Sin duda el mejor remedio es reducir las horas que pasa frente a la máquina, pero de no ser posible, la mejor solución al alcance es hacer pausas frecuentes y aprender a usar adecuadamente el equipo de computación, donde las medidas preventivas para mejorar la postura, son de vital importancia.
Para ello debe considerar las siguientes recomendaciones:
· Los antebrazos deben estar a la altura de la mesa y disponer de apoyo en posición horizontal, formando un ángulo con los brazos de entre 100 y 110º.
· Muslos horizontales y los pies apoyados en el suelo o sobre un reposapiés.
· La espalda debe estar apoyada y formando un ángulo con la horizontal de unos 100 y 110º.
· Línea de hombros paralela al plano frontal, sin torsión del tronco.
· Línea de visión paralela al plano horizontal.
· Manos relajadas, sin flexión ni desviación lateral.
· Se deben establecer pausas y se recomienda realizar ejercicios visuales y de estiramiento antes de que sobrevenga la fatiga. Resultan más eficaces las pausas cortas y frecuentes que las largas y escasas. Por ejemplo, es preferible hacer pausas de 10 minutos cada hora de trabajo continuo con la pantalla a realizar pausas de 20 minutos cada dos horas. Siempre que sea posible, deben hacerse lejos de la pantalla y deben permitir relajar la vista, cambiar de postura, dar algunos pasos, etcétera.
· La silla que utilice debe ser ajustable par que permita adaptarse a cada persona.
· En los casos donde no se pueda regular la altura de la mesa o de la silla, se recomienda utilizar un reposapiés.
· La pantalla tiene que poderse orientar e inclinar.
· Debe situarla a unos 45 cm. de distancia, frente a los ojos (no a izquierda ni derecha) y a su altura, o ligeramente por debajo.
· El teclado debe estar bajo, para no levantar los hombros, y debe permitir apoyar los antebrazos en la mesa.
· La elevación del teclado sobre la mesa no debe superar los 25º.
· Si es posible, la iluminación debe ser natural, y en todo caso se deben evitar los reflejos en la pantalla
· Las muñecas y los antebrazos deben estar rectos y alineados con el teclado, con el codo flexionado a 90º.
· Puede utilizar también un reposa manos de al menos 10 cm. de profundidad para reducir la tensión estática.
· Si usa prolongadamente el mouse, alterne cada cierto tiempo la mano con la que lo maneja.
· Coloque en un radio de 75 cm. los objetos que utilice frecuentemente, como el teléfono y el teclado, y a más distancia los que utilice menos a menudo, como las unidades de almacenamiento o la impresora. Así cambiará de posición cada cierto tiempo.

Mauro D’yntino
Lic. en Kinesiología
M.P. 4461

Pin It on Pinterest