El Prestigioso economista, page presidente del CEPAL, eligió nuestro Health Resort para descanzar y durante su estadía, el diario LaVoz del Interior, le realizó la siguiente nota.  

“Un dólar en equilibrio estaría a $ 4,20”

Ese valor favorecería a la competitividad del sector exportador, opinó el economista, aunque advirtió sobre fuga de capitales.

El director de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) de Naciones Unidas en la Argentina, Bernardo Kosacoff, sostuvo que la crisis internacional “es muy profunda y nos afecta”. De descanso en la Posada del Qenti, en las sierras de Córdoba, el economista admitió –en diálogo con este diario– que “el clima externo está muy lejos de despejar nubarrones”, y reconoció que el Gobierno “está intentando” hacer políticas anticíclicas para enfrentar la crisis, lo cual “es correcto”. 

–¿El país está en recesión? 

–Es muy claro que hay un fuerte proceso de desaceleración. Teníamos una economía que estaba creciendo al ocho por ciento y, si bien es difícil estimarlo con precisión, hoy estamos cerca de cero por ciento. Podemos decir, entonces, que estamos en una implosión, en una crisis, en un desorden generalizado del funcionamiento del sistema económico, pero el ajuste ha sido importante y claramente los dilemas de política económica son distintos de los de pocos meses atrás. 

–¿Qué evolución del producto interno bruto (PIB) estima para 2009? 

–Las versiones optimistas están hablando de un PIB entre el cero y dos por ciento. Las versiones más pesimistas, lo ubican entre el cero y el menos 1,5 por ciento. Ciertamente, es muy difícil dar una estimación adecuada, porque va a depender de cuál va a ser el clima externo, que obviamente está muy lejos de despejar nubarrones. Lo que es muy claro es que la crisis internacional es muy profunda y nos afecta. 

–¿Cómo evalúa las políticas del Gobierno? 

–Yo creo que hay por lo menos un diagnóstico y ése es un punto importante. Es muy claro que la crisis internacional no nos es ajena. En un primer momento, el canal financiero no nos afectó, pero en este segundo momento, cuando estamos observando los precios de nuestros productos, el acceso a los mercados y las nuevas prácticas proteccionistas, vemos que la crisis internacional impacta en la producción, en la ocupación y en los ingresos. Y, en ese sentido, el Gobierno está intentando hacer políticas anticíclicas, lo que yo creo que es correcto. Aunque la cuestión es cómo las financia. Lamentablemente, en las épocas buenas no generamos fondos anticíclicos para poder justamente afrontar esas cuestiones. 

–¿Qué más cree que debería hacer el Gobierno para sortear esta crisis? 

–Básicamente, se requiere de un programa integral y de un esfuerzo del país entero para recuperar la sensatez y mejorar la cooperación público-privada. Creo que esta crisis es un gran test para la sociedad argentina, en términos de que podamos lograr visiones más compartidas. 

–¿Cómo evolucionará el dólar en el año? 

–Si uno mira el dólar en términos de oferta y demanda de divisas, y de nuestra relación con los países vecinos y con nuestros principales socios comerciales, ha quedado algo atrasado. Un dólar en equilibrio tendría que tener un valor de 4,20 ó 4,30 pesos. El tema central que aparece ahí es que una aceleración de la devaluación tendría impactos positivos pero también negativos. Favorecería la competitividad del sector exportador y lograría una mejora de las cuentas fiscales. Los impactos negativos, en tanto, son: cuánto de la devaluación se trasladaría a inflación, y el más importante es si los agentes económicos perciben que una aceleración cambiaria es el inicio de una devaluación mucho mayor, podría generar una aceleración de la salida de capitales.

 Con esto, los dilemas de la política económica requieren de un programa integrado que va a estar restringido justamente por tratar de ver cómo se administran las expectativas de los agentes económicos. 

Natalia García

 La Voz del Interior   

nota-kosacoff

Pin It on Pinterest