El envejecimiento del ser humano empieza desde el momento en que nace. La primera medida que cada uno puede hacer es aceptar esa realidad, link aconseja Hugo Alberto Schifis, side effects presidente de la Sociedad Argentina de Gerontología y Geriatría.

La preparación para la última etapa de la vida debe empezar desde la infancia, con las vacunas administradas como marca el calendario nacional de inmunizaciones. También hay dosis de vacunas que se deben dar durante la adultez, como la de la gripe y la neumonía.

Comer frutas y verduras es clave para prevenir diferentes enfermedades. Se recomiendan 5 porciones por día.

La actividad física también es fundamental. Se aconseja al menos media hora de caminata. Dependerá de la edad y el estado de salud de cada persona, que debe hacerse un chequeo médico. El médico puede determinar qué tipo de actividad corresponde para cada persona. Para mayores, la gimnasia acuática es adecuada porque permite relacionarse con otras personas y favorece el cuerpo.

Buscar espacios para reunirse con otros, como los centros de jubilados, clubes, u otros lugares donde se realicen actividades de interés para cada persona. Aislarse puede llevar a la depresión y también a la demencia. Bailar, jugar al ajedrez, hablar con otras personas de diferentes generaciones, acercarse a escuelas y otros proyectos comunitarios.

Las familias deben tener paciencia y evitar discusiones con problemas de sordera de la persona mayor. Estas discusiones pueden llevar al aislamiento, una situación que no favorece el envejecimiento saludable.

Fuente: www.clarín.com

Pin It on Pinterest