¿Cuáles son los riesgos de fumar ocasionalmente?

¿Cuáles son los riesgos de fumar ocasionalmente?

Estudios de la Facultad de Medicina de Penn State y de la Universidad de Duke indican que las personas que se consideran fumadores ocasionales también cumplen con los criterios de la adicción a la nicotina y que, por tanto, pueden tener una gran dificultad para abandonar el hábito sin ayuda.

«Sorprendentemente, casi dos tercios de los que fumaban solo de uno a cuatro cigarrillos por día eran adictos, y alrededor de un cuarto de los que fumaban menos de una vez por semana eran adictos», argumenta Foulds.

Antes se creía que para tener adicción a la nicotina era necesario fumar mas de 10 cigarrillos por día, pero este estudio demuestra que incluso aquellos que no fuman todos los días, también son adictos.

El consumo ocasional de tabaco suele ser un estado de transición hacia otros patrones de consumo más intenso o frecuente. Este trabajo describe las características sociodemográficas, los hábitos de vida relacionados con la salud, y la historia de consumo de tabaco de los fumadores ocasionales, y examina si éstos presentan diferencias con los que consumen tabaco a diario.

Fumar poca cantidad y con menor frecuencia es menos dañino que fumar mucho, pero aún así conlleva riesgos significativos para la salud y las personas que lo hacen, también son adictos a los cigarrillos», explicó Jonathan  Foulds, profesor de Ciencias de la Salud Pública y de Psiquiatría y Salud Conductual de la Universidad de Penn State.

En su trabajo, publicado en la revista científica American Journal of Preventive Medicine, los investigadores examinaron un conjunto de datos existentes de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés), que incluía a más de 6.70. fumadores que habían sido evaluados para averiguar si cumplían con los criterios para el trastorno por consumo de tabaco.

Se encontro que el 85% de los fumadores de cigarrillos diarios eran adictos en cierta medida, ya sea una adicción leve, moderada o grave, reportó la agencia de noticias Europa Press.

Los fumadores ocasionales tienen características sociodemográficas, hábitos de vida e historia de consumo de tabaco diferentes a los que consumen tabaco diariamente. Estas diferencias sugieren que deben realizarse programas de investigación e intervención dirigidos de forma específica a los fumadores ocasionales.

Anteriormente en otras investigaciones, se comprobó que que quienes no fuman a diario, suelen intentar dejar la adicción antes que los que fuman todos los días. De igual manera, estos podrían necesitar de un tratamiento para dejarlo con éxito. Sin embargo, no está claro hasta qué punto la. intervenciones actuales son eficaces para los fumadores ocasionales», concluyó Oliver.

8 Signos que indican que tenemos bajas nuestras defensas

8 Signos que indican que tenemos bajas nuestras defensas

Defensas Bajas

8 Signos que pueden alertarnos

Nuestro sistema inmunitario, también conocido como sistema inmunológico está compuesto por una amplia variedad de órganos, células y moléculas distribuidas por todo el cuerpo, que son  responsables de proteger el organismo de agentes extraños entre muchas otras funciones. 

Este complejo sistema va mucho más allá de defendernos contra elementos externos, también nos protege de “nosotros mismos” en caso de alteraciones como el cáncer.

Entre sus componentes está el sistema linfoide, que incluye a los ganglios linfáticos, el timo y el bazo que están limitados por cápsulas de tejido conectivo. Nuestra primer barrera de protección es la piel, pero luego de esta, la segunda y la tercera líneas de defensa contra los patógenos es nuestro sistema inmunitario

Cuando las personas hablan de «defensas bajas» suelen hacer referencia al deterioro del sistema inmunitario entendido como la defensa natural del cuerpo contra infecciones por bacterias y también contra los virus entre otras cosas.

Pero como dijimos, este complejo y vasto sistema, va más allá de protegernos de los gérmenes; pero tomando esa forma popular, cuando el sistema inmunitario está debilitado, se dice que “las defensas están bajas” o que se tienen bajas las defensas, haciendo referencia a la mala capacidad de protegernos de dichos microorganismos.

Síntomas de defensas bajas

Existen algunos signos de alarma que pueden hacernos pensar que por alguna razón, nuestro sistema de defensa no está trabajando de la forma correcta. 

Veamos algunos de ellos, pero teniendo en cuenta que estos síntomas pueden derivar de otros procesos y patologías, siendo nuestro médico quien pueda despejar esas dudas u orientarnos al respecto.

  1. Infecciones frecuentes. Como una de las funciones es protegernos de las infecciones, tenerlas de forma recurrente es uno de los principales síntomas a tener en cuenta, dentro las las comunes tenemos a las amigdalitis y herpes de forma recurrente. También pueden aparecer infecciones respiratorias a repetición o complicaciones de cuadros simples llegando a Gripe.
  2. Fiebre y escalofríos frecuentes. También relacionados al punto anterior pueden hacernos sospechar.
  3. Aftas bucales. También pueden asociarse otros síntomas digestivos tales como Náuseas y vómitos.
  4. Ojos secos.
  5. Cansancio excesivo.
  6. Diarrea por más de 1 semana.
  7. Manchas en la piel (pueden ser manchas oscuras, rojas o blancas).
  8. Caída de cabello.

Además de los mencionados, el dolor de cabeza recurrente, sangrados de nariz y mareos frecuentes podrían ser señales de un sistema inmunitario debilitado.

Las causas

No suele haber una causa única. En general son varios los factores que pueden combinarse y llevar a una falla de este importante sistema.

Por ejemplo, los trastornos del sueño o un tiempo de descanso insuficiente y poco eficaz, pueden debilitar el sistema inmune. Además el estrés y la ansiedad suelen ser factores a tener en cuenta. Enfermedades crónicas como SIDA y Diabetes, solo por destacar algunas pueden mermar las defensas del organismo. También algunos fármacos como antibióticos o corticoides entre otros. En fin, la lista puede ser muy larga; por eso ante estos síntomas lo mejor es acudir al médico para control.

Finalmente, una alimentación equilibrada, sueño adecuado y la
práctica regular de ejercicio, junto al control de estrés pueden
fortalecer tu sistema inmune para prevenir enfermedades.

 

Dr. Christian Leiva

Director Médico

  1. 31.209/1
Cómo influyen las hormonas en nuestro apetito

Cómo influyen las hormonas en nuestro apetito

Cuando uno se siente agitado, angustiado, depresivo, bajoneado, tiene más riesgo de tener sobrepeso, porque el sobrepeso está fuertemente vinculado a las hormonas. Hay que ser consciente de la influencia de los sentimientos, el entorno y la nutrición.

Varias hormonas como la insulina influencian en el apetito. La ghrelina y el estrógeno provocan apetito y la serotonina, la colecistoquinina y el péptido frenan tienden a frenar «las ganas de comer». Las hormonas que abren el apetito originan la sensación de hambre y no deberían estar muy activas cuando se está tratando de perder peso, por este motivo es importante ingerir alimentos sanos que no las estimulen, que contengan mucha fibra y lo necesario de hidratos de carbono.

Por ejemplo la ghrelina se genera en el estomago cuando este está vacío y origina la señal que debemos comer. Cuando comemos los niveles de ghrelina disminuyen hasta que el estomago se llena. Por eso es importante que el estomago este lleno durante bastante tiempo en esto ayuda la alimentación saludable.  Los estrógenos son las hormonas sexuales femeninas, cuando el nivel de estrógeno se eleva también aumenta la sensación de hambre, esta hormona puede verse afectada por el ciclo menstrual y la acción de diferentes medicamentos.

La serotonina es un neurotransmisor, es decir una hormona que actúa en nuestro cerebro y es importante ya que produce la sensación de saturación. La falta de serotonina induce a ingestas copiosas sobretodo productos ricos en hidratos de carbono o carbograsas.

La colecistoquinina se produce cuando hay alimentos en el intestino delgado, frena el proceso de descomposición en el estomago. El peptido se forma en colon después de 15- 20 minutos de estar comiendo produce saciedad y si comemos rápido no alcanza a liberarse por ende no hay saciedad y terminamos comemos más. La producción de suficientes hormonas que freneen el apetito es fundamental en el proceso
de pérdida de peso, puesto que prolongaran la sensación de saciedad en el tiempo.

Los sentimientos, el entorno, la nutrición o el nivel de estrés influyen en el comportamiento de estas hormonas. Un nivel bajo de serotonina puede provocar sentimientos negativos por ejemplo mas estrés o
depresión. Esta falta de serotonina se puede corregir a través de la nutrición y de un estilo de vida sano ya que gran parte de la serotonina se produce dos horas después de la salida del sol. Por eso es de
vital importancia no pasar por alto el desayuno, ya que sin sustancias nutritivas nuestro cuerpo no puede producir serotonina.

Como conclusión en base al comportameinto hormonal del organismo podemos decir que para perder peso y mantenerse en forma hay que comer sano con suficientes vitaminas, minerales y beber mucha agua.

Dra. Gabriela Tórtolo – MP. 24052

Especialista en obesidad y síndrome metabólico

La Posada del Qenti

¿Cuál es la mejor forma de tratar la obesidad?

¿Cuál es la mejor forma de tratar la obesidad?

La obesidad es una de las enfermedades crónicas mas desafiantes en su abordaje entre otras cosas por su etiología multicausal. Tiene profundas consecuencias para la salud de la persona, la vida de los individuos y para los sistemas de salud.

Evidencias actuales indican que el antiguo abordaje de la obesidad centrado en el peso, no solo es ineficaz en generar cuerpos más delgados y más saludables, sino que también puede favorecer repetidos ciclos de pérdida y ganancia de peso, reducir la autoestima, favorecer conductas alimentarias alteradas, favorecer la estigmatización y la discriminación por el peso y prestar poca atención a otros parámetros y determinantes de la
salud.

Esta comprobado que las dietas no son eficaces en el tratamiento de la obesidad, los beneficios son demasiados pequeños y el daño potencial es demasiado grande, por lo que se recomienda buscar tratamientos más seguros y efectivos para un abordaje mucho más efectivo.

Apoyando esta línea multicausal de la obesidad y desde un paradigma alimentario no restrictivo hay que plantear un tratamiento interdisciplinario, para trascender hacia la transdisciplina, de la obesidad. Favoreciendo un verdadero proceso de reconocimiento de las personas como totalidades que son, la toma de conciencia y responsabilidad de lo que hacen y de cómo lo hacen, de su enfermedad, valiéndonos además de la transferencia de conocimientos que contribuyen a mejorar los comportamientos alimentarios y los cambios en función de su salud, en el contexto en que estos comportamientos ocurren.

Este tratamiento es experiencial y de autodescubrimiento, desarrolla conceptos teóricos – prácticos, utilizando técnicas psicológicas integrativas, dirigidas a incorporar y transformar conductas y actitudes en relación con la comida, con el cuerpo, con uno mismo, para recuperar el bienestar y el peso sano.

Hay que buscar promover en la persona con obesidad conductas beneficiosas en pos de su salud, las que se obtienen como consecuencia de un profundo trabajo de autoconocimiento, de aceptación, de valoración del propio estado, desarrollando una adecuada autoestima, a partir de los recursos disponibles y de las posibilidades reales de las personas. Hay que ampliar la conciencia, es necesario para abordar el problema de la obesidad desde el lugar que lo causa, reaprendiendo a disfrutar de la comida, sin abusar de ella.

Dra. Gabriela Tórtolo – MP. 24052

Especialista en obesidad y síndrome metabólico

La Posada del Qenti

Efectos saludables de gritar un gol

Efectos saludables de gritar un gol

A lo largo del día vamos acumulando tensiones, situaciones no resueltas y preocupaciones que muchas veces se traducen en estrés. Nuestro cerebro hace lo que puede en la medida que actúa casi como un depósito de problemas que, a veces, son derramados al resto del organismo en forma de dolores de cabeza, malestar, problemas estomacales, mal humor, etc.

Pero en un acto totalmente voluntario e inexplicable decidimos sentarnos a alentar a nuestro equipo de fútbol favorito, sabiendo que una derrota no colaboraría en absoluto con nuestro cerebro sobrepasado de pendientes, sin embargo, ahí estamos, poniéndonos a prueba en un juego que plantea solo dos resultados: perder o ganar.

¿Por qué lo hacemos? Es evidente que nuestro cerebro pondera la posibilidad de ganar frente a la derrota, ya que la misma ofrece una cuantiosa recompensa de felicidad y alegría absoluta. Aflora la pasión y con ella una enorme cucharada da satisfacción que nos devuelve el bienestar. Pero, en términos científicos, ¿Qué pasa cuando gritamos un gol?

Según el Dr. Christian Leiva, Director Médico de La Posada del Qenti, gritar un gol ayuda a liberar las tensiones y emociones contenidas, desahogarse, reconfortarse y por su puesto a canalizar el estrés. Ese gritar, explica el Doctor, no tiene nada que ver con el grito en una discusión que surge para levantar la voz y que otro escuche, en el caso del gol tiene que ver con liberar esas tensiones acumuladas, tiene mucho más que ver con uno mismo, que con el otro. Por otro lado, el estrés diario más el acumulado durante el partido elevan las pulsaciones y el desahogo producto del grito de gol, ayudando notablemente a normalizar esas pulsaciones.

Desde el punto de vista psicológico, la Lic. Yanina Silvestri, también profesional de La Posada del Qenti, dice que gritar un gol, desde la satisfacción y la alegría, es como vaciar un globo que esta inflado con nervios, tensión y estrés. Esto sucede porque el cerebro, en el momento de gritar el gol, libera grandes cantidades de oxitocina y bajan los niveles de cortisol. Gritar el gol afirma que se hizo realidad algo que se viene deseando mucho, generando alegría, satisfacción, alivio y tranquilidad. De esa forma se ponen en juego emociones superficiales y profundas y puede interpretarse como un mensaje de que se pueden seguir dando otras muchas cosas que la persona desea.

Parece ser que muchas veces vemos el partido de fútbol como el partido de nuestras vidas poniendo todo en juego y, al gritar el gol, liberamos a nuestro cerebro de tensiones, las propias del partido y las otras también, al menos por un tiempo.

En  conclusión, gritar los goles con pasión es muy saludable, sobre todo si volcamos ese estado de euforia sana a nuestra vida cotidana. Tanto el Dr. Leiva como la Lic. Silvestri recomiendan aprovechar esa buena energía para hacer actividad física, ayudando de esa manera a prolongar esa hermosa sensación de liberación y alegría.

Ing. Miguel Cané

Gerente General

La Posada del Qenti

No me siento bien… ¿Estoy deprimido?

No me siento bien… ¿Estoy deprimido?

La depresión esta especificada dentro del DSM IV (Manual diagnostico y estadístico de los trastornos mentales) como uno de los trastornos del estado del ánimo. Los indicadores para saber si la persona esta transitando periodo de depresión son:

  • Estado de ánimo depresivo, según lo indica la propia persona o la observación realizada por otros (familiares, amigos etc.)
  • Pérdida de interés o de la capacidad para el placer
  • Baja autoestima
  • Pérdida de peso o aumento de peso
  • Pérdida o aumento del apetito
  • Insomnia o hipersonmia casi cada día
  • Agitación o enlentecimiento psicomotor
  • Fatiga o pérdida de energía
  • Sentimientos de inutilidad o de culpa excesivos e inapropiados
  • Disminución de la capacidad para concentrarse o tomar decisiones
  • Pensamientos recurrentes de muerte o ideación suicida

Si se reúnen al menos 5 de estos síntomas, con intensidad y durante un periodo de al menos 2 semanas seguidas, donde cada día están presentes estos indicadores, se recomienda recurrir a un profesional de la salud mental. Cabe destacar que queda descartado el diagnostico de depresión si estos síntomas  se deben a los efectos de una sustancia o si se deben a los efectos fisiológicos directos de una enfermedad medica.

¿Cómo aparece la depresión?

La causa de la depresión es variada y depende de cada caso en particular, de cada experiencia de vida personal. Es muy importante conocer los antecedentes psicopatológicos en la familia de la persona afectada ya que puede contener un factor genético. Por la tanto puede tener una causa genética, ambiental, externa o interna.

Los acontecimientos psicosociales desempeñan un papel importante en la precipitación de la depresión, ya que la misma puede surgir después de un estrés psicosocial grave como la muerte de un ser querido, un divorcio y distintas situaciones que resulten estresantes para la persona, sintiendo que la situación impacta fuertemente en su mundo interno y externo. Cabe aclarar que este impacto varia de persona en persona, considerando los recursos internos y externos con los que cuenta cada uno.

Este trastorno puede iniciar a cualquier edad, pero las estadísticas muestran que la edad promedio de inicio es a partir de la 3° década de vida.

¿Cómo afecta el estado de ánimo deprimido en la salud?

La depresión impacta fuertemente en la salud física, puede asociarse a enfermedades médicas crónicas, entre ellas el cáncer,  ya que el sistema inmunológico se deprime generando consecuencias fisiológicas. Todo el organismo se desestabiliza, la persona no descansa como debería, ni se alimenta de manera adecuada y saludable, entre otras, lo que afecta directamente a su salud.

Las personas que presentan trastorno depresivo tienen más dolor, más enfermedades físicas y una pobre actividad física social y personal

Recomendaciones

La primera e indispensable recomendación para una persona que padece depresión es consultar con un profesional de la salud mental (Psicólogo o Psiquiatra). Esto es fundamental para propiciar la recuperación.

No existe una única manera, o una formula general para tratar la depresión, depende del paciente, sus antecedentes familiares, su diagnóstico y su pronóstico. Cada caso es único y por lo tanto cada tratamiento también lo es.

Existen casos que con  intervenciones psicoterapéuticas pueden salir adelante y también existen quienes requieren de una valoración psiquiátrica, ya que la depresión se puede deber a la poca segregación de algún componente químico.

Un factor importante a tener en cuenta es lo que usualmente suelen hacer los familiares y amigos de la persona que está deprimida, ellos le piden que salga de ese estado, por ejemplo: “vamos”,” Salí”, “divertite”, “ríete”, “hace cosas”. Una persona que esté realmente deprimida no tiene la energía, las ganas y la fortaleza  para hacer esto, entonces solo conseguimos que se sienta exigida por su entorno, poco comprendida en su estado y frustrada por no cumplir con los tiempos de otros o con lo que otros quieren de ella. De ninguna manera hay que dejar sola a la persona  y no animarla,  simplemente tener en cuenta que esto se hace de a poco respetando el ritmo del paciente, de a poco le pedimos que salga, de a poco que disfrute de tal actividad, de a poco, a su tiempo y a su ritmo se le proponen actividades con mas personas (cenas con amigos, eventos sociales) etc. Esto se logra generando empatía con la persona.

Es indispensable la consulta con el profesional de salud mental, el cual a demás va a guiar a la familia del paciente en su accionar.

 

Lic. Yanina Silvestri

Psicóloga, MP: 7614

La Posada del Qenti