¿Cómo mejorar mi alimentación este 2021?

¿Cómo mejorar mi alimentación este 2021?

Alimentos caseros vs. ultraprocesados

Los nuevos estilos de vida llevaron a que la alimentación familiar pase a segundo plano, llevándonos cada vez más lejos de las comidas caseras, de las recetas ancestrales y de compartir la mesa.

Cocinar en casa tiene beneficios para la salud:

  • Reducimos el consumo de alimentos ultraprocesados, ricos en sodio, grasas saturadas, trans y azucares refinadas.
  • No tenemos disponibilidad de alimentos permanentemente, favoreciendo un ambiente seguro, lo que ayuda a evitar el picoteo constante.
  • Mejoramos el consumo de fibra alimentaria, aumentando el consumo de frutas, verduras, cereales integrales y legumbres.
  • Planificamos a conciencia los alimentos que vamos a consumir en cada ingesta, sin librar al azar las comidas, mejorando así la calidad de los nutrientes.

El aumento de la disponibilidad y consumo de alimentos ultraprocesados tiene un impacto negativo en la salud.

Sus principales resultados son el aumento del peso corporal  y patologías asociadas como enfermedades cardiovasculares, diabetes, algunos tipos de cáncer.

Te recomendamos:

  • Planificar las comidas para así tener todos los ingredientes necesarios en casa.
  • Evitar los enlatados, podes reemplazarlos por congelados, son de mejor calidad.
  • Disminuir los panificados industriales como galletitas, grisines, panes tipo lactal y reemplazarlos por opciones hechas en casa o de panadería, sin tantos conservantes.
  • Disminuí las carnes procesadas (fiambres, embutidos) y elegí las de mejor calidad.
  • Elegir agua potable o bebidas saborizadas caseras, en reemplazo de jugos de sobre o concentrados, gaseosas o bebidas saborizadas industrializadas ricas en azúcares o edulcorantes artificiales.

Empezá con pequeños cambios y mejora tu alimentación y calidad de vida día a día.

 

Lic. en Nutrición Lanzeni Sofia MP: 3672
Área de nutrición de La Posada del Qenti
¿Sabes qué es el resveratrol y donde podemos encontrarlo?

¿Sabes qué es el resveratrol y donde podemos encontrarlo?

¿Gastas tu dinero en costosas cremas y tratamientos de belleza para lucir más jóven?

Si es así te contaremos que, el mejor secreto para combatir las arrugas y el envejecimiento es mucho más fácil de conseguir.

Probablemente has escuchado sobre los beneficios de tomar vino tinto y comer chocolate negro. Los investigadores afirman que se deben a la presencia de un químico natural llamado resveratrol.

Esta sustancia funciona como protector cardiovascular, anticancerígeno, antiagregante plaquetario (inhibe la formación de trombos o coágulos sanguíneos), es antiinflamatorio y antialérgico.
Conocido como la molécula de la eterna juventud, es un antiarrugas natural con efecto antioxidante que potencia las fibras de colágeno. Hasta los 30 años de edad, nuestro cuerpo fabrica colágeno de forma natural, a partir de ese momento, produce cada vez menos hormonas y también menos cantidad de colágeno.

El vino tinto es la mejor fuente de fuente de resveratrol, ya que sus fuentes más naturales son las plantas, incluida la piel de uvas rojas, bayas oscuras, vino tinto y cacao crudo.

Beber diariamente vino tinto ayuda a proteger la salud cardíaca. Se recomienda 1 copa al día para las mujeres y 2 para los hombres. Se estima que el consumo moderado de vino reduce en un 30 por ciento el riesgo de sufrir un paro cardiorespiratorio.


El resveratrol incrementa notablemente el flujo de sangre al cerebro, lo que sugiere un beneficio considerable para la función cerebral saludable y los efectos neuroprotectores.
Esto significa que consumir más puede aumentar la protección contra problemas cognitivos / mentales, como el Alzheimer, la demencia y otros.
También se ha demostrado que puede prevenir la diabetes, la prediabetes y la obesidad, ayudar a la digestión y energizar el cuerpo.
También ha sido asociado a una disminución de entre un 30 y un 40 por ciento del riesgo de sufrir diabetes tipo 2.

En el caso del chocolate, se trata de un producto que además de ser alto en antioxidantes, genera endorfinas, las famosas «hormonas de la felicidad».

Eso sí, es importante no dar rienda suelta a los antojos, sabemos que el consumo excesivo puede tener repercusiones indeseadas en la salud. En este sentido, la recomendación de los especialistas es consumir diariamente no más de 30 gramos de chocolate, idealmente de alta calidad, con al menos un 70% de cacao.

Una barra de 100 gramos de chocolate negro con 70 a 85% de cacao contiene:

  • 11 gramos de fibra.
  • 67% de la RDI* para el hierro.
  • 58% de la RDI* para magnesio.
  • 89% de la RDI* para el cobre.

  • 98% de la RDI* para manganeso.

Por lo tanto, su consumo también mejora la salud de muchas otras maneras:

  • Baja la presión arterial.
  • Mejora el flujo sanguíneo.
  • Aumenta el HDL y protege el LDL de la oxidación.
  • Disminuye el riesgo de enfermedad cardíaca.
  • Protege la piel del daño solar.
  • Aumenta la función del cerebro.

*RDI: Ingestas Diabéticas de referencia

 

Beneficios de la meditación

Beneficios de la meditación

Unos minutos al día para relajarnos, reduce notablemente la ansiedad y el estrés

Según una encuesta de la organización Mental Health Research Canada, la ansiedad y la depresión en la mayoría de las personas durante esta pandemia, agravo notablemente nuestro equilibrio mental.

Nuestra mente tiende a divagar entre el pasado y las preocupaciones por el futuro.

La práctica de la meditación se centra en mantener la consciencia en el presente, poniendo nuestra atención en el cuerpo y en la forma de respirar y este es el anclaje que necesitamos para relajarnos.

Entonces, ¿En que puede ayudarnos la meditación?

Dejar de lado el miedo
No debemos dejarnos asustar por la situación que estamos pasando, el miedo y el estrés baja nuestras defensas por lo que comenzaremos a sentirnos mal y tenemos mas chances de enfermarnos. Desde que apareció el Covid-19 estamos ante un escenario de incertidumbre donde no sabemos cómo ni cuando terminará y eso nos mantiene en constante estado de alerta. Por esto es bueno encontrar el momento de descanso, conseguir serenidad y calma en este caos que atravesamos.

Equilibrar tu mente
Practicar meditación nos ayuda a estar mas sanos, mas felices, con mayor poder para enfrentarnos a situacuiones complejas, es decir que seremos mentalmente más fuertes.

¡Chau ansiedad!
La ansiedad entorpece nuestra vida diaria, no nos permite tomar decisiones de la mejor manera sino mas bien precipitadas. Cuando encontramos la serenidad y el bienestar nos sentimos bien con nosotro mismos y con el resto.

Descansar mas y mejor
«Con el coronavirus, estamos como niños que vieron una película de terror y no pueden conciliar el sueño», dice el psicólogo Alejandro Schujman. Las encuestas demuestran que la mayoría presentan problemas para conciliar el sueño, hay problemas de insomnio y somnolencia durante el día. Si realizamos al menos 3 veces a la semana una meditación de seguro conseguiremos un sueño mas placentero.

Mejora nuestra energía y rendimiento

Meditar forma parte de un estilo de vida saludable. Una vez que conseguimos que este hábito forme parte de nuestras vidas, mejora la autoestima, el rendimiento, canalizamos emociones, sentimientos para lograr la plenitud.

Siempre que te sientas desconcertado o con sentimientos de negatividad, no te dejes llevar…

Deja lo que estés haciendo, respira profundamente y centra toda la atención a tu respiración.
Observa tus pensamientos, sin juzgarlos ni tratar de modificarlos, Simplemente obsérvalos, acéptalos y déjalos ir.
Y, por último, regresa a lo que estabas haciendo, solo que esta vez con presencia y serenidad.
En tiempos de coronavirus es más necesario que nunca la práctica de la meditación o cualquier otra actividad que tenga como objetivo cuidarnos física y espiritualmente.

¿Existe un vínculo entre el consumo de alcohol y las enfermedades crónicas?

¿Existe un vínculo entre el consumo de alcohol y las enfermedades crónicas?

La situación de pandemia que estamos viviendo nos obliga a todos a modificar nuestros hábitos y rutinas, lo que nos afecta emocionalmente y puede provocar un aumento del consumo de bebidas alcohólicas. 

El consumo de alcohol es uno de los principales factores de riesgo prevenibles de las enfermedades crónicas no transmisibles (cardio y cerebro vasculares, trastornos metabólicos, etc). 

Su consumo excesivo a lo largo de la vida produce un aumento en la acumulación de grasa abdominal, aumentando el perímetro de la cintura y, en algunas ocasiones,  aumentando el  peso corporal, dando lugar al sobrepeso u obesidad, lo que  incrementa el riesgo a padecer enfermedades.

El alcohol es una sustancia con calorías vacías.

Es importante tener en cuenta, que cuando se bebe alguna bebida alcohólica se está reemplazando alimentos potencialmente saludables con calorías que no aportan nutrientes y no son aprovechadas por el organismo.

Muchas veces, estas bebidas se asocian a otras, normalmente ricas en azúcares, como gaseosas, jugos de fruta industrializados, pulpas de fruta enlatadas, aumentando aún más las calorías vacías de la bebidas (azúcares refinadas y alcohol).

Recomendaciones para cuidar el consumo de alcohol:

  • Limitar su consumo durante la semana.
  • Considerar el alcohol como sustancia de consumo ocasional: en un cumpleaños, en una comida familiar, en un evento.
  • Cuidar la cantidad que consumimos: disfrutar la porción y no repetirla.
  • Elegir bebidas que no requieran ser mezcladas con otras ricas en azúcares.
  • Elegir la copa de alcohol o el postre, para evitar excesos en la comida.

Todos los alimentos y bebidas pueden consumirse, no existen prohibiciones, siempre cuidando la cantidad y calidad de lo que consumimos, y así nuestros cuerpos.

 

Lic. Lanzeni Sofía

MP:3672

Área de nutrición de La Posada del Qenti

¿Cuáles son los riesgos de fumar ocasionalmente?

¿Cuáles son los riesgos de fumar ocasionalmente?

Estudios de la Facultad de Medicina de Penn State y de la Universidad de Duke indican que las personas que se consideran fumadores ocasionales también cumplen con los criterios de la adicción a la nicotina y que, por tanto, pueden tener una gran dificultad para abandonar el hábito sin ayuda.

«Sorprendentemente, casi dos tercios de los que fumaban solo de uno a cuatro cigarrillos por día eran adictos, y alrededor de un cuarto de los que fumaban menos de una vez por semana eran adictos», argumenta Foulds.

Antes se creía que para tener adicción a la nicotina era necesario fumar mas de 10 cigarrillos por día, pero este estudio demuestra que incluso aquellos que no fuman todos los días, también son adictos.

El consumo ocasional de tabaco suele ser un estado de transición hacia otros patrones de consumo más intenso o frecuente. Este trabajo describe las características sociodemográficas, los hábitos de vida relacionados con la salud, y la historia de consumo de tabaco de los fumadores ocasionales, y examina si éstos presentan diferencias con los que consumen tabaco a diario.

Fumar poca cantidad y con menor frecuencia es menos dañino que fumar mucho, pero aún así conlleva riesgos significativos para la salud y las personas que lo hacen, también son adictos a los cigarrillos», explicó Jonathan  Foulds, profesor de Ciencias de la Salud Pública y de Psiquiatría y Salud Conductual de la Universidad de Penn State.

En su trabajo, publicado en la revista científica American Journal of Preventive Medicine, los investigadores examinaron un conjunto de datos existentes de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés), que incluía a más de 6.70. fumadores que habían sido evaluados para averiguar si cumplían con los criterios para el trastorno por consumo de tabaco.

Se encontro que el 85% de los fumadores de cigarrillos diarios eran adictos en cierta medida, ya sea una adicción leve, moderada o grave, reportó la agencia de noticias Europa Press.

Los fumadores ocasionales tienen características sociodemográficas, hábitos de vida e historia de consumo de tabaco diferentes a los que consumen tabaco diariamente. Estas diferencias sugieren que deben realizarse programas de investigación e intervención dirigidos de forma específica a los fumadores ocasionales.

Anteriormente en otras investigaciones, se comprobó que que quienes no fuman a diario, suelen intentar dejar la adicción antes que los que fuman todos los días. De igual manera, estos podrían necesitar de un tratamiento para dejarlo con éxito. Sin embargo, no está claro hasta qué punto la. intervenciones actuales son eficaces para los fumadores ocasionales», concluyó Oliver.

8 Signos que indican que tenemos bajas nuestras defensas

8 Signos que indican que tenemos bajas nuestras defensas

Defensas Bajas

8 Signos que pueden alertarnos

Nuestro sistema inmunitario, también conocido como sistema inmunológico está compuesto por una amplia variedad de órganos, células y moléculas distribuidas por todo el cuerpo, que son  responsables de proteger el organismo de agentes extraños entre muchas otras funciones. 

Este complejo sistema va mucho más allá de defendernos contra elementos externos, también nos protege de “nosotros mismos” en caso de alteraciones como el cáncer.

Entre sus componentes está el sistema linfoide, que incluye a los ganglios linfáticos, el timo y el bazo que están limitados por cápsulas de tejido conectivo. Nuestra primer barrera de protección es la piel, pero luego de esta, la segunda y la tercera líneas de defensa contra los patógenos es nuestro sistema inmunitario

Cuando las personas hablan de «defensas bajas» suelen hacer referencia al deterioro del sistema inmunitario entendido como la defensa natural del cuerpo contra infecciones por bacterias y también contra los virus entre otras cosas.

Pero como dijimos, este complejo y vasto sistema, va más allá de protegernos de los gérmenes; pero tomando esa forma popular, cuando el sistema inmunitario está debilitado, se dice que “las defensas están bajas” o que se tienen bajas las defensas, haciendo referencia a la mala capacidad de protegernos de dichos microorganismos.

Síntomas de defensas bajas

Existen algunos signos de alarma que pueden hacernos pensar que por alguna razón, nuestro sistema de defensa no está trabajando de la forma correcta. 

Veamos algunos de ellos, pero teniendo en cuenta que estos síntomas pueden derivar de otros procesos y patologías, siendo nuestro médico quien pueda despejar esas dudas u orientarnos al respecto.

  1. Infecciones frecuentes. Como una de las funciones es protegernos de las infecciones, tenerlas de forma recurrente es uno de los principales síntomas a tener en cuenta, dentro las las comunes tenemos a las amigdalitis y herpes de forma recurrente. También pueden aparecer infecciones respiratorias a repetición o complicaciones de cuadros simples llegando a Gripe.
  2. Fiebre y escalofríos frecuentes. También relacionados al punto anterior pueden hacernos sospechar.
  3. Aftas bucales. También pueden asociarse otros síntomas digestivos tales como Náuseas y vómitos.
  4. Ojos secos.
  5. Cansancio excesivo.
  6. Diarrea por más de 1 semana.
  7. Manchas en la piel (pueden ser manchas oscuras, rojas o blancas).
  8. Caída de cabello.

Además de los mencionados, el dolor de cabeza recurrente, sangrados de nariz y mareos frecuentes podrían ser señales de un sistema inmunitario debilitado.

Las causas

No suele haber una causa única. En general son varios los factores que pueden combinarse y llevar a una falla de este importante sistema.

Por ejemplo, los trastornos del sueño o un tiempo de descanso insuficiente y poco eficaz, pueden debilitar el sistema inmune. Además el estrés y la ansiedad suelen ser factores a tener en cuenta. Enfermedades crónicas como SIDA y Diabetes, solo por destacar algunas pueden mermar las defensas del organismo. También algunos fármacos como antibióticos o corticoides entre otros. En fin, la lista puede ser muy larga; por eso ante estos síntomas lo mejor es acudir al médico para control.

Finalmente, una alimentación equilibrada, sueño adecuado y la
práctica regular de ejercicio, junto al control de estrés pueden
fortalecer tu sistema inmune para prevenir enfermedades.

 

Dr. Christian Leiva

Director Médico

  1. 31.209/1