La Obesidad, ¿Puede llevarnos a padecer Cáncer?

La Obesidad, ¿Puede llevarnos a padecer Cáncer?

Existe una relación entre la obesidad y los riesgos de contraer cáncer en algunos órganos de nuestro cuerpo, esta se da a través de cambios hormonales (especialmente en mujeres) y el tejido adiposo ya que si este aumenta es considerado como tejido inflamatorio con la consecuencia de mutar, transformar o dañar células y otros tejidos. A través de una mala alimentación se produciría una resistencia a la insulina con cambios en el aparato digestivo también. De esta manera cánceres que son hereditarios, aunque la persona no los tenga como antecedentes heredo familiares, puede padecerlos si presenta obesidad.

Según la OMS varios estudios han explorado por qué el sobrepeso o la obesidad pueden aumentar el riesgo y desarrollo del cáncer. Los posibles motivos por los que la obesidad está relacionada con el cáncer incluyen los siguientes:

  • Aumento de los niveles de insulina y del factor de crecimiento insulínico tipo 1, lo que puede contribuir para que algunos tipos de cáncer se produzcan.
  • Inflamación crónica de nivel bajo, la cual es más frecuente en las personas con obesidad y la cual se encuentra relacionada con un aumento en el riesgo de cáncer.
  • Cantidades más elevadas de estrógenos producidas por el tejido graso, lo que puede desencadenar el crecimiento de algunos tipos de cáncer, como el cáncer de mama o de endometrio.
  • Las células grasas también pueden afectar los procesos que regulan el crecimiento de las células cancerosas.

Los tipos de cáceres que más se asocian con la obesidad y sobrepeso son:

  • Ca. de esófago
  • Ca. de páncreas
  • Ca. de colon y recto
  • Ca. de mama
  • Ca. de endometrio
  • Ca. de riñón
  • Ca. de tiroides
  • Ca. de vesícula  biliar
  • Ca. de próstata
  • Ca. de ovarios
  • Ca. de hígado
  • Ca. de mieloma
  • Ca. de linfoma

La forma de tener menos índice de cáncer relacionados con la obesidad incluye lo siguiente:

  • Un cambio en el estilo de vida. Primero, cambie los comportamientos para reducir la cantidad de alimentos que come y aumentar la actividad física, antes de considerar cualquier otro tipo de tratamiento de pérdida de peso.
  • Apoyo para el cambio en la conducta. En el caso de muchas personas, tener sobrepeso u obesidad es más complejo que simplemente comer demasiado o hacer poca actividad física. Es importante recibir apoyo de un nutricionista o un médico especializado procuando se intenta bajar de peso, para ayudarlo a hacer cambios saludables en su estilo de vida y mantenerlos a lo largo del tiempo.
  • Medicamentos. Generalmente, los medicamentos para bajar de peso se recomiendan solo cuando una combinación de dieta, actividad física y cambios en la conducta no han funcionado. O bien, si tiene otras afecciones médicas graves causadas por la obesidad.
  • Cirugía. La cirugía para bajar de peso, o cirugía bariátrica, es un término para varios procedimientos que hacen que el estómago de una persona sea más chico. Esta puede ser una opción para las personas con un IMC de 40 o más. O bien, para aquellas personas que tienen un IMC de 35 o más que tienen otra afección médica grave relacionada con la obesidad.

El fin último de estas metodologías es lograr dentro de los cambios de hábitos, una pérdida del 7 al 10% del peso corporal (en personas con sobrepeso u obesidad leve a moderada) y en caso de requerir una cirugía bariátrica, un adelgazamiento de 30% de la masa corporal conjuntamente acompañado por un cambio de estilo de vida.

Dra. Gabriela Tórtolo –  MP. 24052

Médica especialista en síndrome metabólico

La Posada del Qenti

Consulte con nuestros especialistas

[]
1 Step 1
Apellido
Nombre
Teléfono con código de áreaPor ejemplo si es de Buenos Aires: 011 47988866
Consulta
0 /
Previous
Next

¿Cómo quitarnos esos kilos de más después de las fiestas?

¿Cómo quitarnos esos kilos de más después de las fiestas?

Se fue diciembre, mes de festejos, despedidas, brindis, excesos de comidas y de pronto cuando subimos a la balanza aparecen esos kilitos de más. ¿Cómo hacer ahora?

santa

Primero recuerda; cuando tengas festejos, comidas fuera de tu casa y encuentros con amigos, come lo justo, sin prohibición pero sin exceso, con moderación, disfrutando de cada bocado. Cuando disfrutamos de lo que comemos, utilizando todos los sentidos, la señal de saciación (sensación de sentirse lleno en el momento) llega al cerebro, registrandola y dejar de comer, por eso es importante comer despacio masticando bien cada bocado. Tu alimentación debe ser completa y balanceada por eso es importante tener una dieta variada, sin eliminar ningún nutriente. Debemos comer proteínas, carbohidratos y grasas (provenientes de aceites esenciales) a diario ya que cada una tiene una función especifica en el organismo.

Enero es un mes de mucho calor, ideal para aumentar el consumo de frutas y verduras, alimento fuente de vitaminas, minerales, fibra, antioxidantes y agua lo que facilita la eliminación de toxinas de nuestro organismo. Comenzar el día con un buen desayuno para cargarnos de energía, que incluya frutas, un lácteo descremado y un carbohidrato rico en fibra (panes integrales o de salvado, con semillas, etc.), también los licuados de frutas con agua o lácteos descremados son una buena opción para una merienda fresca y nutritiva.

Para el almuerzo elegir verduras (variar los colores), proteína de origen animal (carne vacuna magra, pescado, aves) y un carbohidratos complejo (como arroz, quinoa, ½ papa o 1 rodaja de batata) o legumbres. En la cena vuelve a elegir verduras y acompáñalas con una proteína o un carbohidrato. Condimentar las ensaladas con hierbas que te agraden, limón y 1 cucharada de aceite (si es de oliva o canola mejor por su contenido en aceites esenciales).

Recuerda siempre, si tienes registro de lo que comes y respetas la porción no hay excesos y si a esto lo acompañas con ejercicio “esos kilitos de más” de a poco irán desapareciendo.

Lic. Del Boca Maria Soledad
M.P 1998
La Posada del Qenti

Consulte con nuestros especialistas

[]
1 Step 1
Apellido
Nombre
Teléfono con código de áreaPor ejemplo si es de Buenos Aires: 011 47988866
Consulta
0 /
Previous
Next

Diez estrategias exitosas para bajar de peso

Diez estrategias exitosas para bajar de peso

Tips que destierran por completo la idea de las promesas mágicas para adelgazar y que promueven hábitos saludables.

frenar-balanzaIstock_CLAIMA20150901_0192_29

 

Para bajar de peso y mantenerlo, seguir una dieta restrictiva no suele ser lo más efectivos. En cambio, nurse incorporando una mejor calidad de vida, remedy hábitos saludables, y, sobre todo, desterrando falsas creencias será más fácil liberarse de los kilos de más (y no recuperarlos). Te mostramos acá un decálogo de opciones, para poner de a poco en práctica.

1. Abandoná las dietas

El dietante crónico fracasa con el tiempo ya que, al pasar por estados constantes de hambre, el cuerpo activa un mecanismo de ahorro, manifestándose el fenotipo de la obesidad. Esto puede llevar a un cambio el en metabolismo y a hacer más difícil el descenso.
La principal recomendación es reemplazar de a poco la comida chatarra, con calorías vacías y excesos de azúcares, sodio, grasas saturadas y aditivos (que solo aumentan el apetito y la sed) por alimentos saludables y nutritivos. Otras medidas efectivas: disminuir de a poco las porciones y “el picoteo”, ajustando así la capacidad de nuestro estómago. Siempre, con un permitido semanal.

2. Cuidá tu digestión

Con el solo hecho de saborear, oler, visualizar los alimentos en el plato, masticándolos bien disgregándolos con nuestra saliva, el primer paso de la digestión estaría cumplido, llenando de alguna manera, lo que llamaríamos hambre cerebral. Entonces, el estómago y los intestinos recibirían el contenido listo para absorber y distribuir los nutrientes. También es importante conservar los horarios de las cuatro comidas básica.

3. Bajá las revoluciones 

El cortisol es una hormona relacionada con el estrés y también con el aumento de peso. Por eso, debe ser controlada. Para ello, es fundamental realizar actividad física, que además ayuda a elevar el nivel sanguíneo de endorfinas (una hormona relacionada con el placer), disminuyendo el tejido graso. Esto nos haría sentir con buen humor y enfermarnos menos.
4.  Elegí conscientemente tus alimentos

Un buen camino para cambiar los hábitos es comenzar a elegir los alimentos a por gusto y no por obligación. Sin prohibirse, sino cambiando, para lograr saciarse sin comer de más. Por ejemplo, 75 gramos de papas fritas (un cono pequeño) tienen 200 calorías vacías y equivalen a 600 grs. de brócoli, que producen mayor saciedad y aportan nutrientes importantes.

5. Tratá de identificar qué te llevó a engordar

El aumento de peso puede estar relacionado con episodios de estrés o cuadros de depresión. Una buena estrategia es visualizar lo que provocó el cambio en nuestro metabolismo, para poder mediar de ser necesario sobre los neurotransmisores como la serotonina y noradrenalina, que se elevan y generan un círculo vicioso en el organismo.
6. Hidratate

El tejido graso retiene líquido y toxinas. Entonces, el consumir abundante agua, frutas, verduras ayuda a eliminar los desechos corporales.

7. Movete chiquita movete

Aunque sea probable que nuestro cerebro y nuestras articulaciones “no quieran”, hacé todo lo posible por vencer esta barrera. La falta de deseo de hacer actividad suele ser una negación “lógica”. Por eso, es importante buscar alguna actividad que nos agrade y nos de placer. Luego de unas semanas, cuando nuestro cerebro comience a liberar Endorfinas, busquemos algo un poco más apropiado para quemar grasas y endurecer la masa muscular, sin provocar daño a las articulaciones.

8. No le robés horas al descanso y el relax

Un sueño reparador hace que nuestro cuerpo consuma las calorías necesarias. Además, al descansar nuestras funciones cerebrales, nuestro cuerpo amanecerá renovado y listo para la actividad diaria.
9.  Pensá a largo plazo

Hay una recomendación fundamental: los cambios logrados, lentos pero seguros, van encaminándonos a estar más saludables y estabilidad. Cambiar de hábitos, además, disminuye la posibilidad de rebotes de peso, uno de los problemas típicos de las dietas demasiado restrictivas.

10. Contá con ayuda profesional

El apoyo de un equipo interdisciplinario permitirá potenciar tus objetivos y servirá de sostén en los momentos de debilidad.

Por la doctora Gabriela Tortolo,

médica clínica y especialista en obesidad y síndrome metabólico,

del staff de La Posada del Qenti

Fuentes: Clarin.com

“Las caderas no mienten”: un índice para detectar el riesgo cardiológico

“Las caderas no mienten”: un índice para detectar el riesgo cardiológico

El Índice Cintura Cadera (I.C.C.) es un método simple que, approved dentro de una obesidad central, sirve para diagnosticar lo que se define como “síndrome metabólico”. Una especialista nos enseña a calcularlo.

obesidad-sobrepeso-dieta-getty_CLAIMA20150322_0104_36

Hay muchas formas de definir a la obesidad y el sobrepeso. La más común es la que realizan los médicos clínicos y nutricionistas en su consultorio, mediante un círculo medidor del Índice de Masa Corporal (I.M.C.), que correlaciona peso con estatura. Menos conocido, pero más completo, es el Índice Cintura Cadera (I.C.C).

El I.C.C. nos da una valoración para diagnosticar el síndrome metabólico, conformado por la obesidad, la diabetes tipo II, la hipertensión arterial y las dislipemias (trastornos en el colesterol). Según la Organización Mundial de la Salud, este síndrome “es el principal factor de riesgo de las enfermedades cardiovasculares, cuyo resultado es una mortalidad precoz o disminución de expectativa de vida”.

Por todo esto, es obligatorio tratar a la obesidad como una enfermedad y dejar de verla como un rasgo estético. Quien está convencida de eso es ladoctora Gabriela Tortolo, especialista en obesidad y síndrome metabólico de La Posada del Qenti. Intercambiamos con ella algunas preguntas sobre el tema.

¿El I.C.C. es el mejor método para medir la obesidad y el sobrepeso?

El Índice Cintura Cadera es el único método que hoy puede darnos un patrón de riesgo cardiológico dentro de una obesidad central. No es mejor ni peor, pero sí el único (dentro de los más simples) para incluir a una persona con un I.C.C. alterado dentro de obesidad/sobrepeso.

¿Se puede medir en casa o hay que hacerlo en un consultorio?

Se puede medir en casa. El índice cintura-cadera se calcula dividiendo el resultado de medir el perímetro de la cintura a la altura de la última costilla flotante entre el resultado de medir el perímetro de la cadera a nivel de los glúteos.

¿Cuáles son los valores de referencia?

En mujeres, un resultado normal que no implique riesgos debe oscilar entre 0’71 y 0’85 cm. En hombres, el resultado debe encontrarse entre 0’78 y 0’94 cm. Valores superiores indicarían obesidad abdominovisceral, lo que implica un riesgo a padecer enfermedades cardiovasculares.

A simple vista, ¿las mujeres que tienen caderas anchas deben preocuparse? ¿Cuánto es normal y cuánto es excesivo?

Las personas que tienen solamente caderas y muslos anchos, pero torso y cintura pequeñas, tienen obesidad ginoide (conocida como “forma de pera”). Es otro tipo de obesidad que, salvo que esté combinada con la obesidad central, no conlleva a trastornos como sí lo hace la obesidad central. Cuando hablamos de caderas, no existe una medida normal. Solo se trata con cierta actividad física especifica y tratamientos estéticos, para que la persona logre una aceptación de sus formas físicas.

Para eliminar los kilos de más, muchas personas intentan seguir dietas caseras o “mágicas” que las llevan (una y otra vez) a la frustración. Contra todo esto, ¿cómo sería el tratamiento serio y efectivo para combatir la obesidad?

El tratamiento debería ser multi e interdisciplinario. Con manejo estricto en el control de la elección de los alimentos, así como de su cocción, el uso de azúcares poco y nada refinados, el uso de harinas integrales en panificación, pastas y masas. Y, por supuesto, sin agregado de sal con sodio. Debe haber un control nutricional personalizado y, de ser posible, un seguimiento clínico y obesológico. El paciente debería tener la contención psicológica necesaria y de manejo de estrés, con apoyo de fisioterapeutas y profesionales de educación física. Todo tiene que ser manejado en forma individual.

Fuente: entremujeres.com

Dra. Gabriela Tórtolo – MP. 24052

Especialista en obesidad y síndrome metabólico

La Posada del Qenti

Consulte a por nuestro tratamiento para Adelgazar

¡Contáctenos!

¿Qué consecuencias en la salud sufren las personas con sobrepeso?

¿Qué consecuencias en la salud sufren las personas con sobrepeso?

La obesidad es el quinto factor principal de riesgo de defunción en el mundo. Cada año fallecen por lo menos 2, sales 8 millones de personas adultas a causa de los inconvenientes que devienen del sobrepeso.

obesidad-y-sobrepeso

Las consecuencias más comunes en la salud de estas personas son:

  • Enfermedades cardiovasculares como la cardiopatía y accidente cerebrovascular, cialis 40mg los cuales fueron las principales causas de defunción en el 2008.
  • La diabetes que representa la enfermedad crónica más común en personas con exceso de peso.
  • Los trastornos del aparato locomotor dado por la sobrecarga de peso en huesos, more about causando diversas enfermedades degenerativas en las articulaciones.
  • Algunos cánceres como es el caso del cáncer de endométrio, mamas y el de cólon.
  • El riesgo de contraer estas enfermedades no transmisibles crece con el aumento del Indice de Masa Corporal (IMC).

Considerando estas consecuencias en la salud, La Posada del Qenti ha diseñado el Programa de Salud Gestión de Peso con excelentes resultados en hombres y mujeres con sobrepeso.

Nuestro equipo de profesionales de la salud brinda todas las estrategias personalizadas para el control de la alimentación, la actividad física y el manejo del stress; logrando como resultado la incorporación gradual y sostenida de hábitos saludables para alcanzar su peso ideal y por sobre todo, mantenerlo.

 Staff de La Posada del Qenti

Globesidad: ¿epidemia, endemia o pandemia? (parte 2)

Globesidad: ¿epidemia, endemia o pandemia? (parte 2)

El Sobrepeso y la Obesidad tienen un índice de mortalidad parecido o mayor que el ocasionado por las enfermedades relacionadas con el tabaco. Solo que en este caso todavía no es un veneno admitido y difamado con razón como los cigarrillos.

En general hemos olvidado como alimentarnos, sale convirtiendo éste acto sustancial, viagra en un agente dañino y destructivo y no en una fuente de vida.

En el año 1900 las causas de muerte en EE.UU. eran en orden de importancia:

  1. Tuberculosis
  2. Neumonía
  3. Enfermedades diarreicas
  4. Cardíacas
  5. Hepáticas
  6. Apoplejía
  7. Cáncer
  8. Bronquitis
  9. Difteria

Cien años más tarde, los alimentos se encuentran totalmente industrializados con azúcares, edulcorantes, sales, grasas y toda una serie de químicos agresivos (incluso en algunos casos adictivos). Agravado esto con la proliferación de restaurantes de comidas rápidas provocaron que hoy el orden de importancia de causas de muerte sea:

  1. Enfermedades cardíacas
  2. Cáncer
  3. Apoplejía
  4. Enfermedades pulmonares
  5. Accidentes
  6. Neumonía
  7. Gripe
  8. Diabetes
  9. Suicidios
  10. Afecciones renales y hepáticas

glovesidad 2

La mayor parte de estas tienen un denominador común: la mala alimentación y el sedentarismo, que produce sobrepeso y obesidad.

La Diabetes es una enfermedad, asociada a la obesidad, que provoca grandes daños al organismo y la padecen cada vez más personas. Incluso en mucho de los casos lo desconocen.

En los chequeos médicos que se realizan en La Posada del Qenti se ha la aparición de esta enfermedad, incluso en estados previos, que es muy importante atender a tiempo.

La Industria Alimentaria en EE.UU. es una poderosísima corporación donde lamentablemente la ética y la salud escapan de sus atributos. Tal es así que producen hamburguesas, pizzas, enlatados, pasteles, carnes de animales criados en corral con excesos de antibióticos que consumimos diariamente, gaseosas con exceso de químicos que afectan la función metabólica, chocolates y cereales, harinas y azúcares refinadas, que producen más del doble de las calorías que sus ciudadanos necesitan. Como toda esta producción debe ser ingresada al mercado de consumo se elaboran estrategias de marketing impresionantes, presentando inescrupulosamente a los alimentos como funcionales y engañando deliberadamente a los ciudadanos, como hicieron con los cigarrillos.

Esto es entendible si observamos que los capitales que explotaban el tabaco hoy migraron, en su mayoría, a la industria alimentaria manteniendo la misma falta de códigos del cuidado de la salud de las personas, privilegiando sólo el gran negocio económico que representan, no cuidando la salud de la población ni previniendo enfermedades, que luego deben ser atendidas por un mayor presupuesto en salud, y un desmejoramiento de la calidad de vida de las personas.

Otro desencadenante importante de ésta pandemia es el stress. Hoy lamentablemente convive con muchos de nosotros, quienes hacemos enormes esfuerzos para adaptarnos a las cambiantes situaciones laborales, económicas, políticas y personales.

El consumo excesivo de fármacos, sobre todo ansiolíticos, antidepresivos, etc. sin el debido soporte profesional, son también causantes de muchos de los problemas que afectan la función metabólica y por ende nuestra salud en general.

Todos estas afecciones son tratadas con Planes de Salud Especiales por el Centro Médico de La Posada del Qenti: Gestión de Peso, Gestión de Stress, Diabetes de tipo 2, Antitabaco y programas de Rejuvenecimiento Biológico, se desarrollan con éxito desde hace ya 19 años.

Ir a la primera parte

 

 

Pin It on Pinterest