Si hiciéramos un resumen de conductas saludables y eligiéramos tres de ellas para incorporar a nuestras vidas serían:

  • Alimentación Balanceada: comer “todo” pero de acuerdo a nuestras necesidades.
  • Actividad Física Regular: “moverse”, this web de la forma que sea, erectile pero habitualmente.
  • Control de Factores de riesgo: “controlar” Hipertensión, pilule Diabetes, Obesidad, Tabaquismo, Dislipemia (alteración de grasas y colesterol) y Estrés.

Seguramente esto ya lo escuchamos muchas veces, pero solo nos serán útiles cuando sean un hábito; que no es una conducta innata, sino aprendida. Requiere un esfuerzo inicial el incorporar conocimientos nuevos, hacerlos de forma reiterada y luego de eso tendremos un hábito, pero el resultado vale la pena.

Otra formula simple pero útil según lo demuestra la práctica es: Menos circunferencia de cintura, dormir lo justo y reírse más.

Para logar esto, debemos controlar nuestro organismo, ya que debo conocer mis enfermedades y el grado de factores de riesgo.

Hay controles ideales para cada persona según sexo y edad, pero a grandes rasgos se puede decir que el control anual con el clínico es lo mas importante, ya que de este surgirán los exámenes específicos necesarios.

Hay muchas instituciones actuales que ofrecen el “chequeo general de un día”, que en nuestro caso en particular, en Qenti Medical incluye: Entrevista clínica, nutricional, fisioterapéutica (examen postural) y ginecológica. Y se realiza además: laboratorio completo, electrocardiograma, ecografía tiroidea con valoración de vasos del cuello, ecografía abdominal con control de grasa visceral, examen ocular, radiografía de tórax (y de columna de ser necesario); agregando en la mujer ecografía mamaría, colposcopía y citología exfoliativa (técnica de papanicolaou). Opcionalmente puede agregarse Ergometría (prueba de esfuerzo), control neumológico o psicológico entre otros.

De esta forma, la persona puede en un solo día, realizar las pruebas rutinarias de control que sirven para determinar el estado de salud general, en un marco de prevención.

Pero también debemos tener en cuenta el factor emocional y psíquico. La célebre cita latina “Mens sana in corpore sano” que se traduce como Mente sana en cuerpo sano, es un estandarte que recuerda la estrecha relación entre lo corporal y lo psíquico.

Sabemos desde la clínica que no existe ninguna enfermedad orgánica que no tenga repercusiones mentales y viceversa. De hecho el distres, que es el estrés patológico, es el causante de muchos “males” actuales; tales como gastritis, intestino irritable, agotamiento, perdida de cabello, alteración de defensas, insomnio, etc.

También hay una estrecha relación entre la angustia y depresión con aumento de probabilidad de problemas cardio-vasculares.

La OMS define a la salud como “Estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de enfermedad”, marcando la importancia de mantener el equilibrio mental para estar sano.

 

Dr. Christian A. Leiva

 MP 31.209/1

 Médico Cirujano – Gerontólogo

 Director de La Posada del Qenti