Las estadísticas de obesidad en las últimas décadas muestran un incremento acelerado, considerándose una epidemia global . Los niños y adolescentes no escapan a esto. Se originan en los cambios en estilo de vida que se presentan en las últimas dos o tres décadas y que afectan tanto a países desarrollados como en vías de ello. Asociados a cambios socioeconómicos, tecnológicos, biotecnológicos, poblacionales y familiares. La genética-familiar no explicarían los incrementos de obesidad como causa principal, pero sí hay una predominancia en la alimentación y sedentarismo actual. En nuestro país, como en la mayoría de los países occidentales, padecemos una grave epidemia de ECNT( enf. Crónicas no transmisibles) y particularmente de ECV (Enf. Cardiovasculares), estas últimas encabezan la principal causa de muerte a partir de la década del 70. Patrones de comportamiento y hábitos contribuyen en una medida importante al desarrollo de este grupo de enf.; factores de riesgo como. · Obesidad · Tabaquismo · Sedentarismo · Hipertensión arterial · Dislipidemias ( colesterol, trigliceridos etc) y procesos ateroescleroticos. · Se relacionan con la progresión de la enf cardiovascular y su persistencia a los largo del tiempo. En estudios anatomopatológicos, se conoce que los procesos ateroescleroticos se inician en la infancia y el grado de extensión de las lesiones en niños y adultos jóvenes, se relacionan con la presencia de los mismos factores de riesgo identificados. Si bien la presencia de un solo factor especifico determina riesgo, habitualmente hay varios asociados. La modificación de hábitos y patrones de comportamiento en general es difícil. Estrategias de promoción y protección de la salud constituyen las herramientas más importantes para la reducción de estos riesgos. La educación de la población, las acciones gubernamentales, mediante legislaciones especificas, el equipo de salud y la educación escolar, son los principales pilares para tratarlas. La infancia y la adolescencia nos dan una gran oportunidad para promover la salud, las intervenciones en estas etapas además permiten educar y estimular a los padres, para que adopten un estilo de vida sano y puedan trasladarlo a sus hijos Dra Andrea Piñero Medica Nutricionista

Pin It on Pinterest