¿Cuáles son los riesgos de fumar ocasionalmente?

¿Cuáles son los riesgos de fumar ocasionalmente?

Estudios de la Facultad de Medicina de Penn State y de la Universidad de Duke indican que las personas que se consideran fumadores ocasionales también cumplen con los criterios de la adicción a la nicotina y que, por tanto, pueden tener una gran dificultad para abandonar el hábito sin ayuda.

«Sorprendentemente, casi dos tercios de los que fumaban solo de uno a cuatro cigarrillos por día eran adictos, y alrededor de un cuarto de los que fumaban menos de una vez por semana eran adictos», argumenta Foulds.

Antes se creía que para tener adicción a la nicotina era necesario fumar mas de 10 cigarrillos por día, pero este estudio demuestra que incluso aquellos que no fuman todos los días, también son adictos.

El consumo ocasional de tabaco suele ser un estado de transición hacia otros patrones de consumo más intenso o frecuente. Este trabajo describe las características sociodemográficas, los hábitos de vida relacionados con la salud, y la historia de consumo de tabaco de los fumadores ocasionales, y examina si éstos presentan diferencias con los que consumen tabaco a diario.

Fumar poca cantidad y con menor frecuencia es menos dañino que fumar mucho, pero aún así conlleva riesgos significativos para la salud y las personas que lo hacen, también son adictos a los cigarrillos», explicó Jonathan  Foulds, profesor de Ciencias de la Salud Pública y de Psiquiatría y Salud Conductual de la Universidad de Penn State.

En su trabajo, publicado en la revista científica American Journal of Preventive Medicine, los investigadores examinaron un conjunto de datos existentes de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés), que incluía a más de 6.70. fumadores que habían sido evaluados para averiguar si cumplían con los criterios para el trastorno por consumo de tabaco.

Se encontro que el 85% de los fumadores de cigarrillos diarios eran adictos en cierta medida, ya sea una adicción leve, moderada o grave, reportó la agencia de noticias Europa Press.

Los fumadores ocasionales tienen características sociodemográficas, hábitos de vida e historia de consumo de tabaco diferentes a los que consumen tabaco diariamente. Estas diferencias sugieren que deben realizarse programas de investigación e intervención dirigidos de forma específica a los fumadores ocasionales.

Anteriormente en otras investigaciones, se comprobó que que quienes no fuman a diario, suelen intentar dejar la adicción antes que los que fuman todos los días. De igual manera, estos podrían necesitar de un tratamiento para dejarlo con éxito. Sin embargo, no está claro hasta qué punto la. intervenciones actuales son eficaces para los fumadores ocasionales», concluyó Oliver.

8 Signos que indican que tenemos bajas nuestras defensas

8 Signos que indican que tenemos bajas nuestras defensas

Defensas Bajas

8 Signos que pueden alertarnos

Nuestro sistema inmunitario, también conocido como sistema inmunológico está compuesto por una amplia variedad de órganos, células y moléculas distribuidas por todo el cuerpo, que son  responsables de proteger el organismo de agentes extraños entre muchas otras funciones. 

Este complejo sistema va mucho más allá de defendernos contra elementos externos, también nos protege de “nosotros mismos” en caso de alteraciones como el cáncer.

Entre sus componentes está el sistema linfoide, que incluye a los ganglios linfáticos, el timo y el bazo que están limitados por cápsulas de tejido conectivo. Nuestra primer barrera de protección es la piel, pero luego de esta, la segunda y la tercera líneas de defensa contra los patógenos es nuestro sistema inmunitario

Cuando las personas hablan de «defensas bajas» suelen hacer referencia al deterioro del sistema inmunitario entendido como la defensa natural del cuerpo contra infecciones por bacterias y también contra los virus entre otras cosas.

Pero como dijimos, este complejo y vasto sistema, va más allá de protegernos de los gérmenes; pero tomando esa forma popular, cuando el sistema inmunitario está debilitado, se dice que “las defensas están bajas” o que se tienen bajas las defensas, haciendo referencia a la mala capacidad de protegernos de dichos microorganismos.

Síntomas de defensas bajas

Existen algunos signos de alarma que pueden hacernos pensar que por alguna razón, nuestro sistema de defensa no está trabajando de la forma correcta. 

Veamos algunos de ellos, pero teniendo en cuenta que estos síntomas pueden derivar de otros procesos y patologías, siendo nuestro médico quien pueda despejar esas dudas u orientarnos al respecto.

  1. Infecciones frecuentes. Como una de las funciones es protegernos de las infecciones, tenerlas de forma recurrente es uno de los principales síntomas a tener en cuenta, dentro las las comunes tenemos a las amigdalitis y herpes de forma recurrente. También pueden aparecer infecciones respiratorias a repetición o complicaciones de cuadros simples llegando a Gripe.
  2. Fiebre y escalofríos frecuentes. También relacionados al punto anterior pueden hacernos sospechar.
  3. Aftas bucales. También pueden asociarse otros síntomas digestivos tales como Náuseas y vómitos.
  4. Ojos secos.
  5. Cansancio excesivo.
  6. Diarrea por más de 1 semana.
  7. Manchas en la piel (pueden ser manchas oscuras, rojas o blancas).
  8. Caída de cabello.

Además de los mencionados, el dolor de cabeza recurrente, sangrados de nariz y mareos frecuentes podrían ser señales de un sistema inmunitario debilitado.

Las causas

No suele haber una causa única. En general son varios los factores que pueden combinarse y llevar a una falla de este importante sistema.

Por ejemplo, los trastornos del sueño o un tiempo de descanso insuficiente y poco eficaz, pueden debilitar el sistema inmune. Además el estrés y la ansiedad suelen ser factores a tener en cuenta. Enfermedades crónicas como SIDA y Diabetes, solo por destacar algunas pueden mermar las defensas del organismo. También algunos fármacos como antibióticos o corticoides entre otros. En fin, la lista puede ser muy larga; por eso ante estos síntomas lo mejor es acudir al médico para control.

Finalmente, una alimentación equilibrada, sueño adecuado y la
práctica regular de ejercicio, junto al control de estrés pueden
fortalecer tu sistema inmune para prevenir enfermedades.

 

Dr. Christian Leiva

Director Médico

  1. 31.209/1
Defensas bajas: 7 Signos que pueden alertarnos

Defensas bajas: 7 Signos que pueden alertarnos

Nuestro sistema inmunitario, también conocido como sistema inmunológico está compuesto por una amplia variedad de órganos, células y moléculas distribuidas por todo el cuerpo que son responsables de proteger el organismo de agentes extraños entre muchas otras funciones. Es decir que este complejo sistema va mucho más allá de defendernos contra elementos externos, también nos protege de “nosotros mismos” en caso de alteraciones como el cáncer.

Entre sus componentes está el sistema linfoide, que incluye a los ganglios linfáticos, el timo y el bazo, que están limitados por cápsulas de tejido conectivo. Nuestra primer barrera de protección es la piel, pero luego de esta, la segunda y la tercera líneas de defensa contra los patógenos es nuestro sistema inmunitario.

Cuando las personas hablan de defensas bajas suelen hacer referencia al deterioro del sistema inmunitario entendido como la defensa natural del cuerpo contra infecciones por bacterias y también contra los virus entre otras noxas.

Pero como dijimos, este complejo y vasto sistema va más allá de protegernos de los gérmenes; pero tomando esa forma popular, cuando el sistema inmunitario está debilitado, se dice que “las defensas están bajas” o que se tienen bajas las defensas, haciendo referencia a la mala capacidad de protegernos de dichos microorganismos.

Síntomas de defensas bajas

Existen algunos signos de alarma que pueden hacernos pensar que por alguna razón, nuestro sistema de defensa no está trabajando de la forma correcta. Veamos algunos de ellos, pero teniendo en cuenta que estos síntomas pueden derivar de otros procesos y patologías, siendo nuestro médico quien pueda despejar esas dudas u orientarnos al respecto.

  1. Infecciones frecuentes. Como una de las funciones es protegernos de las infecciones, tenerlas de forma recurrente es uno de los principales síntomas a tener en cuenta, dentro las comunes tenemos a las amigdalitis y herpes. También pueden aparecer infecciones respiratorias a repetición o complicaciones de cuadros simples llegando a gripe.
  2. Fiebre y escalofríos frecuentes. También relacionados al punto anterior pueden hacernos sospechar.
  3. Aftas bucales, que pueden presentarse asociadas a otros síntomas digestivos tales como náuseas y vómitos.
  4. Ojos secos.
  5. Cansancio excesivo.
  6. Diarrea por más de 1 semana.
  7. Manchas en la piel, que pueden ser oscuras, rojas o blancas.

Además de los mencionados, el dolor de cabeza recurrente, sangrados de nariz, caída de cabello y mareos frecuentes podrían ser señales de un sistema inmunitario debilitado.

Las causas

No suele haber una causa única. En general son varios los factores que pueden combinarse y llevar a una falla de este importante sistema.

Por ejemplo, los trastornos del sueño o un tiempo de descanso insuficiente e ineficaz pueden debilitar el sistema inmune. Además el estrés y la ansiedad suelen ser factores a tener en cuenta. Enfermedades crónicas como sida y diabetes, sólo por destacar algunas pueden mermar las defensas del organismo. También algunos fármacos como antibióticos o corticoides entre otros. En fin, la lista puede ser muy larga; por eso ante estos síntomas lo mejor es acudir al médico para control.

Finalmente, una alimentación equilibrada, sueño adecuado y la práctica regular de ejercicio, junto al control de estrés pueden fortalecer tu sistema inmune para prevenir enfermedades.

Dr. Christian Leiva – MP. 31.209/1

Director Médico

La Posada del Qenti

Revitalización biológica: nutrición celular de avanzada

Revitalización biológica: nutrición celular de avanzada

En La Posada del Qenti hemos sumado en todos nuestros planes de salud una terapia que se basa en el aporte de hidrolizados o peptonas, que actúan como “nutrientes celulares”, incorporándose al tejido correspondiente, aportando los elementos apropiados para estimular biológicamente las células y mejorar la edad bológia del organismo.

La complejidad de la vida actual nos somete a un alto grado de stress, desgaste y poco tiempo para el descanso, por lo que nuestro organismo suma a la desvitalización normal y fisiológica, la acción negativa de los distintos “factores de riesgo”, desvitalizándonos y predisponiéndonos a enfermedades.

Uno de los campos más importantes y promisorios en ese ámbito es la Revitalización Biológica. Esta terapia  se basa en el aporte de hidrolizados o peptonas (derivados proteicos de tejidos), que actúan como “nutrientes celulares”, incorporándose al tejido correspondiente, aportando los elementos apropiados para estimular biológicamente las células.

En el proceso de la revitalización se elaboran fórmulas de tejidos aislados (huesos, músculos, placenta, etc.) o combinación de ellos para estimular las defensas. De esta manera se dispone una amplia gama de materia prima para elaborar el tratamiento indicado.

Las peptonas son  partículas muy pequeñas obtenidas a partir de tejidos sanos y vitales, procesados mediantes estrictas medidas medidas de bioseguridad. En la actualidad los tratamientos con peptonas, son los que se utilizan con mayor frecuencia en Suiza, Alemania y demás países líderes en medicina preventiva.

Enfermedades patológicas que se pueden tratar

Todas las patologías y disfunciones de organismos sanos, que ven afectada su vitalidad por el curso natural del tiempo, mala alimentación, tabaquismo, stress, polución ambiental y otros factores: patologías gastrointestinales, osteoporosis, colon irritable, diabetes, psoriasis, distress, trastornos del sueño, disfunciones sexuales, agotamiento físico y psicointelectual, revitalización en general, perimenopausia, entrenamiento físico, entre otras. Hay patologías curables y, en otros casos, se optimizan las funciones celulares y el equilibrio de los sistemas, actuando como un excelente complemento de las terapias alópatas.

El Centro Médico de la Posada del Qenti hemos decidido incorporar la teria con peptonas en todos los plane de salud durante la estadía del huésped. La selección de las terapias y técnicas que se aplican son fruto de profundas investigaciones, respaldadas con el uso de aparatología de última generación; para prevenir y mejorar cualquier defunción antes de que ésta comience a evidenciarse.

«Ser conscientes que cuidar nuestros hábitos, corregir los factores de riesgo y el agregado de la revitalización biológica, no solo nos dará una buena calidad de vida, sino también restaurará nuestro organismo y retardará los signos de envejecimiento.» Cuidar de la salud es el principal objetivo de nuestra Posada, por ello trabajamos día a día para mejorar la calidad de vida de nuestros huépedes.

Renovados planes de Salud en La Posada

Renovados planes de Salud en La Posada

Vivimos en un país en el cual 7 de cada 10 argentinos padecen de sobrepeso u obesidad y 1 de cada 4 de trastornos relacionados con el estrés; 9 millones de argentinos son fumadores y más del 40% hace actividad física insuficiente. Este panorama evidencia un desajuste importante en los hábitos de los argentinos, en el día a día, que no hace más que afectar la salud, reducir la calidad de vida y aumentar las probabilidades de enfermedades graves relacionadas con los mencionados factores de riesgo.

Miles de dietas y pastillas prometen solución a esta problemática, sin embargo, no hacen más que complicar el panorama ya que no existe una pócima mágica que nos devuelva un mejor estado de salud, con solo tomar un comprimido o hacer una dieta novedosa. La solución real es el cambio de hábitos, abarcando la alimentación, la actividad física, el control del estrés y la reducción de fármacos innecesarios. Pero claro, esto lleva mucha dedicación, tiempo y fuerza de voluntad.

Es por ello que La Posada del Qenti ha desarrollado diferentes planes de salud que (a partir de 7 días) logran hacer el “clic” en cada persona y mejorar radicalmente su estilo de vida, haciendo hincapié en el cambio de hábitos. Al llegar a la posada, un equipo de médicos, nutricionistas, psicólogos y entrenadores físicos, evalúan el estado integral de cada huésped y a partir de allí se desarrolla un plan que incluye alimentación orgánica y natural según las instrucciones de la nutricionista, actividad física con personal trainer, masajes orientados a alcanzar el bienestar, talleres médicos para aprender sobre la salud, actividades recreativas (yoga, chi kun, meditación, etc). Todo ello supervisado y acompañado por un gran equipo de profesionales que siguen minuto a minuto la evolución de cada huésped, ya que La Posada del Qenti está certificada por normas internacionales de calidad y los resultados de los tratamientos son probados científicamente.

Recientemente se han sumado dos innovaciones importantísimas. El primero es un escáner corporal 3D que permite obtener un diagnóstico preciso y digital, pudiendo así optimizar el resultado y mostrar gráficamente la evolución y la mejora física a cada huésped. Este equipo es uno de los pocos que hay en Argentina y se trata de una tecnología de avanzada a nivel internacional. La segunda innovación es la incorporación al tratamiento de extractos proteicos que mejoran y elevan la calidad biológica, aumentando la vitalidad y logrando así una longevidad saludable.

En medio de las Sierras de Córdoba, rodeada de naturaleza e inmersa en una Reserva Ecológica Privada de 300 hectáreas, este paraíso nos invita a mejorar el bienestar a través de una experiencia placentera en un lugar maravilloso, con calidad certificada y la calidez asombrosa de un equipo de profesionales que hace más de 20 años se dedican a mejorar la salud de las personas.

Cuando el trabajo es sinónimo de estrés

Cuando el trabajo es sinónimo de estrés

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera al Estrés laboral como un grave problema, y por ello ha elaborado algunas conceptos y recomendaciones para poder paliar esta situación. Se considera que el estrés laboral afecta negativamente a la salud psicológica y física de los trabajadores, y a la eficacia de las entidades para las que trabajan. Un trabajador estresado suele ser más enfermizo, estar poco motivado, ser menos productivo y tener menos seguridad laboral; además, la entidad para la que trabaja suele tener peores perspectivas de éxito en un mercado competitivo.

¿Que es el estrés laboral?

La OMS considera que: “El estrés laboral es la reacción que puede tener el individuo ante exigencias y presiones laborales que no se ajustan a sus conocimientos y capacidades, y que ponen a prueba su capacidad para afrontar la situación”.

En términos generales, un trabajo saludable es aquel en que la presión sobre el empleado se corresponde con sus capacidades y recursos, el grado de control que ejerce sobre su actividad y el apoyo que recibe de las personas que son importantes para él. Dado que la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades, (OMS, 1986), un entorno laboral saludable no es ̇nicamente aquel en que hay ausencia de circunstancias perjudiciales, sino abundancia de factores que promueven la salud.

¿Que puede generar en las personas sometidas al mismo?

  • Estar cada vez más angustiado e irritable
  • Ser incapaz de relajarse o concentrarse
  • Tener dificultades para pensar con lógica y tomar decisiones
  • Disfrutar cada vez menos de su trabajo y sentirse cada vez menos comprometido con este
  • Sentirse cansado, deprimido e intranquilo
  • Tener dificultades para dormir
  • Sufrir problemas físicos tales como: cardiopatías, trastornos digestivos, aumento de la tensión arterial, dolor de cabeza, trastornos músculo-esqueléticos (como lumbalgias y trastornos de los miembros superiores), etc.

¿Cuales son sus consecuencias?

  • El estrés laboral puede afectar a las entidades del siguiente modo:
  • Aumento del ausentismo
  • Menor dedicación al trabajo
  • Aumento de la rotación del personal
  • Deterioro del rendimiento y la productividad
  • Aumento de las prácticas laborales poco seguras y de las tasas de accidentes
  • Aumento de las quejas de usuarios y clientes
  • Efectos negativos en el reclutamiento de personal
  • Aumento de los problemas legales ante las demandas presentadas y las acciones legales emprendidas por trabajadores que sufren estrés
  • Deterioro de la imagen institucional tanto entre sus empleados como de cara al exterior

Prevención del Estrés

La Prevención del estrés laboral puede centrarse en 3 pilares:

Prevención primaria, reducción del estrés a través de:

  • Ergonomía
  • Definición del puesto de trabajo y diseño ambiental
  • Perfeccionamiento de la organización y de la gestión

Prevención secundaria: reducción del estrés a través de:

  • Educación y capacitación de los trabajadores

Prevención terciaria: reducción de los efectos del estrés a través de:

  • Desarrollo de sistemas de gestión más sensibles y con mayor capacidad de respuesta, y mejora de la prestación de servicios de salud ocupacional.

Para ser un empleador y un director eficaz hay que tomar la iniciativa en la gestión del estrés laboral

Para mayor información sugerimos consultar la guía “La Organización del Estrés y el Trabajo” publicada por la OMS: https://www.who.int/occupational_health/publications/pwh3sp.pdf

Dr. Christian Leiva

Director Médico

La Posada del Qenti