En los últimos 20 años se constituye como la patología de mayor crecimiento e incidencia en la morbi mortalidad de la población mundial. Con complicaciones inherentes a sí misma y por comportarse como factor de riesgo independiente para otras patologías como la cardiovascular y diabetes tipo 2.

Se caracteriza especialmente por ser no transmisible, more about crónica, visit con un incremento acelerado y fundamentalmente por ser PREVENIBLE, information pills constituyendo una de las epidemias más peligrosas y hasta el momento de difícil abordaje para su control efectivo, llamada significativamente “globesidad”.
En nuestro país los índices de sobrepeso ( IMC entre 25 y 30) incluyendo a la obesidad
( IMC > de 30), llegan aproximadamente entre 55 y 60 % de la población.
La celeridad del incremento y las nuevas características en la presentación, lo evidencian los índices de obesidad infantil que llegan a cifras del 13% entre los 6 y 14 años. En el mundo cerca de 22 millones de niños sufren obesidad antes de los 5 años.
Con distintas etiologías y variables que modulan su comportamiento como: genéticas, metabólicas, ambientales, conductuales y con una marcada influencia socioeconómica y cultural, esta patología repercute en acortamiento de la vida, aumento de la morbilidad, altos costos (superando al tabaco y alcohol) y con complicaciones físicas, psíquicas y sociales.
Si bien la obesidad tiene como causa básica la sobrealimentación acompañada con gasto energético bajo, sería simplista quedarnos en este único aspecto. Las distintas teorías en cuanto a etiología y características que abordaremos en esta jornada, están abriendo buenas perspectivas en el diagnóstico y medicación, pero no logran aún el verdadero éxito de la terapéutica a largo plazo.
Mientras no se entienda que esta enfermedad ( junto a otros factores de riesgo) es responsabilidad de toda la comunidad y sus principales efectores, no podremos avanzar en estrategias exitosas.
El trabajo aislado del médico con sus recomendaciones y acompañamiento cada vez más limitado en el logro de los cambios de hábitos sostenidos, es un trabajo de resultados magros si no se acompañan de medidas de control en la difusión marketing y supervisación de la calidad en la oferta de la industria alimentaria.
La educación de padres y docentes, la equidad en el acceso a la buena calidad y cantidad de alimentos, la promoción facilitación y acceso a la actividad física y la contemplación por salud pública de esta enfermedad dentro de la prevención y tratamiento, constituyen aspectos también fundamentales.
Esta es la invitación que les proponemos, comenzar la discusión para lograr programas de control realmente efectivos

Dra. Alicia Ciapponi
Directora Médica de la Posada del Qenti
Y Qenti Médical

Pin It on Pinterest