En Invierno No dejes de moverte!

Frío, una manta, un sillón, Netflix…El invierno alimenta nuestras ganas de quedarnos en casa. ¿Salir a correr? ¿Y eso qué era? Es la época del año donde las excusas para abandonar el ejercicio sobran.

Sin embargo, es importante y altamente recomendable hacer ejercicio todo el año. Nuestro cuerpo en invierno se pone en modo ahorrativo, las bajas temperaturas llevan a sumar kilos para protegernos del frío, así que al no movernos contribuimos  al aumento de peso. Por esto y por todos los beneficios que el movimiento nos brinda es importante no quedarnos quietos.

Cuando se acercan los días fríos, nuestro organismo se ve expuesto a un mayor riesgo de contraer enfermedades, se nos reseca y daña la piel, tendemos a deshidratarnos, nos contraemos y contracturamos por la posición en que ponemos el cuerpo ante el frío y tendemos en general a movernos menos…porque casualmente tenemos frío!

Nuestro cuerpo necesita preservar energía para regular la temperatura corporal, para ello realiza  una serie de mecanismos internos que logran mantener los niveles en equilibrio. La actividad física, colabora y es clave para este proceso, ya que, por ejemplo, a través de la contracción muscular generamos producción de calormejoramos la capacidad cardiopulmonar, aumentamos el consumo de oxígeno, entre otros tantos beneficios.

Desde la Posada Del Qenti, queremos darte estas recomendaciones:

1- Realizar siempre una buena entrada en calor, antes de realizar cualquier tipo de actividad física.

2 – Al aire libre y en bajas temperaturas; cubrir boca y nariz, evitando inhalar aire frío directo a los pulmones. Cubrir y mantener calientes orejas, manos y pies para ayudar a regular la temperatura corporal. Si mantenes el calor en estas partes lograrás conservar la temperatura que vayas generando en todo tu cuerpo.

3 – Abrigarnos por “capas”, de esta manera podemos quitarnos la ropa de a poco para no producir un cambio brusco de temperatura.

4 – Utilizar una buena crema protectora facial ya que en invierno también nos exponemos a los rayos UV y para cuidarnos del viento y las bajas temperaturas, que deshidratan y nos dejan la piel más propensa a la resequedad.

5 – Hidratarnos antes, durante y después de la actividad ya que el frío, aunque no lo parezca, también deshidrata.

6 – Después de entrenar cambiate por ropa seca y/o báñate de inmediato.

No importa si sudaste mucho o poco, seguro hay algo de humedad en tu ropa y cuerpo, por lo que es necesario cambiarte por ropa seca lo más pronto posible.

7 – Animate a entrenar YA!

Lo último y más importante: NO DEJES QUE EL FRÍO NI NADA TE LO IMPIDA!

Recordar también que es muy importante no dejar de moverse, pero hacerlo siguiendo siempre las indicaciones de un profesional.

Prof. Katherine Godoy

Salud TV

0 comentarios

Descarga gratuita

Presentamos nuestro libro Cómo alcanzar una vida plena y saludable, en el que reúne más de 70 artículos sobre nutrición, estrés, actividad física y buenos hábitos.

DESCARGAR

Su estadía en 12 Y 18 cuotas sin interés

Válido unicamente para residentes en la Argentina.

Un equipo de profesionales de la salud te espera para ayudarte a mejorar tu calidad de vida, a disfrutar a pleno de la misma, a prevenir enfermedades, y a retrasar los síntomas del envejecimiento.

PONETE EN CONTACTO CON NOSOTROS