¿Sabía que la cocina es un buen aliado para el aprendizaje de sus hijos?. Los niños pueden aprender mucho en la cocina. Además, viagra ambos van a tener ¡mucha diversión!

En épocas de vacaciones donde pasamos mas tiempo con nuestros hijos, buy information pills nietos y sobrinos, order podemos cocinar juntos o preparar sus meriendas para llevar al rió o la pileta.

Un niño aprende los nombres de los alimentos, utensilios y técnicas. Los diferentes colores, sabores, texturas y aromas de los alimentos son una fiesta para sus sentidos. Permitirles tocar, introducir las mano en las masa, mezclar líquidos y sólidos, probar los sabores, darle forma a un plato, se convierte en la alquimia perfecta para trasmitirles a los mas pequeños el cuidado de nuestro cuerpo y salud.

Las matemáticas aparecen cuando tiene que contar los ingredientes a utilizar, se presenta a las fracciones al medir los ingredientes y se aferra al concepto de tiempo en el que espera a que la receta esta lista. Aprender acerca de las formas y tamaños es más divertido con vajilla, ollas y sartenes como material didáctico.

Su hijo también llega a practicar habilidades físicas, como el amasado, batido, agitación y golpes. Su coordinación y habilidades de equilibrio se ponen a prueba cuando se derrama bebidas o se casca un huevo. Cocinar nutre la creatividad de su hijo y la suya también, no espere tener todo los ingredientes.

En el plano social, se convierte en un compañero más cooperativo y paciente y se comparte las frustraciones si algo salio quemado del horno.

Escriba con sus niños la receta en una libretita con el resultado de su experiencia.

Por último, cuando se las arregla para producir su obra maestra culinaria propia, se siente un sentido de orgullo y logro que contribuye a su desarrollo emocional.

Ahora manos a la obra, no pierda el placer de cocinar con sus hijos.

Lic. Sandra Villarreal

Pin It on Pinterest