El Sobrepeso y la Obesidad tienen un índice de mortalidad parecido o mayor que el ocasionado por las enfermedades relacionadas con el tabaco. Solo que en este caso todavía no es un veneno admitido y difamado con razón como los cigarrillos.

En general hemos olvidado como alimentarnos, sale convirtiendo éste acto sustancial, viagra en un agente dañino y destructivo y no en una fuente de vida.

En el año 1900 las causas de muerte en EE.UU. eran en orden de importancia:

  1. Tuberculosis
  2. Neumonía
  3. Enfermedades diarreicas
  4. Cardíacas
  5. Hepáticas
  6. Apoplejía
  7. Cáncer
  8. Bronquitis
  9. Difteria

Cien años más tarde, los alimentos se encuentran totalmente industrializados con azúcares, edulcorantes, sales, grasas y toda una serie de químicos agresivos (incluso en algunos casos adictivos). Agravado esto con la proliferación de restaurantes de comidas rápidas provocaron que hoy el orden de importancia de causas de muerte sea:

  1. Enfermedades cardíacas
  2. Cáncer
  3. Apoplejía
  4. Enfermedades pulmonares
  5. Accidentes
  6. Neumonía
  7. Gripe
  8. Diabetes
  9. Suicidios
  10. Afecciones renales y hepáticas

glovesidad 2

La mayor parte de estas tienen un denominador común: la mala alimentación y el sedentarismo, que produce sobrepeso y obesidad.

La Diabetes es una enfermedad, asociada a la obesidad, que provoca grandes daños al organismo y la padecen cada vez más personas. Incluso en mucho de los casos lo desconocen.

En los chequeos médicos que se realizan en La Posada del Qenti se ha la aparición de esta enfermedad, incluso en estados previos, que es muy importante atender a tiempo.

La Industria Alimentaria en EE.UU. es una poderosísima corporación donde lamentablemente la ética y la salud escapan de sus atributos. Tal es así que producen hamburguesas, pizzas, enlatados, pasteles, carnes de animales criados en corral con excesos de antibióticos que consumimos diariamente, gaseosas con exceso de químicos que afectan la función metabólica, chocolates y cereales, harinas y azúcares refinadas, que producen más del doble de las calorías que sus ciudadanos necesitan. Como toda esta producción debe ser ingresada al mercado de consumo se elaboran estrategias de marketing impresionantes, presentando inescrupulosamente a los alimentos como funcionales y engañando deliberadamente a los ciudadanos, como hicieron con los cigarrillos.

Esto es entendible si observamos que los capitales que explotaban el tabaco hoy migraron, en su mayoría, a la industria alimentaria manteniendo la misma falta de códigos del cuidado de la salud de las personas, privilegiando sólo el gran negocio económico que representan, no cuidando la salud de la población ni previniendo enfermedades, que luego deben ser atendidas por un mayor presupuesto en salud, y un desmejoramiento de la calidad de vida de las personas.

Otro desencadenante importante de ésta pandemia es el stress. Hoy lamentablemente convive con muchos de nosotros, quienes hacemos enormes esfuerzos para adaptarnos a las cambiantes situaciones laborales, económicas, políticas y personales.

El consumo excesivo de fármacos, sobre todo ansiolíticos, antidepresivos, etc. sin el debido soporte profesional, son también causantes de muchos de los problemas que afectan la función metabólica y por ende nuestra salud en general.

Todos estas afecciones son tratadas con Planes de Salud Especiales por el Centro Médico de La Posada del Qenti: Gestión de Peso, Gestión de Stress, Diabetes de tipo 2, Antitabaco y programas de Rejuvenecimiento Biológico, se desarrollan con éxito desde hace ya 19 años.

Ir a la primera parte

 

 

Pin It on Pinterest