Es normal ver hoy en día como las personas dejan de darle la importancia que merece a la alimentación producto del estrés del diario y de la carga laborar. Esto tiene varias consecuencias, pero entre ellas está la disminución en el rendimiento y productividad de los empleados. Por Edith Gomez*.

salmon

La OMS (Organización Mundial de la Salud) afirma que una mala alimentación puede afectar la productividad laboral hasta un 20%. No solo eso, también aumenta el riesgo de sufrir de sobrepeso, troche y produce falta de concentración, cansancio y pesadez.

Adriana Ruíz, experta en nutrición y coordinadora del programa Equilibrate de Sodexo en Colombia afirma que “cada empleado  requiere que haya un balance en su alimentación diaria, teniendo en cuenta su  requerimiento energético,  dependiendo de sus funciones laborales”.

Adriana dice que es de gran importancia que el empleado tenga una buena alimentación, balanceada, que le aporte los nutrientes, vitaminas y minerales necesarios para su adecuado funcionamiento. “Hay que tener en cuenta su tipo de actividad, si es un trabajador operativo tendrá una necesidad mucho más alta de calorías y también de su aporte proteico por el desarrollo de masa muscular y por el gasto que va a tener. Si es un empleado administrativo, que es un poco más sedentario, va a requerir de  menos calorías”, explica Ruíz.

Por otro lado, un empleado que se desempeña en labores de tipo más intelectual debe consumir alimentos que contengan muchos más nutrientes, ácidos grasos Omega-3, calcio, hierro, zinc, magnesio y proteínas para asegurar el buen desarrollo y funcionamiento de su computadora biológica – el cerebro.

Son recomendables los alimentos con tirosina, que mejoran la productividad, como las carnes, pescados, pollo y pavo; productos lácteos, como la leche, queso, yogur y requesón; legumbres, como legumbres y maní. Otros que la incluyen son el tofú, las almendras, las semillas de calabaza, el banano, el aguacate y las semillas de sésamo.

Y para finalizar, la nutricionista recomienda que “se deben aprovechar los espacios destinados a ejercicios en las empresas. De no estar presente este tipo de espacios, lo idea es realizar ejercicios simples, como usar las escaleras en lugar del ascensor para realizar caminatas con pausa activa, y así evitar el sedentarismo que puede resultar en problemas de obesidad o incluso más serios”.

Fuera las grasas saturadas

la OMS realizó un estudio que afirma que las grasas deberían representar entre el 15% y el 30% del consumo diario; las grasas saturadas deben constituir menos del 10% de ese total.

Los carbohidratos deben ser entre el 55% y el 75% del consumo diario, las proteínas necesitan aportar entre el 10% y el 15% de las calorías, y la sal debe tener un límite de cinco gramos diarios; en el caso de las frutas y las hortalizas se deben incrementar hasta alcanzar por lo menos los 400 gramos cada día.

Tener estos alimentos presentes en tu dieta y combinándolos y distribuyéndolos bien durante el día tendrá un resultado muy positivo en la productividad laboral, y por supuesto en la calidad de vida de los empleados. Es importante  respetar los espacios de la comida, ya que esto asegura que el proceso de digestión se haga adecuadamente y se aprovechen los nutrientes de los alimentos que se ingieren.

Alimentos imprescindibles que debes incluir en tu día a día

La nutricionista, Adriana Ruíz, recomienda algunos alimentos que pueden contribuir con un buen desempeño laboral:

1. Cereales integrales: Los cereales contienen los carbohidratos, vitaminas, minerales y fibras necesarios para suministrarte la energía que necesitas para desenvolverte de la mejor manera en el trabajo y para mantener un buen funcionamiento intestinal.

2. Frutos secos: Las nueces, almendras y avellanas aportan ácidos grasos Omega-3 que son buenos para mantener la mente activa y saludable.

3. Verduras: La espinaca ayuda a aliviar el estrés y a provocar un equilibrio en el humor de los trabajadores.

4. Frutas: Están llenas de vitaminas, minerales y fibra, los cuales son una excelente opción para que la persona tenga un buen estado nutricional y de salud. La banana, especialmente, es una rica fuente de energía y potasio las cuales ayudan a mantenerse activos durante alguna tarea laboral.

5. Carnes: Por supuesto, las carnes son necesarias en las dietas de las personas. Son ricos en tirosina, que ayuda a que la actividad laboral durante el día sea buena, y además, a regular el estado de ánimo y permite que el sistema nervioso central se mantenga en buen funcionamiento.

6. El salmón, las sardinas y el atún: Estos alimentos aportan ácidos grasos Omega-3 que ayudan a mantener al trabajador activo, además lo protegen de enfermedades de tipo cardiovascular, y por otro lado actúan a favor del funcionamiento del sistema inmunológico.

*Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben

Pin It on Pinterest