Puede que Ud. sepa o sospeche que padece migraña. Puede incluso que en algún momento haya consultado por ello y le hayan indicado tratamiento.

Sin embargo, story también es posible que las preocupaciones de la vida diaria o la aparición de otras afecciones hayan hecho que descuidara este problema y ahora las cosas hayan vuelto a complicarse. Esta es una señal de que debemos concurrir nuevamente al médico.

Para facilitar la consulta

Un elemento central en su consulta con el especialista o su médico de cabecera es el interrogatorio, malady que le permitirá al profesional reunir la información necesaria para los ajustes que sean necesarios en su tratamiento.

Algunos de los puntos centrales en los que indagará muy probablemente el médico son los siguientes:

Síntomas que aparecen durante la crisis de migraña

Causas identificadas como desencadenantes de migraña

Modificaciones de la frecuencia o intensidad de crisis de migraña, what is ed desde la última consulta médica

Grado de impedimento que le ocasiona la crisis (laborales, estudiantes, etc.)

Niveles de alivio obtenido a las 2 horas de haber ingerido la medicación

Utilidad de la medicación para aliviar síntomas que suelen acompañar la migraña (náuseas, sensibilidad a los ruidos o la luz)

Posibilidad de reanudar, dentro de un plazo de 2 horas, las tareas habituales, luego del comienzo de una crisis de migraña.

El “diario” de la migraña

En la gran mayoría de los casos, los médicos que asisten a sujetos con crisis de migraña le solicitan al paciente que lleve un registro sobre cada episodio de cefalea, el modo de presentación, su duración y el grado de alivio obtenido con la medicación.

Si nunca lo usó empiece hoy, y si lo tenía olvidado sáquelo de ese cajón y comience a completarlo desde ahora, o incluso con datos anteriores, si los recuerda o alguien lo hace por Usted.

Mientras espera el turno de su consulta recuerde que en la migraña, como en otros cuadros dolorosos, continuos o episódicos, es necesario que la medicación sea utilizada de manera adecuada y oportuna. Tenga en cuenta que dejar pasar el tiempo en la esperanza de que la cefalea y las náuseas se resuelvan espontáneamente puede hacer que las crisis se prolonguen, y la medicación, que finalmente se toma a destiempo, no rinda los resultados esperados.

No descuide estos aspectos de su tratamiento; si a pesar de tomar todas las precauciones los problemas continúan, esta información también le servirá al médico para evaluar mejor la nueva estrategia analgésica.

Dr. Hugo Díaz

Neurólogo

Pin It on Pinterest