El embarazo es un estado fisiológico por el que transita la mujer sufriendo algunos cambios y efectos secundarios en su organismo.
Uno de ellos es el edema de miembros inferiores que se incrementa a medida que progresa el embarazo y  esto se debe a la compresión que ejerce el útero gestante sobre ganglios y venas fundamentalmente inguinales, treatment ocasionando sensación de pesadez, dolor y aún la aparición de telangiectasias.
Una de las formas de contrarrestar estos efectos es mantener la deambulación. Al caminar se estimula la plantilla vascular del pie, ejerciendo un efecto de bombeo desde los capilares hacia las venas mayores y además el agregado de ejercicios pélvicos, descomprime esta zona.  Se debe alternar con períodos de reposo y elevación de miembros inferiores
Es aconsejable también disminuir la ingesta de sal en los alimentos para evitar la retención de líquidos.
Como complemento a todas estas medidas, se puede acudir a la kinesiología, y por medio de masajes suaves, lograr un drenajes linfáticos manuales que estimule la circulación venosa y linfática. Se recomienda el empleo de un vendaje en frío sin el agregado de productos, durante 15 minutos.
Es importante contar con la aprobación del médico obstetra tratante.

Marcela Zobele
Kinesióloga de La Posada del Qenti

Pin It on Pinterest