La cirugía cumple un rol clave en el tratamiento del obeso mórbido, more about pero es un eslabón más de la cadena en la que están los miembros de un equipo multidisciplinario.

La obesidad puede ser definida como una enfermedad crónica, approved epidémica, metabólica, de origen multifactorial; caracterizada por un exceso de grasa corporal, cuya magnitud y distribución condicionan la salud del paciente.

Ya desde la antigua Grecia, se conocían algunos efectos de esta enfermedad, Hipócrates asoció la obesidad con la muerte súbita hace más de 2000 años.

La obesidad incrementa los riesgos de tener enfermedades asociadas como la hipertensión arterial, diabetes tipo 2, neoplasias, trastornos psicológicos, depresión, pérdida de la autoestima etcétera. Esta enfermedad está determinada por factores genéticos y del medio ambiente. Comienza actualmente desde la niñez por los malos hábitos alimenticios, comidas chatarras, falta de gasto calórico, poca actividad física, escasas horas de deportes, debido a la comodidad de esta época, por ejemplo, el uso del control remoto en la TV, Play Station, etcétera

En cerca del 30% de los niños afectados, ambos padres también lo son. El riesgo es cuatro veces mayor si uno de sus padres es obeso y sube a ocho si ambos lo son.

En 2004, la Organización Mundial de la Salud declaró a la obesidad como la “epidemia del siglo XXI” (Resolución WHA 57.17) y estimó que en 2015 habrá en el mundo 2.300 millones de adultos con sobrepeso y más de 700 millones serán obesos.

¿Cómo se mide? Mediante la determinación del índice de masa corporal (I.M.C. = peso / estatura al cuadrado).

Entre 18 y 25 de IMC se considera peso normal, más de 40, se considera obeso mórbido –es decir, con riesgo muy aumentado de tener complicaciones cardiovasculares–, metabólicas, osteo-articulares, etcétera.

Se estima que en la provincia entre el 1% y el 3% de los habitantes son obesos mórbidos y es a estos pacientes a los que se los debe considerar como candidatos a ser intervenidos quirúrgicamente. La cirugía cumple un rol muy importante en el tratamiento del obeso mórbido, pero es un eslabón más de la cadena que cumplen el resto de los integrantes de un equipo multidisciplinario (clínicos, endocrinólogos, psicólogos, nutricionistas, fisioterapeutas, profesores de educación física).

La cirugía bariátrica garantiza la pérdida de peso, revierte la mayoría de las enfermedades asociadas, prolonga la expectativa de vida, recupera la autoestima, la reinserción social y laboral.

En 2004 en el Hospital Córdoba se creó el primer Programa de Cirugía Bariátrica en una institución pública del país, reconocida ministerialmente para atender en forma gratuita a pacientes carenciados y sin cobertura médica; actualmente continúa prestando asistencia con técnicas desarrolladas a nivel Internacional; como el by- pass gástrico, la gastrectomía vertical en manga por vía laparoscópica; dependiendo de la Sección Cirugía Bariátrica del Servicio de Cirugía General.

En 2007 y por decreto ley 26396 fue considerada a nivel nacional como una enfermedad. Y en 2009 se dictó la ley de trastornos alimenticios. En 2005, el Apross (la obra social de los empleados públicos) fue pionera en abordar la cobertura de esta enfermedad en pacientes obesos mórbidos y cubrir la práctica quirúrgica con grupos multidisciplinarios. Recientemente instauró un programa que abarca a todos los pacientes –desde aquellos con sobrepeso hasta los obesos graves–, haciendo hincapié en la prevención, promoción y tratamiento integral.

En síntesis, puedo decir que hoy se puede ayudar a estos pacientes en forma segura dentro de un Programa de Cirugía Bariátrica y que la indicación de cirugía debe ser tomada por un grupo multidisciplinario.

Pero el mejor tratamiento “es la prevención”, estimular la práctica de deportes, caminatas, comer alimentos sanos.

Hoy, en nuestra provincia, todos los pacientes, con o sin cobertura, pueden ser tratados.

 

Fuente: www.lavoz.com.ar

Pin It on Pinterest