Vivimos en una cultura de consumo, no rx de pastillas para no deprimirnos, approved del placer instantáneo, abortion de las satisfacciones inmediatas, no hay tiempo para que los procesos se desarrollen y culminen.
Somos parte de una sociedad maníaca, de un hacer desenfrenado, ajenos al instante que transcurre entre nosotros.
A veces tenemos la creencia de sentirnos inmortales, que siempre “hay tiempo” para la espera y postergación.
¿Qué nos pasa con nuestro ritmo cotidiano? ¿Qué sentimos cuando tenemos miedo de no poder enfrentar las dificultades de vivir con éxitos?
Existe una falta de compromiso afectivo profundo y verdadero, que aísla al ser humano y destruye lo más esencial de él, lo único que podría permitirle salir de una sociedad enferma. Ningún individuo es autosuficiente, somos parte del ambiente. Cada cual tiene su carácter particular debido a su relación consigo mismo, con el otro y con el todo.
Y en éste pertenecer a un TODO, necesitamos de la ATENCIÓN: ya que atender es un modo de responsabilizarse, de hacerse cargo. Atendemos de ésta manera a nuestra persona, a lo que nos rodea. Atender es un estilo de vida y estar alerta es una manera de “sentir” la vida de discriminar y de darse cuenta.
Castaneda habla de la atención como una de las cuatro armas imprescindibles en el camino del guerrero, “Atención a la atención” esto significa atención al estilo de vida que elegiste, atención a tu compromiso de hacerte responsable de tu propia vida.
                                              Lic Mariana Ardusso.
                                              Psicóloga. PM3492.
Bibliografía:
Zwillinger, Julia “Atención, Aquí y Ahora”. Ed. Abadon. Argentina 1986.
Schanke, Adriana “ Sonia te envío mis cuadernos café” Ed. Estaciones Bs.AS. 1987.

Pin It on Pinterest