Tecnologinitis: cuando la conectividad se vuelve nociva

Tecnologinitis: cuando la conectividad se vuelve nociva

Mejorar la comunicación entre las personas siempre un fue desafío en la agenda de la humanidad. El telégrafo, la radiofonía, los teléfonos y la red celular fueron significativos avances que permitieron que los seres humanos alrededor del planeta podamos interactuar más fluidamente que a través de las cartas escritas a mano. Luego, con la aparición de la World Wide Web, allá por los años 90, la tecnología asociada a la comunicación había comenzado a avanzar a pasos agigantados.

Fue recién en el año 2007 en el cual Apple lanzó el Iphone, considerado uno de los primeros teléfonos inteligentes con pantalla táctil. Este novedoso dispositivo comienzó a diseminarse en un mercado que no había sido tan permeable con las tecnologías anteriores: los adolescentes. Fue explosivo. Pasaron poco más de diez años para que hoy el 80%*1 de las personas en el mundo posean un teléfono inteligente; siendo éste un dato insólito teniendo en cuenta que solo el 70% tienen a su alcance un cepillo de dientes (fuente: Jorge Seoane, de SAP BDM Mobil).

La pregunta es si esto es una causa o una consecuencia, teniendo en cuenta que el uso promedio de estos dispositivos es de 5 horas diarias, chequeándolo un promedio de 110 veces al día. Estamos tan pendientes del aparato que dejamos de percibir a la vida a través del contacto real y lo estamos haciendo cada vez más a través de las pantallas. Videos, fotos y audios están reemplazando a los efectos reales de la vida misma. Un beso pasó a ser un emoticón, un saludo se transformó en un mensaje de audio atemporal y un hermoso atardecer en una foto. Estamos viviendo en la era de los memes.

Los adultos enviamos más de 50 mensajes de Whatsapp  por día mientras que los adolescentes mucho más que el doble. Si tenemos en cuenta la cantidad de personas que alcanzamos con nuestros mensajes y comparamos esa cantidad con las personas con las cuales tenemos contacto visual real a la hora de comunicarnos, seguramente la “comunicación” (si, así entre comillas) digital supera con creces a la personal, es decir, cada vez nos comunicamos más a través de aparatos que personalmente. La pregunta para reflexionar es: ¿Nos comunicamos más o menos que antes?.

Lo que en algún momento supuso un avance tecnológico en compromiso de mejorar la comunicación del ser humano, hoy nos esclaviza. Hemos llegado al punto de crear virtualmente mundos individuales al cual accedemos desde la ventana de nuestro smartphone. Ese pequeño (o grande) mundito comenzó a competir con el mundo real a tal punto que el 33% de las personas revisan el teléfono en público para parecer ocupadas. Es decir, evadiendo el mundo real viajando a su mundito individual, y es tal el respeto que tenemos de ese mundito que cuando vemos que alguien en público está sumergido en su planeta  lo respetamos y jamás lo interrumpimos hasta que no aterriza nuevamente en el planeta tierra. Entonces quedó socialmente establecido como “bien” que aquellas personas que públicamente no desean ser molestados evadan la realidad viajando a su mundito por algunos minutos u horas. Resulta muy sencillo saber quién está en el mundo real o en su mundito, básicamente el que ha viajado a su mundito tiene la pantalla del celular muy cerca de su cara y evidencia los signos típicos de un trance, entre estatua y fantasma.

Los jóvenes y adolescentes de hoy, los famosos nativos digitales, han nacido con la existencia de internet y probablemente hayan tenido un teléfono desde niños. Esto ha generado que para muchas personas el celular sea una extensión de su brazo, un órgano más. No es casualidad que el 80% de las personas duerman con el teléfono y que el 44% no lo apague nunca. A tal punto esta nueva “punta de brazo” se hizo imprescindible ya que 12 de cada 100 personas utilizan el teléfono mientras se bañan, o quizás sea al revés, se bañan mientras usan el celular.

Esta dependencia absoluta que la mayoría sufrimos está generando consecuencias graves a nuestra salud, con afecciones en algunos casos irreversibles. Tendinitis, dolor en cuello y espalda, síndrome del túnel carpiano, ojo seco, dificultad para respirar, dolores de cabeza, insomnio, estrés, vértigo, fatiga y mala digestión *2 *3 son solo algunas de las secuelas relacionadas al abuso de estos aparatitos. Hasta la postura corporal de las personas está cambiando. El uso permanente del teléfono requiere una nueva forma de andar, con el cuello inclinado hasta los 60°, lo que equivale a llevar sobre la cabeza 27 Kg de peso.

Por supuesto además de generar implicancias físicas, la Tecnologinitis deriva en peligrosas conductas sociales. La dependencia a las redes sociales genera una ansiedad comparable a la provocada a la que sufren algunos adictos a las drogas. Aparecen afecciones nuevas como la “Nomofobia” que surge del inglés “no mobile phobia” y está define así al temor intenso e irracional que aparece cuando una persona no tiene su teléfono cerca. “Ringxiety” es otra palabra nueva relacionada a la adicción al ringtone del Smartphone, sobre todo cuando una persona escucha que el teléfono sonó cuando en realidad nunca lo hizo. “Fomofobia” viene de “fear of missing out”, o sea, el miedo exagerado a perderse de algo que esté sucediendo en las redes. Otra consecuencia social que se está viralizando es el “Phubbing”, siendo ésta la conducta de aquel que está concentrado en su teléfono mientras entabla una comunicación personal, es esa falta de respeto evidente cuando alguien le habla y el otro no lo mira a los ojos para estar más atentos al teléfono que a la persona.

Pérdida de placer, problemas de pareja y rotura del vínculo familiar son otras de las consecuencias graves que genera la adicción a la tecnología (recientemente declarada como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud). Pero quizás lo más grave de todo, es que el uso desmedido del teléfono para acceder a las redes sociales, entre otras cosas, disrumpe la soledad, amputa la posibilidad de estar solos, de aburrirnos, de pensar en pensar. Con el teléfono en la mano y un mundo adentro de él, el concepto de soledad ha quedado disminuido a meramente una condición técnica geográfica. El hecho de no aburrirse abole todo tipo de requerimiento creativo haciendo que nuestro cerebro ya no tenga la necesidad de crear. La repetición de éste hábito está disminuyendo notablemente la capacidad creativa de las personas y lo que es peor aún, el uso de las herramientas del teléfono está reemplazando a los razonamientos que antes teníamos por motus propia, poniendo en riesgo la evolución de nosotros como personas.  La capacidad de orientarnos ha sido reemplazada por el GPS, la memoria visual por las fotos en 12 megapixeles, la lista del super por un bloc de notas digital, la agenda por el calendario, el saber por google, la habilidad de hablar un idioma por el traductor automático, el despertador por la alarma y así podríamos seguir con un listado enorme de habilidades que el Smartphone le fue robando a nuestro cerebro. El tema es que según el principio de evolución de las especies, nuestro cerebro irá adoptando nuevas habilidades que hagan falta y descartando las que no se utilicen, siempre en término de conexiones neuronales y redes, y lo mismo pasará con nuestro cuerpo. Imagino un futuro de seres humanos con ojos enormes, pulgares largos y cerebro chiquito. La pregunta sería ¿Qué estamos dispuestos a hacer para que el futuro sea mejor y no peor, dominando a la tecnología, y no vicervsa?.

Algunos tips para mitigar el mal uso de la tecnología:

  1. Poner reglas claras sobre el uso de la tecnología en el hogar es fundamental. Se trata de un acuerdo entre los integrantes de la familia que deben respetar y cumplir. ¿Celular en el almuerzo en la cena si o no? ¿Horarios? ¿Ringtones habilitados o silencio? Etc.
  2. Es clave además administrar el uso propio de la tecnología, principalmente calendizando el uso de las redes sociales. Es decir, si por alguna razón vas a utilizar Facebook, hacelo en un horario organizado y fijo, por ejemplo todos los días a las 18hs. La idea es escapar de la esclavitud a la que estamos sometidos y romper la cadena que nos hace estar pendientes las 24 horas del teléfono y de todo lo que pase en ese mundito.
  3. Complementar el uso de la tecnología con la actividad física es fundamental ya que muchas veces el aparato es una herramienta de trabajo que no podemos evitar, lo que si podemos hacer es generar hábitos saludables para minimizar las consecuencias negativas el uso excesivo de la tecnología.
  4. Siempre pero siempre, priorizar el contacto persona a persona por sobre el virtual. Si la posibilidad existe, tomar un café enriquece emocionalmente mucho más que un frío chat de Whatsapp.
  5. Silenciar las notificaciones. No podemos andar por la vida haciendo ruido como si fuésemos un sonajero, ni estar tan pendientes de lo que pase en las redes. Lo idea es solamente activar las notificaciones de llamadas y mensajes que realmente requieren de nuestra atención, evitando así los ruiditos molesto que invaden nuestros valiosos momentos de paz.
  6. Salir de los grupos de Whatsapp que estas por compromiso. De nada sirve estar por estar cuando miles de mensajes repetitivos no aportan nada a tu vida. Con educación y sin romper el vínculo personal uno puede salirse de los grupos que no suman contenido útil.
  7. Finalmente es aconsejable comunicar al entorno los nuevos hábitos adquiridos: “si es urgente me llaman por teléfono” por ejemplo, para evitar malos entendidos, asumiendo que los mails, las redes e incluso Whastapp no serán chequeados a cada rato.

La tecnología propone un avance exponencial en términos de salud, industria y calidad de vida en general pero siempre va a depender de nuestra relación con ella a través de los dispositivos. Cada vez más robots están reemplazando a los seres humanos, y el problema no es que los robots se estén humanizando sino que los humanos, nos estemos robotizando. No dejemos jamás de apreciar un amanecer y sentir como el cálido sol nos acaricia lentamente, ni de abrazar a un amigo cuando nos necesita ni de mirar a los ojos cuando nos hablan. Todavía estamos a tiempo de ser cada día más humanos, disfrutando así mucho más de la vida en este hermoso planeta.

Fuentes:

*1 publimetro.com.mx

*2 mediatrends.es

*3  infobae.com

Ing. Miguel Cané

Gerente General

La Posada del Qenti

Argentina exportando turismo salud a latinoamérica

Argentina exportando turismo salud a latinoamérica

La Cámara Argentina de Turismo Médico (CATM), miembro del Consejo Directivo de la Cámara Argentina de Turismo CAT, y con el apoyo de la Cancillería Argentina, continua promoviendo el Turismo Medico en el exterior, esta vez y a través del Consulado General y Centro de Promoción en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, realizo los días 25 y 26 de junio una presentación sobre el potencial y profesionalismo del Turismo Médico en Argentina.

Tuvo lugar en los salones del Hotel Los Tajibos y congregó a 60 participantes entre los que se contaban directivos de clínicas, hospitales, seguros médicos internacionales, profesionales médicos de distintas especialidades y agencias de turismo locales.

Con la presencia, interés y excelente apoyo por parte del Cónsul Sr. Roberto Dupuy, la representante de la sección comercial Sra. Maria Lilia Buscaglia, el Sr. Adrián Regueira Gerente Regional de Aerolíneas Argentinas, se desarrollaron las presentaciones encabezadas por el Sr. Cónsul, directivos de CATM, y socios entre ellos  : Hospital Alemán, Altos de Salta,  Hospital Austral, Barneos Reps,  La Posada del Qenti,  y Vidt Oncología Radiante.

Las disertaciones despertaron el interés de los presente, poniendo en valor  la infraestructura, experiencia y tecnología disponibles en Argentina como así también la variedad calidad y  riqueza turística del país,  Medicina Estética, Curativa y Bienestar…. entre ellos ….chequeos médicos preventivos , medicina WELLNESS hoy considerada la medicina proactiva más importante para la salud: pérdida de peso, stress, plan diabéticos, fumadores, rehabilitación neurológica, medicina de la alta complejidad cardiaca, oftalmológica,  con una casuística destacada en trasplantes de médula, riñón e hígado con donante vivo.

Los socios participantes tuvieron agendas privadas de trabajo con los invitados, organizadas por el consulado y una reunión del grupo con el Sr. Cónsul para intercambiar experiencias y plantear las necesidades con el objetivo de desarrollar la exportación de servicios médicos, que significa ingreso de divisas y creación de puestos de trabajo en nuestro país.

El Gerente de Aerolíneas Argentinas anunció un plan especial de promoción para pacientes provenientes de Bolivia, sumado al descuento que tienen ya los socios de CATM de acuerdo a los convenios vigentes.

El boom del turismo médico: La Posada del Qenti en Paraguay

El boom del turismo médico: La Posada del Qenti en Paraguay

Recientemente, La Posada del Qenti (www.qenti.com)  firmó un acuerdo de representación exclusiva en Paraguay con el Sr. Enrique Spalletti a partir del cual se realizarán diversas acciones de desarrollo y promoción del reconocido Centro de Salud en el mercado.

La Posada del Qenti, ubicada a tan solo 40 Km de la Ciudad de Cordoba, es una institución pionera en desarrollar planes de salud integrales y 100% personalizados en el marco de una experiencia de placer.

Nuestra misión es «Mejorar la salud de las personas a través del cambio de hábitos».  Nos comenta el Sr Spalletti. Para ello hemos diseñado diferentes Planes de Salud certificados por normas internacionales de calidad y cuyos resultados están probados científicamente.  Logramos que nuestros huéspedes alcancen un nuevo estilo de vida saludable, previniendo enfermedades, tendiendo al peso ideal, controlando su estrés y retrasando los síntomas del envejecimiento.

Es importante destacar que, en Paraguay, el 64,5%  de la población padece de sobrepeso u obesidad, 14,5% de los adultos fuman y 340 mil paraguayos sufren de diabetes, 4 de cada 10 sufren de estrés y el 45,8% de adultos de hipertensión arterial.

Método Qenti

Nuestro exitoso método se basa principalmente en el cambio de hábitos, logrando así resultados a corto plazo y duraderos. Nos basamos en 4 pilares fundamentales:

  • Alimentación saludable
  • Actividad física
  • Control de estrés
  • Disminución del consumo de fármacos

Los planes saludables de la Posada desarrollados en forma personalizada  por un multidisciplinario equipo de profesionales  brindan una experiencia de salud única, en la cual se logra optimizar el bienestar físico, psíquico y emocional, logrando así una “juventud perdurable”.

 Es la mejor combinación para solucionar problemas de nutrición‚ estrés y estética, en el marco de una experiencia de placer rodeados de montañas, vertientes de agua cristalina y aire puro.

Por ejemplo, con el tratamiento Qentistar de una semana que ofrece La Posada del Qenti, se logra alcanzar un estilo de Vida Saludable y empezar a mejorar aquellos aspectos en la salud que merecen ser atendidos.

La presencia de la Posada de Qenti en Paraguay a través de la  representación del Sr Entrique Spalletti posibilitará reunir toda la información necesaria de la institución y sus propuestas de Bienestar, a través de las cuales se logrará mejorar la salud de las personas optimizando sus rutinas de actividad física, alimentación y hábitos en general.

A travez de la línea Aerea Air Europa nos permite casi de forma diaria llegar a la Ciudad de Córdoba  en tan solo 1,30hs y nuestro Servicio personalizado de Transfer (automovil, vans, helicóptero) los llevara a destino desde el aeropuerto hacia la Posada.-

La Posada del Qenti nuevamente premiada internacionalmente

La Posada del Qenti nuevamente premiada internacionalmente

En el marco del Argentina Quality Summit 2019 en Buenos Aires, organizado por Latin American Quality Institute (institución panameña sin fines de lucro), La Posada del Qenti fue reconocida y premiada como Mejor Empresa Argentina del año por su destacada gestión corporativa, compromiso con la ética, transparencia y la calidad de sus servicios, alineándose a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (17ODS) fomentados por la ONU para conseguir un mundo mejor en el 2030.

Cabe destacar que La Posada del Qenti Medical Wellness es referente en el Turismo de Bienestar en América Latina. Comprometida con su misión de «mejorar la salud de las personas a través del cambio de hábitos», ha alcanzado los máximos estándares de calidad Certificando las Normas Internacionales ISO9001:2015 y con este nuevo reconocimiento afianza su liderazgo en el mercado nacional e internacional.

¿Tenés tecnologinitis? Síntomas físicos de la dependencia de las redes

¿Tenés tecnologinitis? Síntomas físicos de la dependencia de las redes

Por Daniel Tangona*

Es el drama de nuestra época. Cuando pareciera que estamos más conectados que nunca, resulta que estamos completamente ajenos a lo que sucede alrededor. Se estima que el 80% de las personas de todo el mundo tienen un smartphone, y el uso promedio es de cinco horas por día, chequeándolo 110 veces diarias. Vemos y percibimos el mundo a través de una pantalla. «Videos, fotos y audios están reemplazando los efectos reales. Un beso pasó a ser un emoticón», apunta Miguel Cané, gerente general de La Posada del Qenti, un lugar de descanso y reparación desde el que sin duda se lucha contra esta alienación.

Sí, en líneas generales tenemos capacidad de comunicarnos con más personas de las que podríamos en vivo y en directo. Pero ¿realmente nos comunicamos mejor? «Lo que en algún momento supuso un avance tecnológico hoy nos esclaviza. Hemos llegado al punto de crear virtualmente mundos individuales a los que accedemos por la ventana de nuestro teléfono», sostiene Cané. Así, ese universo comenzó a competir con el verdadero y el 33% de las personas revisan el teléfono en público muchas veces para evadir esa realidad. El peor costado de esta adicción la vemos en los nativos digitales, los jóvenes y adolescentes que nacieron con el celular y hoy lo sienten casi como una extensión de su cuerpo.

Esta dependencia no es gratuita. Tendinitis, dolores en cuello y espalda, síndrome del túnel carpiano, ojo seco, dificultad para respirar, dolores de cabeza, insomnio, estrés, vértigo, fatiga y mala digestión son algunas de las secuelas relacionadas con su mal uso. ¡Hasta nuestra postura está cambiando! Porque usar el teléfono requiere andar con el cuello inclinado hasta los 60°, lo que equivale a llevar 27 kilos sobre la cabeza.

Mi profesional amigo tiene un gran nombre para esto: tecnologinitis. Además de síntomas físicos, esta patología implica peligrosas conductas sociales. «La dependencia de las redes genera una ansiedad comparable a la que sufren algunos adictos a las drogas». Afecciones como la nomofobia, el terror irracional a no tener el teléfono cerca, o fomofobia, el miedo a perderse de algo que pueda estar sucediendo, son moneda corriente. También lo son los problemas de pareja y la ruptura del vínculo familiar. «Este nuevo hábito disrumpe la soledad, amputa la posibilidad de estar solos, de aburrirnos», dispara Cané. Está disminuyendo la capacidad creativa, al igual que nuestros razonamientos más lógicos (¿quién necesita orientarse cuando tenemos un GPS?, ¿quién necesita guardar un recuerdo en la memoria cuando podemos sacar 53 fotos?). El dilema es que, según el principio de evolución, se irán adoptando nuevas habilidades que hagan falta y descartando las que no se utilicen. «Imagino un futuro de seres humanos con ojos enormes, pulgares largos y cerebro chiquito», sintetiza. La sola imagen aterroriza. ¿Estamos dispuestos a volver a conectarnos con nosotros mismos y los que nos rodean y frenar esta avalancha?

*Inst. Daniel Tangona – Personal trainer

Entrenador Personal Certificado por – NCSF-NCCA –

Universidad de Miami

Fuente: lanacion.com.ar

La Posada del Qenti el lugar para cuidar tu salud más reconocido de la Argentina

La Posada del Qenti el lugar para cuidar tu salud más reconocido de la Argentina

Todos los años el portal de viajes más importante del mundo, TripAdvisor, selecciona a los mejores lugares en función de la experiencia de los viajeros y la calidad de los servicios brindados. En el 2019 La Posada del Qenti ha sido galardonada con el premio TRAVELLER´S CHOICE por segundo año consecutivo, ubicándola entre los 25 mejores lugares de Argentina y siendo el único establecimiento dedicado a la salud dentro de esta lista.

Este premio representa solo al 1% de los lugares del mundo y para nosotros es el fruto de mucho esfuerzo y dedicación. Nos honra saber que nuestra misión de mejorar la salud a través del cambio de hábitos sea destacada con este premio.

Cabe destacar que nuestro Centro de Bienestar Médico ha recibido también los Certificados de Excelencia 2013, 2014, 2015, 2016, 2017 y 2018, además de que todos los planes de salud están certificados por las Normas Internacionales de Calidad ISO 9000:2015.

Esto evidencia el compromiso con la calidad y la satisfacción que consagra a La Posada del Qenti a la hora de brindar sus servicios. Con más de 20 años cuidando y mejorando la salud de las personas, hoy se ha convertido en un refugio obligado para aquellos que desean cambiar a un estilo de vida más saludable para, justamente, disfrutar más de la vida.

Este premio, nos pone dentro de los 25 hoteles de argentina, siendo el único dedicado plenamente al mejoramiento de la salud.