tu metabolismo y fomenta un mejor estado de ánimo.

De acuerdo con información publicada en The Huffington Post, existen otros beneficios del verano para tu salud, que puedes aprovechar cualquier día de la semana, en compañía de tus seres queridos.

1. Mantener tu corazón saludable. Una investigación del Instituto del Corazón del Hospital Buen Samaritano de Los Ángeles sugiere que las personas tienen 36% más probabilidad de morir en invierno por un ataque al corazón que en verano.

2. Reduce el estrés. Como es temporada de vacaciones, tu estado de ánimo mejora y vives más relajado. Salir de la rutina para descansar te protege de lasenfermedades cardiacas y te llena de motivación, de acuerdo con un estudio realizado por Expedia.com.

3. Previene infecciones. El sudor que se genera por el calor ayuda a liberar a tu organismo de toxinas y mantiene tu piel libre de bacteria y hongos. Incluso, mejora tu circulación y abre los poros, por lo que una buena limpieza mantendrá alejado al acné.

4. Alimentación fresca. El verano es época de alimentos nutritivos, frescos y  bajos en calorías que te llenan de antioxidantes y vitaminas; ideales para prevenir el envejecimiento prematuro, la diabetes, bajar el colesterol y frenar el deterioro cognitivo.

5. Actividades saludables. ¿A quién no se le antoja nadar en las tardes deverano? Este ejercicio te ayuda a mantenerte en forma, porque ocupas cada músculo de tu cuerpo para avanzar dentro del agua. Además, mejora tu estado de ánimo, alivia la depresión y puedes compartir un momento agradable con tus seres queridos.

Disfruta al máximo esta temporada y cuida tu salud para tener una mejor calidad de vida. Si no puedes salir de vacaciones, aprovecha cada minuto que tengas libre para disfrutar del sol y llenarte de energía. Y tú, ¿cómo gozas los días de verano?

Fuente: salud180.com

En Argentina hay más sobrepeso y obesidad y menos consumo de tabaco

En Argentina hay más sobrepeso y obesidad y menos consumo de tabaco

Los resultados finales de la cuarta Encuesta Nacional de Factores de Riesgo difundida esta semana concluyeron que el tabaquismo disminuyó del 29,7% al 22,2% entre el 2005 y el 2018, mientras que el exceso de peso aumentó del 49% al 61,6% en igual período.

El sobrepeso y la obesidad aumentaron del 49% a 61,6% entre el 2005 y el 2018 y la prevalencia del consumo de tabaco cayó en el mismo período del 29,7% al 22,2%, según los resultados finales de la cuarta Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR) que difundió esta semana el Indec y cuyos datos preliminares fueron informados en abril.

El informe completo de la 4° ENFR analizó la respuesta de más de 29.000 individuos mayores de 18 años de todo el país y arroja información sobre los factores de riesgo de las Enfermedades No Transmisibles (ENT) tales como: consumo de tabaco, exposición al humo de tabaco ajeno, consumo de alcohol, alimentación inadecuada, actividad física insuficiente, presión arterial elevada, glucemia elevada o diabetes y sobrepeso y obesidad.

Según el informe, el exceso de peso (que suma el sobrepeso y la obesidad) aumentó de modo continuo a lo largo de las cuatro ediciones que se realizó la encuesta: 49% en 2005, 53,4% en 2009, 57,9% en 2013 y 61,6% en 2018.

La obesidad aumentó casi un 75% entre 2005 y 2018 y según las mediciones el sobrepeso y la obesidad fueron mayores en los varones (68,5%) que en las mujeres (55%). Además, las personas que padecen diabetes o glucemia elevada por sobrepeso u obesidad también aumentaron de 9,8% a 12,7% entre 2013 y 2018.

“La información rigurosa obtenida a través de esta encuesta realizada junto al Indec constituye un aporte para la definición de políticas públicas tendientes a frenar el impacto negativo de los determinantes de la salud en la población argentina”, indicó el secretario de Gobierno de Salud, Adolfo Rubinstein a través de un comunicado de prensa y agregó que “los datos desagregados por provincias representan un valioso insumo para la definición de estrategias conjuntas entre la Nación y las jurisdicciones para prevenir la prevalencia de la hipertensión, el tabaquismo y la mala alimentación, entre otros factores de riesgo”.

En esta edición, por primera vez, la ENFR incorporó la toma de mediciones objetivas físicas y bioquímicas, enmarcándose en el diseño estandarizado STEPS de la Organización Mundial de la Salud que incluye 3 etapas: relevamiento mediante un cuestionario de autorreporte; mediciones físicas en el domicilio: presión arterial, el peso, la talla y el perímetro de la cintura; y mediciones bioquímicas en el domicilio a través de digitopunción, medición de glucemia capilar y de colesterol total en ayunas.

Datos sanitarios preocupantes

La encuesta arrojó que los factores de riesgo como consumo de tabaco, alcohol, mala alimentación así como el exceso de peso y la prevalencia combinada de hipertensión arterial, son más prevalentes en poblaciones de menor nivel socioeconómico y en los varones. En cambio, las prácticas preventivas como la toma de la presión arterial, la medición de glucemia o colesterol o aquellas prácticas preventivas de cánceres prevalentes –que van en aumento–, resultan más frecuentes en mujeres y en personas de mayores ingresos.

La prevalencia combinada de hipertensión arterial, diabetes y colesterol elevado está entre los nuevos datos aportados por la 4ª ENFR. Por ejemplo, el indicador de prevalencia combinada de hipertensión, conjuga a aquellas personas que declararon ser hipertensas y toman medicación para la presión, y a aquellas que tuvieron la presión alta (140/90 mmHg o más) en la fase de las mediciones objetivas en el hogar en el momento de la encuesta. La prevalencia combinada de hipertensión arterial fue de 46,6%, mientras que por autorreporte solo un 34,7% declaró ser hipertensa.

«Gracias a la incorporación de las mediciones objetivas, pudo establecerse una estimación más cercana a la realidad, que puso de manifiesto el gran porcentaje de subdiagnóstico de hipertensión”, explicó la directora nacional de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles, Verónica Schoj y agregó que “estamos implementando un plan nacional de hipertensión arterial para mejorar el diagnóstico y tratamiento de esta condición silenciosa que representa una de las principales causas de muerte en nuestro país”.

También se indagó por primera vez acerca del consumo de tabaco para armar, lo que arrojó que el 10% de los fumadores actuales fuma cigarrillos armados, especialmente los adultos jóvenes. Si bien es cierto que la prevalencia de consumo de tabaco viene disminuyendo progresivamente a lo largo de las 4 ediciones de la ENFR, el alto uso de cigarrillos armados evidencia un desplazamiento del consumo hacia productos de tabaco alternativos con menor carga fiscal.

En ese sentido, Schoj indicó que “esta situación pone de manifiesto la urgente necesidad de que se haga cumplir el pago del impuesto mínimo a todas las empresas tabacaleras, establecido por la ley de impuestos internos 27.430 de 2017. Esta ley tiene como propósito, precisamente, reducir el margen de sustitución a productos de tabaco más baratos, que son los que consumen los más jóvenes y las personas en mayor situación de vulnerabilidad”.

La encuesta también provee información sobre procesos de atención en el sistema de salud y prácticas preventivas, así como de seguridad vial. En el informe completo de la 4° ENFR se monitorea la evolución de los indicadores históricos de esta encuesta lo que resulta un importante insumo para fortalecer, priorizar y evaluar políticas públicas tanto en los ámbitos de decisión nacional como provinciales.

Fuente: infobae.com

 

 

Lográ el efecto que querés, viví una vida sana ¡cada día cuenta!

Lográ el efecto que querés, viví una vida sana ¡cada día cuenta!

Mientras hacemos el esfuerzo por cambiar nuestros hábitos muchas veces comemos de más y pensamos que arruinamos todo lo que veníamos haciendo para cuidarnos o si no pudimos hacer actividad física durante la semana ya no volvemos al gimnasio. ¿Cómo podemos manejar la fustración de «haber fallado»?

Quiero contarte que todo lo que hagamos de manera repetida traerá una consecuencia, positiva o negativa ya sea si nos alimentamos muchas veces mal, si tomamos muchas veces seguidas alcohol,
si vamos frecuentemente al gimnasio o si por años no nos ejercitamos, si fumamos mucho o si fumamos cada tanto, si descansamos correctamente o si nunca descansamos….y así miles de ejemplos porque lo que vale es la cantidad de veces que lo hagas…ahí estará «el efecto».

No tanto en la intensidad sino principalmente en la repetición. Si un día comiste desprolijo eso no te hace una persona con sobrepeso, si un día fuiste prolijo eso no te hace una persona saludable. Si un día no te ejercitaste eso no hace que seas sedentario o si un día haces 3 horas de gimnasia eso no te transforma en activo.

No sientas que arruinaste todo por 1 día, preocúpate por los 364 días restantes que tiene el año. Si vas al gimnasio 1 día no habrá «el efecto deseado» pero si vas varios si, y así con todo lo que te propongas! No sos una persona amable y educada por sólo saludar correctamente una vez…lo sos si haces de eso un habito y si forma parte de vos. Entonces tenemos que aprender a sostener y a ejercitar la constancia luego practicar y practicar, en la práctica salen los mejores jugadores.

En invierno nos cuesta un poco más, estamos más guardados, el frio invita a comer más calórico y eso no esta mal, solo hay que aprender a “medir la intensidad en los excesos”, una cena no es la última de tu vida…no hace falta ir con todo. Las juntadas y la vida social activa hace que permanentemente estemos rodeados de comida. Si voy te llevo el postre, si venís trae tal cosa y así! Si sos de los que gana peso en invierno y empieza a desesperarse en primavera, intenta estos meses jugar mas con la moderación, no hace falta comerse todo en invierno y morir de hambre en primavera, no castigues de esa manera a tu cuerpo.

Aprendamos a negociar, a elegir mejor y a cocinar mas en casa, cocinar es un acto de amor. Las sopas caseras son aliadas, los guisitos magros son buena opción para comer calentito, las carnes y vegetales al horno en paquetitos individuales es divertido, las brochettes, lasagna de vegetales, hay muchas opciones ricas y saludables sin caer en el típico delivery de pizza.

Buscamos sentirnos mejor y mejorar nuestra calidad de vida entonces hagamos de esto una práctica diaria, recordemos siempre que somos lo que hacemos de manera repetida. A veces nos olvidamos de las cosas que nos hacen felices sólo por conseguir aquellas que temporalmente nos hacen sentir bien.

Verónica Segreto exclusivo para La Posada del Qenti

Coach Saludable

veronicasegreto.com.ar

Pequeños cambios en tu vida, grandes resultados para tu salud

Pequeños cambios en tu vida, grandes resultados para tu salud

Lograr una rutina saludable que nos ayude a vernos bien y sentirnos mejor se fundamenta en 3 principios elementales: alimentación balanceada, ejercicio regular y hábitos positivos. Muchas veces existe la intención de llevar una vida sana, pero las personas desconocen por dónde empezar o cuál es el primer paso que deben dar, es por eso que te damos algunos consejos para que rompas la inercia y comiences a dar pequeños pasos hacia un nueva vida.

  • Consumir frutas, verduras y si es posible que sean orgánicas o de estación mucho mejor, cocinar al vapor, al horno o al grill, reducir consumo de los alimentos que contienen muchos conservantes, colorantes, químicos que no son nada buenos para nuestra salud, fíjate los vencimientos..si vence en 2 años…imagínate la cantidad de conservantes que tiene para que esa lata o caja se mantenga así durante tanto tiempo.
  • Incrementar el consumo de agua. 2 litros por días es el mínimo que debemos consumir.
  • Si están haciendo actividad física naturalmente se inclinarán por una alimentación sana (¡nadie termina una clase y se come una torta entera!). Estamos haciendo actividad y como consecuencia, cuidando nuestro cuerpo entonces tratemos de comer rico y sano.
  • Lo importante es tener en claro el camino en el que debemos transitar, si un día comemos una porción de torta (¡que eso también es tener buena vida!) al otro día volver a encaminarnos y así seguir adelante, nada se arruino!
  • Debe haber un equilibrio entre las calorías que consumes y las que gastas. Si consumes mucho más de lo que gastas estaríamos en problemas, esto provocaría un aumento de peso y si gastas más de lo que consumes pasaría de manera inversa, estaríamos adelgazando, pero si no lo hacemos con cuidado podemos perder masas muscular.
  • ¡Piensen que este es un cambio a un nuevo estilo de vida y no algo que vamos a hacer por un tiempo!
  • ¡Aquí nos encaminamos hacia la vida sana! Y es importante transmitirlo en nuestra familia y a nuestros hijos que de chicos prefieran ciertos alimentos a otros, es una cuestión de educación!
  • Transmitir hábitos saludables a nuestros hijos es la mejor inversión en salud para toda la vida.

 

Verónica Segreto exclusivo para La Posada del Qenti

Coach Saludable

veronicasegreto.com.ar

Tips para mantenernos hidratados en invierno

Tips para mantenernos hidratados en invierno

Cuando comienzan a llegar las temperaturas bajas la mayoría de las personas empiezan a tomar menos agua de lo habitual y aunque no transpiremos, el cuerpo necesita el mínimo de líquido para seguir realizando las funciones vitales.

El agua en el cuerpo ayuda a mantener una presión arterial estable, mantiene un correcto funcionamiento del cerebro, elimina desechos, toxinas a través de la orina, mejora la digestión y absorción de los nutrientes como también el tránsito intestinal y; humecta y preserva tanto la elasticidad como la suavidad de la piel.

Y… ¿cuánto hay que tomar?, las guías alimentarias para la población argentina recomienda que deben ser al menos 8 vasos de agua al día, es decir 2 litros, pero hay grupos etarios de la población que deben prestar más atención ya que son más vulnerables a la deshidratación. Ellos son los niños y los adultos mayores.

Tips para mantenernos hidratados

  • Hacer el hábito de tomar un vaso de agua al levantarse y otro antes de irse a dormir.
  • No esperar a tener sed. La sed significa que nuestro cuerpo ya tiene un 2% de deshidratación.
  • Llevar siempre una botellita de agua, sea la calle, trabajo, lo de un amigo, etc.
  • Antes de salir de casa beber un vaso de agua como también al regresar.
  • Recordá que si realizas actividad física es importante hidratarse antes, durante y después.
  • Las infusiones, sopas, mate deben ser contabilizados fuera del agua propiamente dicho, aunque  durante éstas épocas nos ayudan a incorporar líquidos.
  • Evitar consumir alcohol y gaseosas. Si no nos gusta el agua sola, podemos agregarle limón, jengibre o alguna fruta para darle un gusto distinto.

Algo importante para destacar es que las gaseosas realizan la acción contraria, es decir, nos deshidratan. Es por eso que es indispensable el consumo de agua potable en forma diaria.

Lic. María Belén Soria Urizar – m.p. 4047

Área de nutrición

La Posada del Qenti

¿Por qué cuesta tanto adelgazar y sostenerlo en el tiempo?

¿Por qué cuesta tanto adelgazar y sostenerlo en el tiempo?

Después de realizar un plan alimentario nos encontramos con el desafío de sostener los cambios logrados en nuestro organismo, por eso es aconsejable no  “aburrirse” comiendo siempre lo mismo y explorar nuevas opciones alimentarias de la mano de nuestros nutricionista de confianza.

A medida que van bajando las reservas de grasa, nuestro cerebro lo registra y envía una señal que se traduce en “ganas de comer cosas que no deberíamos” ya que el fenotipo de obesidad – thrifty gene – si está activado en nosotros, va a interactuar con diferentes glándulas cerebrales como la amígdala cerebral, el hipotálamo y/o la corteza cerebral, abriéndonos más el apetito, aumentando la salivación y la imaginación de comidas que no deberíamos comer e incluso haciendo que comamos más rápido de lo que deberíamos hacerlo, sin saborear, sin masticar lo necesario y sin disfrutar  de la comida. En definitiva, para sostener nuestro peso es vital que hagamos el esfuerzo de cocinarnos o bien de comprar viandas preparadas por profesionales y de esta manera evitar el error de comer “lo que haya”.

Para no perder estos hábitos construidos es necesario “comer con placer”, si o si hay que buscarle la vuelta a lo que vamos a ingerir para verlo diferente, no como un mero plato de dieta, sino como una experiencia sensorial completa con diferentes componentes, colores, sabores y cocciones. Saboreemos todo, masticando despacio y disfrutando.  El placer da saciedad y todo lo que sea ocupar el cerebro en otras cosas como ser los aromas, los colores y las formas ayuda al disfrute del plato.

Si tenemos hambre real es porque comimos menos de lo necesario, entonces ahí es cuando pueden aparecer las tentaciones de comer cualquier cosa y al ser real solo se calma con alimento entonces el secreto es comer comida sana pero comer,  porque si sufrimos hambre el thrifty gene va a generar respuestas de que comamos algo con muchas calorías en poca cantidad.

En cambio si nuestro apetito es emocional (ganas de comer algo especial) el thrifty gene no se va a calmar con cualquier cosa, solo se sacia con lo que se nos antojó… Entonces comamos eso pero controlando la porción ¡y listo! nos dimos un gusto pero controlado.

Otra clave para sostener los cambios de hábitos es la actividad física, empecemos de a poco con algo que nos guste de ser posible. Ver que a medida que nos movemos vamos ganando flexibilidad – disminuimos nuestras medidas de la cintura – la ropa nos queda más cómoda y podemos hacer cosas que antes nos costaban, como agacharnos y ponernos los zapatos o atarnos los cordones, contribuyen a la motivación cotidiana para sostener la actividad en el tiempo.

Por último, como parámetro certero de control medirse la cintura a nivel del ombligo entre la última costilla y la cadera nos da el parámetro del riesgo cardiovascular que tenemos. Si la medida es entre 80 y 88 cm en la mujer el riesgo es leve, en el hombre entre  los 94 y 102 cm y suele ser más efectivo que pesarse solamente porque la baja de peso puede ir más lenta si estamos ganando masa muscular con la actividad física que realicemos.

Por todo esto los controles con nutricionistas y clínicos con laboratorios y ecografías abdominales nos va a ayudar a seguir alcanzando un estilo de vida más saludable a un ritmo sano sin morir en el intento.

Dra. Gabriela Tórtolo – MP. 24052

Especialista en obesidad y síndrome metabólico

La Posada del Qenti