Hay un dicho que dice “los 40 son los nuevos 30” y estamos totalmente de acuerdo, alcanzar esta edad significa enfrentar la vida con más confianza y más seguridad en sí mismo, y también significa madurar con mucho acierto y mucha elegancia. No obstante, es imposible que detengamos el tiempo, ya en los 40 queramos o no, nuestro cuerpo empieza a tener importantes cambios. Por este motivo es imprescindible cuidarnos para mantener nuestra salud en un óptimo estado, practicando deporte y teniendo la mejor alimentación que podamos procurar. Cuidar la piel con cremas específicas, cuidar la vista con lentes especiales, comer sano… ¿Conocés otras formas para disfrutar con mayor comodidad el comienzo de una nueva etapa? ¡Es hora de comenzar a mimarnos un poco! Cuida tu vista No podemos permanecer indiferentes al paso del tiempo, y una de las cosas que más cambios pueden sufrir a partir de los 40, es justamente la vista. La vista cansada, conocida como presbicia es uno de los síntomas más comunes después de los 40: si en cada ocasión que lees el diario, te cuesta más diferenciar las letras del papel, del teléfono móvil o de la computadora, tendrás idea de lo que queremos decirte. Afortunadamente, hay muchas opciones para terminar con este problema de forma fácil, como el uso de lentes multifocales, diseñados específicamente para brindar una visión ininterrumpida y clara de cerca, a mediana distancia y también de lejos. Igualmente, unos lentes de contacto suelen ser mucho más prácticos que un par de lentes convencionales, ya que no tendrás que recordar dónde los dejas, o si se rompen por descuido.  Dale un especial cuidado a tu piel Uno de los temas más importantes al que debes prestarle atención a los 40, es la pérdida progresiva de colágeno, lo que causa que las fibras que sostienen el rostro se debiliten y causen flacidez y pérdida de definición oval. Existe multitud de productos que se diseñan para cuidar la piel en esta nueva etapa de la vida. Selecciona un producto hidratante que estimule las funciones celulares, usa contorno en los ojos y aplica cremas reafirmantes de cuello y escote. ¡Serán el secreto de la juventud!. Cambia tus costumbres alimentarias Perder peso puede tornarse complicado después de los 40 porque el metabolismo comienza a cambiar. Por ello lo recomendable es mantenerse en forma a esta edad y mantener una talla saludable para huir de estrictas dietas y arraigar buenos hábitos alimenticios que te hagan sentir mejor por dentro como por fuera. Consume más proteínas, más frutas y más verduras (trata de tenerlas presentes en todas las comidas), y evita los azúcares añadidos y las grasas saturadas. Toma más descansos y de mayor calidad Debes decir adiós a mantenerte despierto hasta la madrugada y todas esas noches que tenías. Es hora de irte a dormir más temprano, debes descansar por lo menos 7 horas cada noche y así tendrás más vitalidad durante el resto del día. Tu piel agradecerá este cambio y también tu estado de ánimo cambiará. Dormir es una de las actividades más gratificantes que puedas realizar en la vida, ¡así que tómate el tiempo que quieras en relajarte! Las vitaminas y el calcio son muy necesarios Con el pasar del tiempo, los huesos van perdiendo calcio a mayor velocidad de lo que el cuerpo pueda reponer. A partir de los 40 años también se reduce la capacidad de absorción de vitamina D en el intestino, lo que causa una pérdida de masa ósea que puede generar osteoporosis. Es por ello que es fundamental garantizar un adecuado aporte de vitamina D y calcio mediante una buena alimentación, esta debe incluir verduras y lácteos. Es también muy importante que incrementes tu consumo de vitamina E, sustancia prodigiosa frente a los radicales libres que ayuda en la reactivación de la producción de colágeno y que mejora el flujo sanguíneo y la elasticidad. No importa la edad a la que practiques deporte ¿Quién ha dicho que no puede practicarse ejercicios a partir de cierta edad? Los 40 puede ser una genial etapa para practicar ejercicios, apuntarte al gimnasio o realizar algún deporte, podrías caminar 40 minutos al día, montar bicicleta por media hora o nadar tres veces por semana. También se recomienda practicar actividades como yoga o pilates, esto te ayudará a mantener una buena musculatura y evitar la rigidez de las articulaciones y huesos. Ejercita tu cerebro ¡Desarrolla tus intereses! Por lo general durante esta etapa de la vida se puede gozar de más tiempo libre y mayor estabilidad, así que debes aprovechar y apostar por visitar exposiciones y museos, leer más, o asistir a cursos a los que siempre has querido asistir. De esta manera lograrás enriquecer tu mente, activar capacidades mentales, incrementar tu bagaje cultural y de paso, ¡disfrutarás muchos momentos! Evita los tóxicos En el pasado deben quedar la época de los excesos: si deseas vivir por más tiempo y con mejor calidad, es el momento de dejar el tabaco, que favorece al envejecimiento, y de poner control sobre el consumo de alcohol que tanto perjudica al sistema nervioso y al hígado. La clave con el alcohol es la moderación: existen sustancias específicas como por ejemplo el resveratrol, hallada en el vino tinto, que son beneficiosas y antioxidantes para el corazón, pero no debes consumirlo en exceso. ¡Toma con moderación, no más de una copa por día! Al eliminar toxinas de tu organismo tu cuerpo se sentirá mejor.  

Sobre el autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos. Twitter: @edigomben

Pin It on Pinterest