¿Por qué cuesta tanto adelgazar y sostenerlo en el tiempo?

¿Por qué cuesta tanto adelgazar y sostenerlo en el tiempo?

Después de realizar un plan alimentario nos encontramos con el desafío de sostener los cambios logrados en nuestro organismo, por eso es aconsejable no  “aburrirse” comiendo siempre lo mismo y explorar nuevas opciones alimentarias de la mano de nuestros nutricionista de confianza.

A medida que van bajando las reservas de grasa, nuestro cerebro lo registra y envía una señal que se traduce en “ganas de comer cosas que no deberíamos” ya que el fenotipo de obesidad – thrifty gene – si está activado en nosotros, va a interactuar con diferentes glándulas cerebrales como la amígdala cerebral, el hipotálamo y/o la corteza cerebral, abriéndonos más el apetito, aumentando la salivación y la imaginación de comidas que no deberíamos comer e incluso haciendo que comamos más rápido de lo que deberíamos hacerlo, sin saborear, sin masticar lo necesario y sin disfrutar  de la comida. En definitiva, para sostener nuestro peso es vital que hagamos el esfuerzo de cocinarnos o bien de comprar viandas preparadas por profesionales y de esta manera evitar el error de comer “lo que haya”.

Para no perder estos hábitos construidos es necesario “comer con placer”, si o si hay que buscarle la vuelta a lo que vamos a ingerir para verlo diferente, no como un mero plato de dieta, sino como una experiencia sensorial completa con diferentes componentes, colores, sabores y cocciones. Saboreemos todo, masticando despacio y disfrutando.  El placer da saciedad y todo lo que sea ocupar el cerebro en otras cosas como ser los aromas, los colores y las formas ayuda al disfrute del plato.

Si tenemos hambre real es porque comimos menos de lo necesario, entonces ahí es cuando pueden aparecer las tentaciones de comer cualquier cosa y al ser real solo se calma con alimento entonces el secreto es comer comida sana pero comer,  porque si sufrimos hambre el thrifty gene va a generar respuestas de que comamos algo con muchas calorías en poca cantidad.

En cambio si nuestro apetito es emocional (ganas de comer algo especial) el thrifty gene no se va a calmar con cualquier cosa, solo se sacia con lo que se nos antojó… Entonces comamos eso pero controlando la porción ¡y listo! nos dimos un gusto pero controlado.

Otra clave para sostener los cambios de hábitos es la actividad física, empecemos de a poco con algo que nos guste de ser posible. Ver que a medida que nos movemos vamos ganando flexibilidad – disminuimos nuestras medidas de la cintura – la ropa nos queda más cómoda y podemos hacer cosas que antes nos costaban, como agacharnos y ponernos los zapatos o atarnos los cordones, contribuyen a la motivación cotidiana para sostener la actividad en el tiempo.

Por último, como parámetro certero de control medirse la cintura a nivel del ombligo entre la última costilla y la cadera nos da el parámetro del riesgo cardiovascular que tenemos. Si la medida es entre 80 y 88 cm en la mujer el riesgo es leve, en el hombre entre  los 94 y 102 cm y suele ser más efectivo que pesarse solamente porque la baja de peso puede ir más lenta si estamos ganando masa muscular con la actividad física que realicemos.

Por todo esto los controles con nutricionistas y clínicos con laboratorios y ecografías abdominales nos va a ayudar a seguir alcanzando un estilo de vida más saludable a un ritmo sano sin morir en el intento.

Dra. Gabriela Tórtolo – MP. 24052

Especialista en obesidad y síndrome metabólico

La Posada del Qenti

 

Impactos positivos y negativos de la tecnología en los adolescentes

Impactos positivos y negativos de la tecnología en los adolescentes

En los últimos años, junto con el desarrollo de Internet, se ha producido una masificación de nuevos aparatos tecnológicos, como computadoras personales, teléfonos celulares, tablets, apuntando al intercambio global, modificando sustancialmente nuestros modos de comunicación entre las personas.En este contexto, son especialmente los jóvenes y adolescentes quienes han incorporado las tecnologías e Internet (Chats, videojuegos, redes sociales) a su vida cotidiana, en sus comunicaciones y sus vínculos. También las familias a sus niños desde edades cada vez más tempranas

.

Numerosos estudios evidencian los impactos positivos y negativos del uso de las nuevas formas de comunicación virtual, siendo estrecha la relación entre el uso y abuso de las nuevas tecnologías. Algunas aplicaciones han estado ligadas al desarrollo de conductas adictivas, dificultades para el autocontrol, insomnio, depresión, déficit de atención con hiperactividad, dificultades para priorizar conductas saludables; peligros por la exposición que conlleva (Grooming, ciberbullying, sexting), bajo rendimiento académico, disminución de habilidades sociales como la inteligencia emocional.

El mal uso o abuso de las tecnologías precariza las relaciones sociales y familiares, teniendo en cuenta la particularidad de cada caso, de cada familia. El uso de las tecnologías puede visualizar riesgos u oportunidades para los adolescentes, siendo el manejo y control parental fundamental en la regulación del tiempo y calidad de exposición a las redes, es primordial brindar espacios libres de aparatos electrónicos, instalar herramientas de filtros de contenidos, propiciar actividades al aire libre, familiares, deportivas y de recreación para evitar el abuso de las tecnologías.

La Posada del Qenti ha desarrollado un plan familiar de 6 días con el objetivo de reflexionar sobre los nuevos paradigmas de comunicación y brindar herramientas a los adolescentes y sus familias para desarrollar estrategias saludables en el manejo de las tecnologías, favoreciendo un uso adecuado del tiempo libre y fortaleciendo las relaciones familiares. Este plan para familias con hijos adolescentes (de 10 en adelante) es ideal para reconstruir los vínculos emocionales y subyugar la problemática del uso excesivo de celulares, playstation, notebooks y computadoras.

Lic. Yanina Silvesttri, MP: 7614
7 consejos para vivir una experiencia saludable en un all Inclusive

7 consejos para vivir una experiencia saludable en un all Inclusive

La rutina diaria, la falta de descanso, el estrés y los malos hábitos hacen que al cabo de un tiempo si o si pensemos en tomarnos unas merecidas vacaciones. Una de las opciones clásicas es el All Inclusive, representada por inmensos y lujosos hoteles que como particularidad ofrecen todo tipo de bebidas y comidas las 24 horas. Todo está incluido y ese es el problema. Sin el debido control, disponer de bebidas alcohólicas sin límites y tener al alcance de la mano exquisiteces dulces y saladas a cada minuto, puede convertirse en una trampa letal para el organismo

Es habitual en este tipo de vacaciones dejarse dominar por la gula y cometer excesos que luego detonan en enfermedades o problemas de salud de importancia como gastroenteritis, gastritis ó úlceras, “ataque al hígado”, etc. Ni hablar del aumento del ácido úrico y la glucosa entre otros indicadores que evidencian un alto riesgo para la salud.

Sin embargo, con una correcta educación y auto control, podremos no solo disfrutar sino convertir ese viaje en una experiencia saludable.

  1. Saber escoger que comidas son las más apropiadas, buscando equilibrar el consumo de fibras, carbohidratos y proteínas, según sugerimos en la Dieta Mediterránea (https://www.qenti.com/aplausos-para-la-dieta-mediterranea/). Además es clave escoger el tipo de alimentación respetando nuestro reloj biológico y el ciclo circadiano (https://www.qenti.com/10-claves-para-estabilizar-nuestro-metabolismo/)
  2. Mantener el organismo hidratado a través de la ingesta sistemática de agua, evitando gaseosas y jugos artificiales. Si vamos a beber alcohol, que sea moderadamente y siempre acompañándolo con agua. Además podemos aprovechar, en el caso de que los jugos sean con frutas naturales, de disfrutar de ricos licuados en el desayuno y en la merienda, asimismo, esto no reemplaza el consumo de agua que tenemos que realizar en forma permanente, entre 1,5 y 2 litros por día.
  3. Hacer caminatas por la playa todos los días, por la mañana o por la tarde, además de ejercitar el  cuerpo nos invitará a conocer más lugares y disfrutar de amaneceres y atardeceres mágicos. Programa todos los días (al amanecer o atardecer) una caminata intensa o a paso vivo, de por lo menos una hora y esto ayudará a mantener el cuerpo en movimiento.
  4. Aprovecha todas las actividades físicas que propone el hotel. Muchas veces se realizan actividades lúdicas como por ejemplo beach vóley, wáter polo, zumba, yoga, etc. Es una excelente oportunidad para realizar actividad física y divertirse al mismo tiempo.
  5. Seguramente el hotel cuente con un gimnasio. Es aconsejable conocerlo el primer día para programar al menos dos visitas al gimnasio por semana, para continuar con tu rutina y mantener así tu mejor estado físico.
  6. Descansa. Las vacaciones son para recuperar tu mejor estado físico y para ello es fundamental dormir entre 6 a 8 horas por día, no más que eso; el exceso de sueño no es recomendable. Programa tus actividades nocturnas para lograr descansar profundamente respetando esta cantidad de horas sugerida.
  7. Disfruta a pleno de la naturaleza pero con precaución. Es una gran oportunidad para aprovechar el tiempo en la arena y el mar, sin embargo debes cuidarte del sol con protector solar según tu tipo de piel (https://www.qenti.com/cuidado-de-la-piel/) y en los horarios de baja radiación UV.

Siguiendo estos tips seguramente podrás vivenciar una experiencia más sana y disfrutarás a pleno de tu viaje.

Muchas personas que desean optimizar su experiencia realizan el programa Qentistar de La Posada del Qenti previo a su viaje para poner en orden sus hábitos, mejorar su estado físico y su salud. Así se garantizan que su viaje de vacaciones será positivamente inolvidable. Para mayor información consulte al 0810-345-5656 o escriba a info@qenti.com.

Metabolismo: un proceso vital

Metabolismo: un proceso vital

El metabolismo es un conjunto de reacciones químicas que ocurre en las células de nuestro cuerpo. Este proceso, que se desarrolla continuamente, es el encargado de transformar la energía que contienen los alimentos que ingerimos en el combustible que pone en funcionamiento a todos nuestros órganos. Conocer el funcionamiento de nuestro metabolismo es clave para optar por hábitos que llenen nuestros días de energía saludable.

Muchos problemas de salud tienen su origen en una alteración en la dinámica del metabolismo, que puede verse modificada por factores diversos, pero principalmente por no implementar ni sostener en el tiempo buenos hábitos alimentarios, el descanso adecuado y una actividad física acorde a la edad.

Un ciclo saludable

Para conservar nuestro metabolismo estable es importante poder organizar los hábitos alimentarios en base al ciclo circadiano: el reloj biológico humano que coincide con los estados de sueño y vigilia y que regula las funciones fisiológicas del organismo para que sigan un ciclo regular que se repite cada 24 horas.

Durante el desayuno y el almuerzo nuestro metabolismo está en su máxima expresión, utilizando casi la totalidad de lo que ingerimos como energía y captando todo lo que ingresa para absorberlo. Por eso, es este el momento ideal para consumir alimentos que en otros horarios necesitaríamos restringir.

Por el contrario, durante la merienda y la cena el metabolismo está entrando en reposo y absorbe la mayor cantidad de la ingesta incorporándola como reserva grasa.  Por este motivo, si durante el desayuno y el almuerzo no consumimos alimentos que el organismo reconoce necesarios para ahorrar como reserva, lo va a hacer en este horario, alterando el metabolismo.

La gran noticia es que nuestros hábitos diarios pueden marcar una importante diferencia en nuestra calidad de vida. Para ello, resulta clave:

  • Crear y sostener en el tiempo buenos hábitos alimentarios
  • Mantener un descanso de calidad.
  • Realizar la actividad física recomendada para la edad.

Por eso, para que toda la familia comience a sumar rutinas saludables que activen el metabolismo, es importante tener en cuenta algunas recomendaciones.

Lo que nos nutre

Los buenos hábitos alimentarios empiezan en la infancia y tienen beneficios a largo plazo, como la reducción del riesgo de presentar sobrepeso y de sufrir enfermedades no transmisibles en etapas posteriores de la vida (como la diabetes, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y el cáncer).

Si bien la composición de una alimentación equilibrada depende de las necesidades de cada persona, incorporar el consumo de frutas, verduras, legumbres, frutos secos y cereales integrales, junto a la reducción del consumo de azúcares, sal y grasas, son buenas medidas para que adopten todos los miembros de la familia.

Siempre en movimiento

Dejar de lado el sedentarismo, es un desafío para muchos, pero fundamental para el control de peso y el equilibrio energético. La ciencia ha demostrado que la actividad física regular en niveles adecuados, mejora el estado muscular, cardiorrespiratorio, óseo y funcional.

Un punto a tener presente cuando realizamos ejercicio, es la reposición de los líquidos que se pierden a través de la sudoración, el principal mecanismo de termorregulación corporal.  En este proceso, junto con el agua se pierden electrolitos, siendo los más importantes el sodio y el potasio, fundamentales para el equilibrio celular (homeostasis). Podemos contrarrestar este efecto, bebiendo agua y otras sustancias hidratantes.

Las caminatas, los paseos en bicicleta y las actividades recreativas al aire libre, pueden ser una buena oportunidad para cumplir con la cuota diaria de movimiento necesaria para sentirnos bien.

El descanso reparador

Si bien solemos relacionar el descanso con una actividad pasiva, los cierto es que el sueño es una función fundamental para mantener a nuestra mente y a nuestro cuerpo alertas, activos y saludables.

Fundamental para este proceso es la melatonina, una hormona que envía información a los distintos órganos del cuerpo, regulando las fases circadianas.  Algunos alimentos que poseen  triptófano—el ácido que sintetiza la melatonina— puede que sean ricos en esta hormona. Entre estos se encuentran las carnes (especialmente el pollo y el pavo), la leche y productos lácteos, las algas, los cereales (maíz, avena, arroz, trigo, cebada), las semillas secas de algunas frutas y hortalizas, los frutos secos (nueces).  También puede hallarse en las frutas, verduras y hortalizas (manzanas, granada, cereza, plátano, cebollas, tomates y jengibre).

Otro punto importante, es prestar atención a la continuidad, duración y profundidad de nuestro descanso, lo que permitirá crear el ambiente y las condiciones necesarias para hacer de ese, un momento restaurador.

Destacados

Muchos problemas de salud tienen su origen en una alteración en la dinámica del metabolismo, que puede verse modificada por no implementar ni sostener en el tiempo buenos hábitos alimentarios, el descanso adecuado y una actividad física acorde a la edad.

Nuestros hábitos diarios pueden marcar una importante diferencia en nuestra calidad de vida.

Dra. Gabriela Tórtolo –  MP. 24052

Especialista en síndrome metabólico

La Posada del Qenti

12 de noviembre – Día Mundial Contra la Obesidad

12 de noviembre – Día Mundial Contra la Obesidad

El 12 de Noviembre es una efeméride que tiene por objetivo informar y sensibilizar a la población sobre la necesidad de adoptar medidas para prevenir y tratar el Sobrepeso y la Obesidad. Es necesario hablar de obesidad, pero sin el calvario del dietismo obligado para lograr una figura sobreimpuesta socioculturalmente, pero tampoco avalando el sobrepeso que nos llevara a padecer obesidad, enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares y metabólicas como el Sindrome Metabólico. Los datos brindados por la Organización Mundial de la Salud indican que, desde 1975, la obesidad se ha triplicado en todo el mundo. En 2016, mas de 1900 millones de adultos tenían sobrepeso de los cuales, más de 650 millones eran obesos, es decir que el 39% tenían sobrepeso y el 13% eran obesos. La mayoría de la población mundial vive en países donde el sobrepeso y la obesidad se cobran mas vidas que el bajo peso o la desnutrición.

Hoy mueren más personas por obesidad que por desnutrición.

La obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial y cada año mueren aproximadamente 2,8 millones de personas a causa de la obesidad o elsobrepeso.

En el marco del 21º congreso internacional de nutrición que se llevo a cabo en Buenos Aires en Octubre de este año, el Dr. Frank Scheer del Brigham & Women Hospital y de Harvard Medical School, la Dra. Carolina Escobar, hablaron de la importancia de conocer el reloj circadiano, que establece a lo largo del día los tiempos para los diferentes procesos fisiológicos como comer o dormir. Conocer los cambios ambientales diarios es una de las claves en la lucha contra la obesidad la cuál está comenzando a ser considerada una enfermedad cronobiológica.

Todo esto porque los seres humanos tenemos un sistema de reloj circadiano, que activa el reloj interno que mediante sus hormonas y péptidos indica cuándo es momento de comer, dormir, etc. También en función de la ingesta se establecen ritmos para funciones básicas del organismo como la digestión y absorción de nutrientes. El respeto por los relojes internos del organismo da como resultado el aprendizaje de distinguir entre apetito y hambre, lo que marcará al organismo cuando hacen falta nutrientes y energía y cuándo el apetito sea emocional.

Es muy importante mantener horarios regulares de comida de manera que el cuerpo sincronice relojes con las ingestas, evitando largos periodos de ayuno y comer más en las primeras horas del día, así como ir a dormir relativamente a un mismo horario tratando de dormir entre 6 y 8 horas diarias. Todo esto cobra una mayor relevancia si se entiende que nuestros órganos cambian sus funciones dependiendo si es de noche o de día.

La recomendación final es que la comida más abundante del día se realice antes de las 3 de la tarde. La luz por la noche altera los ritmos circadianos pudiendo dar origen al desarrollo del sobrepeso y síndrome metabólico. La alteración del sistema circadiano por factores como luz por la noche, hora de actividad y hora de alimento puede dar origen a la obesidad.

 

Dra. Gabriela Tórtolo –  MP. 24052

Especialista en síndrome metabólico

La Posada del Qenti

Fitcations: vacaciones para ponerse en forma

Fitcations: vacaciones para ponerse en forma

Antes se pensaba en las playas o en las montañas para no hacer nada y relajarse. Hoy, las fitcations funcionan como un campamento de verano para adultos. En general, se toman en grupo de amigos o con equipos laborales para empezar de nuevo.

Normalmente al finalizar un año laboral las personas están cansadas física y mentalmente, ya que el ajetreo diario, el estrés y la sobrecarga de trabajo pueden desgastar hasta el más fuerte. De ahí que no es extraño que las fitcations esté tomando popularidad en países como Estados Unidos, donde es visto como una buena manera de “ponerse a punto” para comenzar de la mejor forma otro período laboral. La idea es simple y no es otra cosa que ingresar a “campamentos de verano” diseñados para mayores de edad, con excelente alojamiento y oferta gastronómica, pero para cumplir programas de acondicionamiento físico y mental que han sido elaborados por personal especializado. La demanda por esta nueva oferta de turismo ha crecido en un 15% los últimos dos años en el país del norte y todo indica que seguirá en alza. Al menos así lo esperan operadores como Ovation Vacations, con sede en Nueva York.

Es una tendencia que comenzó en Estados Unidos, pero que se viene expandiendo con gran velocidad. Ya no basta con los retiros espirituales. Las fitcations se realizan en lugares cerrados con bellos paisajes y donde todo está controlado: tanto la gastronomía como las actividades físicas y mentales.

Nada de tragos hasta tarde ni de comidas abundantes. Este tipo de vacaciones promueve un nuevo estilo de vida en el que la salud y el bienestar son la meta. Pero, además del cuidado del cuerpo, se incorporan momentos de aprendizaje. Muchas veces guiados por expertos o coachs. Se realizan actividades deportivas, meditaciones y programas desintoxicantes.

En un mundo guiado por el estrés, esta nueva propuesta es una forma de limpiarnos, de desconectarnos y de volver renovados.

Dónde

En Argentina, este concepto está más vinculado al bienestar y a la salud. Las montañas y las termas son los escenarios óptimos para este tipo de turismo. Las termas de Federación, en Entre Ríos, ofrecen complejos con salas de spa, masajes y todo lo necesario para una buena relajación.

Otro de los lugares favoritos en el país es Córdoba, donde abundan cabañas/spa o estancias. Uno de los sitios más reconocidos es la Posada del Qenti, pues allí se pueden realizar desintoxicaciones, planes de dieta y antiestrés.

De este modo, las fitcations integran clases de fitness y movimiento, talleres y grupos de discusión con médicos, nutricionistas, expertos en gestión vital y fisiólogos del ejercicio. También se incorporan actividades de ocio en entornos naturales únicos.

Una forma diferente de vacacionar que conjuga salud, bienestar y relax.

Fuentes: LaVozEmol.com