6 de Abril | Día mundial de la actividad física

Hoy es el Día mundial de la Actividad Física avalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde el año 2002; considerando a ésta como toda actividad de la vida diaria que implique la contracción de los músculos esqueléticos, en los diferentes contextos (laboral, deportivo, traslados, ejercicio físico, entre otros).

Además, la actividad fisca nos permite como personas interactuar con el entorno y con los sujetos que nos rodean (Devis Devis, 2002). Por ende, cuando se habla de Salud, la actividad física es considerada como uno de sus pilares. El ser humano está diseñado para y desde el movimiento, en lo anatómico, en lo funcional, en lo biomecánico (Batello, N. 2015).

Con una estimulación promedio de 30 minutos diarios, tiempo que recomienda la OMS, podremos disminuir los riesgos de padecer enfermedades Cardiovasculares como Hipertensión Arterial, Arritmias e Insuficiencia Cardíaca entre otras.

Esta práctica es considerada como la medicina más económica, útil, simple y eficiente.

Además de mejorar el estado de ánimo, la actividad física disminuye el estrés y la ansiedad tan considerado en la actualidad y en esta época de pandemia.

Hacer ejercicio progresivo y controlado ayuda a fortalecer nuestro sistema inmunológico, creando una barrera personal ante este virus que nos afecta a nivel mundial.

¿Cómo celebrar? Una forma de celebrar este día es tomar consciencia e identificar cuánto nos movemos en el día. A partir de esto, poder generar cambios en nuestra vida diaria.

En la Posada del Qenti abordamos la promoción de la actividad física mediante la adquisición de hábitos activos, para que el movimiento forme parte de nuestro día a día.

Prof. Javier Avalos
Educación Física, La Posada del Qenti

9 formas de relajarte en la naturaleza y reducir el estrés

9 formas de relajarte en la naturaleza y reducir el estrés

Relajación en la naturaleza

Si pasas mucho tiempo detrás de las pantallas, quizá hayas olvidado como relajarte en exteriores.

Salir al aire libre te ayudara a  aliviar el estrés o la ansiedad y mejorar tu salud y bienestar. Te daremos algunos consejos para pasar tiempo en la naturaleza y aprovecharlo de la mejor manera.

A continuación te presentamos 9 actividades relajantes que rejuvenecerán tu mente, desde las más sencillas hasta las más transformadoras.

1) Disfruta del paisaje

Acostumbramos a ver películas en televisores 4k, 5k, 8k, que deslumbran nuestra imaginación, pero los espectáculos más alucinantes no siempre se encuentran en una pantalla. ¿Cuanto hace de la última vez que te levantaste temprano a ver el amanecer o intentaste escalar la montaña más cercana para ver la puesta del sol?

Visualizar un hermoso paisaje por la mañana te prepara mentalmente para tu día o te ayuda a aliviar el estrés después de un día ajetreado al acostarte.

2) Pasea por lugares naturales

Sabemos que caminar es importante para mantenerse activo y con buena salud, pero no todos los paseos son iguales. No es lo mismo caminar rápidamente por calles urbanas, que la satisfacción mental de hacer senderismo por una ruta local o sentir la arena de la playa entre los dedos de los pies.
No es necesario que elijas un destino especifico ya que no estas buscando una distancia concreta, sino que encontraremos un descanso en el mundo natural que te rodea. Los japoneses lo llaman «Baño forestal» y ten por seguro que ayuda a rejuvenecer una mente extenuada.

3) Escucha la música relajante

Y no estamos hablando precisamente de ponerte los auriculares. Te sugerimos que los dejes en casa y escuches las melodías que ofrece la naturaleza. El murmullo de los arroyos, el canto de las aves, el viento en los árboles, los sonidos de animales ocultos escabulléndose entre la espesura. Sin lugar a dudas, esto es mucho más relajante que los sonidos de los autos y los avisos de mensajes de texto a los que estás acostumbrado.

4) Practica el Yoga

Esta actividad aporta muchos beneficios físicos, como es el estiramiento del cuerpo y fortalecer la musculatura abdominal. Además, te ayudará a relajarte, y mucho más si estás en un ambiente natural. Según estudios, practicar yoga en la naturaleza puede aumentar el flujo de endorfinas y elevar el ejercicio a niveles completamente nuevos.

5) Saca los libros afuera 

Si tenes que estudiar o simplemente te gusta mucho leer, es importante que te alejes de luces fluorescentes y lo hagas bajo el lindo cielo azul que te ofrece un espacio sumamente tranquilo. Estos entornos naturales pueden mejorar tus capacidades cognitivas como la memoria y la resolución de problemas. Por ejemplo si deseas retener información para un examen o dar con la forma de captar un cliente valioso en el trabajo, puede que te resulte mas sencillo, conseguir tus objetivos rodeado de aves y árboles, en lugar de en compañía de otros estudiantes y compañeros de trabajo charlatanes.

6) Salí de Picnic

Carga una cesta con tus alimentos saludables favoritos y disfrute de un almuerzo campestre entre la flora y la fauna. Un picnic es la forma perfecta de pasar tiempo de calidad con amigos y familiares sin las distracciones del mundo moderno. Además, ¿sabías que la naturaleza facilita las relaciones sociales con otras personas?

7) Dormí bajo las estrellas

¿Que tal si desconectas un par de días y convertís la naturaleza en tu hogar?
Podes irte de campamento a algún lugar en donde incluso no tengas cobertura móvil, esto te ayudara mucho a sacarte el miedo de creer que estas perdiéndote de algo. Si no agradan las acampadas agrestes, proba un camping de lujo, donde podrás disfrutar de algunas de las comodidades que más te gustan, pero seguirás apartado de todo. Y en lo posible deja todos los aparatos de la alta tecnología en casa.

Y si todo esto no funciona…

8) haz una lista de cosas que hacer antes de morir

Si la belleza del bosque o las olas rompiendo en la playa te llenan, hay mucho más por explorar. Los colores de la aurora boreal, las alturas de Kilimanjaro, las profundidades del Gran Cañón. Haz una lista con las maravillas naturales que desea ver y planifica cómo empezarás a visitarlas, de una en una estas maravillas no solo te ayudarán a relajarte, sino que también te servirán de inspiración.

9) Saca tu oficina al aire libre
Si haz estado pensando en cambiar de trabajo, considera un puesto en el que no tengas que estar encerrado entre cuatro paredes de nueve a cinco.

Hay muchos empleos que te permiten trabajar en el exterior todo el día. Por lo tanto, si sentís que su estilo de vida actual no te ofrece la oportunidad de conectar con el mundo natural que tanto te gusta, considera la posibilidad de convertir el exterior en tu oficina de todos los días.

Es genial salir de casa y realizar actividades en exteriores pero asegurarte también de relajarte.

Empieza de a poco programando tiempo con algún amigo para probar una de las 3 primeras ideas. A continuación, y a medida que el aire libre se vuelva más importante en tu vida, planifique viajes a destinos más lejanos, por ejemplo, un picnic o incluso una acampada.

¡Respira profundamente y con calma en la naturaleza para mantenerte sano por siempre!

 

Derribando mitos: la grasa no se transpira, se oxida

Derribando mitos: la grasa no se transpira, se oxida

Desde hace muchos años existe una creencia popular a cerca de un método que puede incrementar la capacidad de nuestro cuerpo de quemar calorías y esta consiste en nada más y nada menos que envolver el cuerpo en plástico o utilizar un exceso de ropa a la hora de hacer ejercicio físico para incrementar la temperatura corporal y transpirar más, lo que llevaría a perder más peso y grasa corporal. Ahora bien, ¿esto es cierto o es solo un mito?

Como mencionamos anteriormente este método consiste en cubrir zonas del cuerpo, especialmente la zona abdominal, con film o con exceso de ropa a la hora de hacer actividad física. El objetivo es potenciar o acelerar la pérdida de peso y grasa. Pero esto no es real, la grasa no se suda, si no que se oxida.

La oxidación de las grasas es un proceso que se produce en el organismo cuando las grasas son utilizadas para producir energía, a través de este proceso se eliminan y perdemos peso. Pero, ¿a dónde van las grasas que eliminamos? Se conoce, a través de diferentes estudios que al oxidarse las grasas se obtienen tres compuestos, por un lado la energía, y por otro como desecho de la oxidación tenemos dióxido de carbono y agua. El primero se elimina a través de la respiración y el segundo es eliminado a través del sudor, la orina y otros fluidos corporales. De ahí proviene la creencia de que si sudamos más perdemos más grasa pero la realidad es que el sudor se produce por diferentes razones en nuestro organismo, siendo la principal razón la regulación de la temperatura corporal y no la perdida de grasa.

Por otro lado, al realizar este tipo de prácticas estamos poniendo en riesgo nuestra salud ya que, lo que se consigue es producir una excesiva perdida de agua, no por oxidación de las grasas si no por regulación de la temperatura corporal, y esto puede llevar a que nos deshidratemos.

Es cierto que con esta práctica logramos perder peso porque al someterse a este proceso adelgazante, el peso se pierde de manera inmediata, pero es un peso que corresponde al agua que se pierde, y que se va a recuperar al beber líquido nuevamente.

El perder peso y sobre todo grasa, es un proceso que va mucho más allá de envolverse en papel film y sudar. La pérdida de peso es un proceso que necesita de tiempo y que no entiende de milagros, sino de cambios del estilo de vida, realización de actividad física, alimentación saludable y esfuerzo.

Lic. Danila Alonso – MP: 4079

Área de Nutrición

La Posada del Qenti

Cómo influyen las hormonas en nuestro apetito

Cómo influyen las hormonas en nuestro apetito

Cuando uno se siente agitado, angustiado, depresivo, bajoneado, tiene más riesgo de tener sobrepeso, porque el sobrepeso está fuertemente vinculado a las hormonas. Hay que ser consciente de la influencia de los sentimientos, el entorno y la nutrición.

Varias hormonas como la insulina influencian en el apetito. La ghrelina y el estrógeno provocan apetito y la serotonina, la colecistoquinina y el péptido frenan tienden a frenar «las ganas de comer». Las hormonas que abren el apetito originan la sensación de hambre y no deberían estar muy activas cuando se está tratando de perder peso, por este motivo es importante ingerir alimentos sanos que no las estimulen, que contengan mucha fibra y lo necesario de hidratos de carbono.

Por ejemplo la ghrelina se genera en el estomago cuando este está vacío y origina la señal que debemos comer. Cuando comemos los niveles de ghrelina disminuyen hasta que el estomago se llena. Por eso es importante que el estomago este lleno durante bastante tiempo en esto ayuda la alimentación saludable.  Los estrógenos son las hormonas sexuales femeninas, cuando el nivel de estrógeno se eleva también aumenta la sensación de hambre, esta hormona puede verse afectada por el ciclo menstrual y la acción de diferentes medicamentos.

La serotonina es un neurotransmisor, es decir una hormona que actúa en nuestro cerebro y es importante ya que produce la sensación de saturación. La falta de serotonina induce a ingestas copiosas sobretodo productos ricos en hidratos de carbono o carbograsas.

La colecistoquinina se produce cuando hay alimentos en el intestino delgado, frena el proceso de descomposición en el estomago. El peptido se forma en colon después de 15- 20 minutos de estar comiendo produce saciedad y si comemos rápido no alcanza a liberarse por ende no hay saciedad y terminamos comemos más. La producción de suficientes hormonas que freneen el apetito es fundamental en el proceso
de pérdida de peso, puesto que prolongaran la sensación de saciedad en el tiempo.

Los sentimientos, el entorno, la nutrición o el nivel de estrés influyen en el comportamiento de estas hormonas. Un nivel bajo de serotonina puede provocar sentimientos negativos por ejemplo mas estrés o
depresión. Esta falta de serotonina se puede corregir a través de la nutrición y de un estilo de vida sano ya que gran parte de la serotonina se produce dos horas después de la salida del sol. Por eso es de
vital importancia no pasar por alto el desayuno, ya que sin sustancias nutritivas nuestro cuerpo no puede producir serotonina.

Como conclusión en base al comportameinto hormonal del organismo podemos decir que para perder peso y mantenerse en forma hay que comer sano con suficientes vitaminas, minerales y beber mucha agua.

Dra. Gabriela Tórtolo – MP. 24052

Especialista en obesidad y síndrome metabólico

La Posada del Qenti

Los peligros de no hacer actividad física: obesidad, diabetes y cáncer

Los peligros de no hacer actividad física: obesidad, diabetes y cáncer

Los niveles de inactividad física son alarmantes. Ejercitarse 150 minutos por semana permite alcanzar beneficios sorprendentes para la salud.

La inactividad física es un problema de salud pública de rápido crecimiento y contribuye a una variedad de enfermedades crónicas y complicaciones en la salud, incluyendo la obesidad, la diabetes y el cáncer. En los Estados Unidos y muchos otros países, los niveles de inactividad son alarmantes y lo califican como una epidemia.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), después de la presión arterial alta, el consumo de tabaco y la glucosa sanguínea alta, la inactividad física constituye la cuarta causa principal de muerte en el mundo, con unos 3,3 millones de muertes al año. En tanto, más de la mitad de los adultos (56 por ciento) no cumplen con las recomendaciones con respecto a la actividad física suficiente.

Estudios difundidos por “Excercise is medicine” (El ejercicio es medicina) han demostrado los beneficios de la regularidad de la actividad física. En este sentido, los mismos muestran que 150 minutos por semana de actividad física moderada permite alcanzar los siguientes beneficios para la salud:

  • Las investigaciones muestran que un bajo nivel de actividad física expone a un paciente a un mayor riesgo de morir que por tabaquismo, obesidad, hipertensión o colesterol alto , y para los hombres de más edad, la actividad física regular puede reducir el riesgo de muerte en un 40 por ciento.
  • Las personas activas de 80 años tienen un riesgo menor de muerte que los individuos inactivos de 60 años.
  • Reducir la mortalidad y el riesgo de cáncer de mama recurrente por aproximadamente un 50 por ciento, disminuir el riesgo de cáncer de colon en más del 60 por ciento y reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer aproximadamente en un 40 por ciento.
  • Reducir la incidencia de la enfermedad cardíaca y la presión arterial en aproximadamente un 40 por ciento.
  • Disminuir el riesgo de accidente cerebrovascular en un 27 por ciento.
  • Disminuir el riesgo de desarrollar diabetes tipo II en un 58 por ciento.
  • Los adultos con una mayor fuerza muscular tienen menos riesgo de mortalidad.

En relación a la actividad física, otro factor importante es el clima caluroso y húmedo, que representa un reto para la capacidad del cuerpo a la hora de cada rutina y de hidratarse. Durante los ejercicios, los músculos generan gran cantidad de calor que debe disiparse hacia el ambiente. De lo contrario, ocurrirá un aumento en la temperatura central del cuerpo, según “Qenti Medical“.

No hay que confiarse en la sed, ya que uno de los principales errores al hidratarse durante el ejercicio es basarse en la sensación, pero se trata de un estímulo que se presenta en forma tardía.

Por tal motivo, para evitar la deshidratación, es importante beber líquido desde el inicio del ejercicio.

Fuente: https://viapais.com.ar

5 tips de entrenamiento para bajar de peso inteligentemente

5 tips de entrenamiento para bajar de peso inteligentemente

Secretos que permiten hacer más eficaz las rutinas en el gimnasio o de ejercicio físico al aire libre. Para sacarle el jugo a las horas invertidas para el bienestar corporal.

A la hora de entrenar, siempre queremos rutinas que nos hagan adelgazar fácil y estilicen el cuerpo de la mejor manera. Te damos en esta nota algunas sugerencias para que pongas en práctica y actives tu rutina.

Hacer una evaluación física previa. Antes de cualquier plan de entrenamiento, la prescripción de programa de ejercicios tiene que ser acorde a la persona. Hay que tener siempre en cuenta que una rutina inadecuada, puede ser hasta peligrosa para nuestra salud.

Seguir un entrenamiento variado. Hacer siempre lo mismo, aburre y lleva a abandonar la actividad. Además nuestro cuerpo se adapta rápido a estímulos repetitivos. La recomendación: primero hacer lo hay que hacer y luego incorporar algo que nos resulte entretenido.

Tener un descanso reparador. Es fundamental para estimular la liberación de la hormona de crecimiento, lo cual favorece el incremento de la masa muscular, la construcción ósea y la eliminación de grasas.

Hacerse fuerte. El entrenamiento de fuerza permite aumentar y mejorar la calidad muscular y permite un descenso saludable. Además, previene la posibilidad de lesiones, da mayor estabilidad articular y más seguridad al movernos.

Pensar en el entrenamiento invisible. Más allá del entrenamiento pautado, es fundamental sumar movimientos la mayor parte del día. El desafío es buscar excusas para moverse. Usar las escaleras, caminar unas cuadras en el camino de ida y vuelta al trabajo son algunas de ellas.

Prof. Cristian Rego

Área de educación física

La Posada del Qenti

Fuente: entremujeres.clarin.com