Nuestra alimentación y los cuidados que tenemos pueden hacer la diferencia entre un organismo sano y uno enfermo. ¿Querés conocer el “grado” de nocividad del tuyo? Te decimos cuáles son las manifestaciones que debés atender.

intox

Nuestro organismo es una maravilla de la evolución. Dentro de él y a cada instante se llevan a cabo miles de reacciones químicas dedicadas a mantener nuestro equilibrio interno y nuestra salud.

Pero ese equilibrio se ve afectado cada día por agresiones del exterior. Virus, check bacterias, patient radiación solar, web contaminación ambiental, y otros agentes nocivos nos atacan permanentemente. Pero uno de los peores enemigos somos nosotros mismos. La alimentación y cuidados que le damos a nuestro cuerpo pueden hacer la diferencia entre un organismo sano y uno enfermo, intoxicado.

Órganos como el riñón, pulmón e hígado, entre otros, se encargan de filtrar, controlar o neutralizar los componentes dañinos. La alimentación actual está plagada de productos enlatados e industrializados, y la gran mayoría contienen grandes cantidades de conservantes, colorantes, estabilizantes, resaltadores de sabor, endulzantes artificiales, aditivos; y la lista puede ser más extensa. Estos productos, a pesar de ser procesados por el cuerpo pueden dejar pequeños residuos, y en algunas ocasionas, llegan a acularse en el organismo produciendo la intoxicación del mismo.

¿Qué significa que el organismo está intoxicado?

Una intoxicación se define como “trastornos, cambios y reacciones del org15anismo provocados por una o varias sustancias nocivas; que se ingieren, respiran o tocan”. Dicho de otra manera, es una alteración del organismo, que no es capaz de mantener el equilibrio normal o ideal, y presenta síntomas asociados a una sustancia perjudicial.

El “grado” de intoxicación varía según la edad, el estado general de la persona, la vía de penetración del tóxico y la cantidad del mismo, entre otros factores.

¿Cuáles son las manifestaciones de un organismo intoxicado?

La reacción del cuerpo depende de muchos factores, pero hay manifestaciones a las que debemos estar atentos:

  • Dolores de cabeza.
  • Alteración del sueño e insomnio.
  • Irritabilidad, ansiedad o apatía.
  • Falta de concentración y memoria.
  • Eczemas y sequedad en la piel.
  • Contracturas musculares.
  • Cansancio y falta de energía.
  • Mayor propensión a alergias, infecciones o herpes.
  • Alteraciones del pelo y uñas.
  • Sobrepeso y dificultad para controlarlo.
  • Edemas.

¿Qué debemos hacer en casos de intoxicación?

En primer lugar debemos saber si realmente los síntomas corresponden a una intoxicación. Para eso, existe una acción simple y efectiva: realizar un chequeo médico integral, que nos permitirá descartar otro tipo de patologías asociadas.

En casos de intoxicaciones agudas, en donde hay una respuesta inmediata a alguna sustancia tóxica, en general es fácil hacer el reconocimiento. Pero, en algunas ocasionas, el organismo va entrando en contacto con sustancias nocivas y genera cuadros leves pero progresivos y crónicos, lo que hace difícil su interpretación y diagnóstico. Sin embargo, el chequeo médico y los análisis de rutina son el arma más efectiva de control.

¿Podemos prevenir la intoxicación del organismo?

La respuesta para la mayoría de los casos es… ¡Por supuesto! En el listado siguiente podemos ver muchas acciones relacionadas a nuestro bienestar que son necesarias para mantener nuestro cuerpo saludable.

  • Llevar una alimentación balanceada. La calidad de los alimentos que ingerimos define en gran medida al organismo.
  • Realizar actividad física regular. Permite que órganos dedicados a la desintoxicación (como la piel, el pulmón, el riñón y el hígado) trabajen de forma más eficiente.
  • Preferir los alimentos frescos y naturales, como verduras, frutas, cereales y todo lo casero. Mientras menos procesados estén, menos químicos vamos a ingerir.
  • Evitar productos industrializados tales como gaseosas, “comidas rápidas” o pre-elaboradas. Este tipo de preparados conllevan gran cantidad de aditivos que a mediano y largo plazo son nocivos para el cuerpo.
  • Dormir lo suficiente. Es importante respetar las horas de descanso y de sueño.
  • Mantener controlado el estrés, ya que es un factor de riesgo que genera o agrava la intoxicación del cuerpo.
  • Mantener la alegría. Sonreír, relajarse y simplemente ser feliz ayuda a mantener nuestra salud.

Ya tenemos la fórmula, solo resta ponerla en práctica.

 

Dr. Christian Leiva

MP 31.209/1

Director de Centro Médico

La Posada del Qenti

Pin It on Pinterest