Podemos definirlo como “Un cansancio intenso y continuo; que no se alivia con el descanso y no es causado directamente por otras enfermedades”. Se desconocen las causas exactas del SFC, pero las teorías apuntan a una causa viral (más específicamente el virus de Epstein-Barr o el virus del herpes humano tipo 6); ó a una inflamación autoinmune del sistema nervioso. Sin embargo todavía no pudo ser determinado, y por lo tanto no se descartan que también influyan factores tales como Estrés, Genética o causas ambientales. Este síndrome se presenta con mayor frecuencia en mujeres de 30 a 50 años, pero puede afectar a otros sectores de la población. Es una enfermedad que es poco conocida y poco comprendida.

¿Cuáles son sus síntomas?

Como su nombre lo indica, la fatiga profunda y persistente es su síntoma principal. Y frecuentemente se exagera luego del ejercicio físico o mental. Además podría incluir otras características tales como cefaleas o dolores musculares, falta de concentración y memoria, irritabilidad o dolores articulares. El cansancio extremo suele tener las siguientes características al comienzo de la patología, que es:

  • Dura al menos 6 meses
  • No se alivia con el reposo o con sueño prolongado
  • De intensidad suficiente como para impedir algunas actividades de la vida diaria
  • Empeora estando de pie.

Pruebas y exámenes

Básicamente los controles en este síndrome se basan en descartar otras causas posibles del cansancio, tales como anemias, hipotiroidismo, farmacodependencias, enfermedades neurológicas (como esclerosis múltiple), depresión y enfermedades siquiátricas y otras condiciones patológicas cardíacas, hepáticas o renales.

Luego de descartar otras causas, nos centramos en los síntomas mismos de la fatiga.

Tratamiento

Actualmente el SFC no tiene cura. Por lo cual el tratamiento se basa en aliviar los síntomas. Cada paciente suele ser abordado de forma muy particular, y como primeras medidas se trata de mejorar y mantener la calidad de vida, incluyendo una alimentación saludable y ejerció de forma gradual y acorde a sus posibilidades.Además se incluyen Terapias cognitivas-conductuales, técnicas de manejo del sueño y tratamientos farmacológicos para reducir el dolor, ansiolíticos y/o antidepresivos.

Se aconseja al paciente a llevar una vida social activa, pero evitando exagerar la actividad física, control del balance entre la actividad el reposo y el sueño; y un reparto equilibrado de sus ocupaciones semanales. También se ha visto buenos resultados en algunos pacientes en técnicas de biorretroalimentación, hipnosis, meditación o Yoga

Sugerencias finales

Dado que las causas, perspectivas y pronósticos de esta enfermedad todavía no son claros, se sugiere no auto medicarse con multivitamínicos y realizar la consulta médica lo antes posibles ante algunos de estos síntomas, para la detección temprana de la actividad.

En la actualidad se investiga si pudiera existir también una forma de SFC “atípico”, y la existencia de marcadores más específicos para lograr un diagnóstico precoz y más efectivo. Por lo tanto es una patología que se está en plena etapa de investigación.

En la Posada del Qenti contamos con un equipo multidisciplinario que puede ayudar tanto en la detección del SFC, como así también el de otras patologías posibles; siempre con la intensión de mejorar la salud de todos nuestros pacientes.

Dr. Christian Leiva

MP 31209

Director médico de La Posada del Qenti

Consulte con nuestros especialistas

[]
1 Step 1
Apellido
Nombre
Teléfono con código de áreaPor ejemplo si es de Buenos Aires: 011 47988866
Consulta
0 /
Previous
Next

Pin It on Pinterest