El tabaco es un vegetal. La fabricación de productos derivados del tabaco se realiza a partir de sus hojas, que se secan y fermentan al calor. El tabaco se cultiva en todo el mundo y el producto más importante derivado del tabaco es el cigarrillo.

A principios del siglo XX, el consumo de cigarrillos alcanzaba los 2.000 millones de cigarrillos por año, actualmente ese número supera los 94.000 millones de cigarrillos por año.

 ¿Por que fumamos?

Al principio para «ser como los otros», después por hábito y finalmente por necesidad (adicción). Ciertos fumadores experimentan placer al fumar, algunos encuentran en el cigarrillo un efecto estimulante y otros un efecto relajante. El efecto no dura demasiado y es necesario fumar cada vez más para experimentar los mismos efectos.

 ¿Podemos fumar sin correr Peligro?

La combustión del cigarrillo libera humo que contiene numerosos productos peligrosos. Entre los más importantes se encuentran productos que paralizan las cílias o escobillas de la vía aérea, encargadas de evacuar impurezas que ingresan a la vía aérea desde el medio ambiente. Ellas se depositan sobre las mucosas de las vías aéreas y provocan laringitis, faringitis, bronquitis crónica.

La nicotina afecta el sistema nervioso, aumenta la tensión arterial, provoca enfermedad cardíaca y obstrucción de los vasos sanguíneos (isquemia).

El dióxido de carbono también afecta a las células, privándolas de oxígeno.

Algunos fumadores no presentan un peligro importante ya que se mantienen como fumadores ocasionales, pero la gran mayoría de los fumadores aumentan el consumo de manera progresiva y el tabaquismo se convierte en una adicción. El tabaco, entonces, se convierte en una droga.

 El riesgo de fumar

  • Falta de aire (disnea).
  • Pérdida de la capacidad física al esfuerzo.
  • Tos matinal, cambios en la voz, expectoración diaria.
  • Taquicardia (aceleración de los latidos cardíacos).
  • Hipertensión arterial, angina de pecho, infarto.
  • Accidentes cerebro-vasculares, trastornos de la memoria, de la vista, de la audición, y alteraciones de la marcha.
  • Alteraciones sexuales
  • Alteraciones en la circulación de los miembros inferiores.

Y también…

  • El cigarrillo constituye un peligro de incendio (en la cama, en la oficina, en el auto, en las sierras).
  • Los accidentes de tráfico y de trabajo son más frecuentes entre los fumadores.

Entonces… ¿Qué debemos hacer?

Si nunca fumó… No comience nunca!

Si usted es fumador:

  • Descienda el número de cigarrillos por día y prepárese psicológicamente para abandonarlo.
  • Reinicie actividad física.
  • Modifique sus hábitos, sobretodo aquellos que se vinculan con el hecho de fumar.
  • Asesórese acerca de apoyo médico para dejar de fumar.

 Dr. Alexis  Cazaux

Neumonología – Grupo Qenti

Pin It on Pinterest