La diabetes es una enfermedad que se caracteriza por la mala utilización de la glucosa por parte del organismo. El mal funcionamiento del páncreas o la insuficiente actividad de la insulina son responsables de la diabetes. Eso impide que los tejidos capten y utilicen la glucosa (la cual es vital para todas las funciones del organismo), mind de ahí su acumulación en la sangre (hiperglucemia). El peligro de la hiperglucemia es que, find al cabo de un tiempo, buy deteriora los vasos sanguíneos, los del corazón y los tejidos del organismo, en particular los ojos, los riñones y los nervios.

DIABETES (1)

Lo que parece ser peligroso en esta enfermedad es, sin duda, su carácter silencioso e insidioso, que la lleva a manifestarse muy frecuentemente y por primera vez a través de sus complicaciones. No olvidemos que hacer el diagnóstico de la diabetes es algo sencillo y de bajo costo.

Pero en estas últimas décadas podemos observar un problema mayor. La diabetes y la obesidad han incrementado su prevalencia a un ritmo alarmante, constituyendo la “Diabesidad” la nueva epidemia del siglo XXI. De hecho gran parte de este aumento de la diabetes es directamente imputable a la epidemia de obesidad. Si no hubiera personas con sobrepeso u obesidad, la prevalencia de la diabetes sería solo del 1% en lugar del actual 8%. Las cifras de la obesidad son más preocupantes, pues la prevalencia de la obesidad infantil está experimentando incrementos gigantescos. Para poder imaginar el alcance de esta epidemia, según la OMS en el año 2006 había 246 millones de diabéticos y que para el año 2025 estas cifras llegarían a los 380 millones de diabéticos.

Como el control glucémico de estos pacientes se deteriora con el tiempo, los pacientes diabéticos corren más riesgo de presentar complicaciones como retinopatía, la cual es la primera causa de ceguera, neuropatía y nefropatía, además de enfermedad coronaria, infarto de miocardio y ACV. No olvidemos que los diabéticos corren el doble de riesgo de padecer un infarto o un ACV respecto a las personas sanas.

Entonces, las estrategias terapéuticas consisten en controlar la hiperglucemia y los factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, colesterol, tabaquismo) así como el control del peso junto con un incremento en la actividad física, generando cambios de hábitos en el estilo de vida.

Dra. Ma. Cecilia Carrizo

Qenti Medical

Pin It on Pinterest