El desayuno es la comida principal del día, no debemos pasarla por alto. Aparte de asegurar que tu cuerpo obtenga todos los nutrientes desde las primeras horas de la mañana, un desayuno balanceado te permite programar comidas regulares, evitando las “picadas” entre comidas.

Cuando una persona no desayuna el cerebro, en vez de ocuparse de sus funciones intelectuales, pasa toda la mañana activando el sistema de emergencia para obtener combustible y alimento. El no desayunar también influye en la pérdida de peso ya que el ayuno genera un ahorro de energía, lo que hace que el metabolismo disminuya y como el cerebro no sabe de cuantas horas será el ayuno y lo tendremos sin alimentos, en la comida siguiente “guardará” para tener de reserva; y sabes donde guarda reservas? en el tejido adiposo!

La comida más importante del día debe contener diversos grupos de alimentos (fruta, lácteo descremado y cereales integrales),  de esta manera harás del desayuno una fuente de energía y bienestar.

Para tener un desayuno adecuado necesitas:

  • Un producto lácteo, puede ser leche, yogurt o quesos (descremados para evitar el exceso de grasas de origen animal). Para aquellos que no toman lácteos, las frutas secas son una buena opción para aumentar el consumo de proteínas (si bien estas son de origen vegetal) y semillas.
  • Cereales Integrales (panes integrales, de salvado, multicereal, copos o fibras), alimento clave que provee carbohidratos como fuente de energía y proteínas para mantener músculos y otros órganos. Recuerda que la Fibra tiene muchos beneficios para la salud, Aportan más vitaminas (Vit. del Complejo B), minerales y otros nutrientes que los alimentos refinados. Ayudan a reducir los niveles de colesterol y, por tanto, el riesgo de enfermedades cardíacas. Son ideales para las personas con diabetes, ya que su ingesta no produce ‘picos’ elevados de glucosa en sangre y favorecen el tránsito intestinal.
  • 1 Frutas, llena tu día con vitaminas y antioxidantes. Las frutas también te aportan fibra, son esenciales para una buena digestión.

Lic. Del Boca, María Soledad – M.P 1998

Área de Nutrición

La Posada del Qenti

 

Pin It on Pinterest