La caída del cabello y la fragilidad capilar puede asociarse a múltiples causas como el stress, side effects problemas dermatológicos, uso prolongado de ciertos medicamentos, cambios estaciónales, uso de ciertos productos capilares no adecuados para cada tipo de cabello, cambios hormonales, factores genéticos entre otros.

Las dietas no equilibradas o deficitarias en ciertas vitaminas, minerales y proteínas de buena calidad pueden contribuir a debilitar el cabello o favorecer su caída.

Lo primero que se debe asegurar para mantener en cabello fuerte y sano es un buen aporte de vitaminas y minerales a través del consumo diario de al menos 5 porciones entre frutas y vegetales teniendo especial cuidado en combinar distintos colores, al igual que consumir una porción diaria de proteínas de alto valor biológico presentes en carnes magras, clara de huevo y lácteos descremados. Algunas de las más importantes para el cabello son : vitamina A, abundante como beta caroteno en zanahoria, zapallo. La vitamina C en cítricos, kiwi, tomate, pimiento rojo. La biotina que es una vitamina del complejo B cuyo déficit es raro pero se ha asociado a debilitamiento del cabello, está presente en yemas de huevo y el hígado. También en alimentos como la levadura de cerveza, avena, soja, nueces, semillas de girasol, trigo y arroz integral.

Con respecto a los suplementos, complejos vitamínicos y minerales de venta libre, siempre es recomendable consultar con un profesional (clínico, dermatólogo, medico nutricionista) no solo para una prescripción correcta de éstos, sino para realizar un diagnostico adecuado de la problemática capilar.

Dra. Viscovig Rosana

Medica Nutricionista

La Posada del Qenti

Pin It on Pinterest