La obesidad: Enfermedad crónica en crecimiento

La obesidad: Enfermedad crónica en crecimiento

Hoy en día el mundo atraviesa más de una pandemia y una de ellas es la de la obesidad, por ello le invitamos a reflexionar sobre ella y ver que podemos cambiar de nuestra rutina diaria para estar mejor, en un cuerpo que le resulte más cómodo y sea más saludable. 

Image

La obesidad es una enfermedad muy compleja y profunda, mucho más de lo que aparenta, ya que es el resultado de múltiples aristas. Factores genéticos, ambientales, contextuales y conductuales se entremezclan y dan como resultado un desequilibrio en la forma de alimentarnos. Este desequilibrio sostenido en el tiempo resulta en el rasgo más característico de esta patología: el exceso de grasa corporal, tanto externa como interna (grasa visceral).

Lejos de centrarnos en cuestiones estéticas o  parámetros culturales, nos enfocamos en que este exceso de masa grasa acarrea a que aumente el riesgo de desarrollar hipertensión arterial, enfermedades coronarias, diabetes, accidentes cerebrovasculares, puede generar apneas del sueño, osteoartritis, afectar negativamente la capacidad reproductiva y hasta desencadenar ciertos tipos de cáncer.

¿Cuánto mejor sería nuestra expectativa y calidad de vida si esta enfermedad cobrara menos protagonismo?

En Argentina las cifras son alarmantes: 6 de cada 10 adultos presenta sobrepeso u obesidad y lo mismo sucede en 4 de cada 10 niños de edad escolar. 

¿Cómo saber si mi peso corresponde a un sobrepeso, una obesidad o un rango adecuado?

Un IMC (índice de masa corporal) por debajo de 25 nos indica un peso adecuado, un valor igual o superior a 25 determina sobrepeso y un IMC igual o superior a 30 determina obesidad? Esto se calcula fácilmente al dividir tu peso (en kg) dos veces por tu altura (expresada en metros).

Cabe destacar que este número aumenta a medida que aumenta el peso y que cobra relevancia cuando el exceso del mismo se da a expensas de masa grasa,  más aún, cuando esta se localiza en la zona abdominal.

Para prevenir el sobrepeso y la obesidad es fundamental hacer modificaciones conductuales hacia un estilo de vida saludable, es así que tanto la alimentación cuidada y nutritiva, como la actividad física, se vuelven pilares en este proceso. 

Reflexionemos acerca del hecho de que respiramos, pensamos, amamos, compartimos y crecemos, entre otras cosas, porque nuestros antepasados fueron capaces de acceder a mejores nutrientes en lugar de convertirse en alimento… no hay mucho más que evaluar… insistimos en que nutrirse  adecuadamente y estar en movimiento resultan fundamentales para sostener un buen estado de salud y mejorar la calidad de vida. La selección natural nos dio el diploma de seres humanos porque tuvimos la habilidad de conseguir buena comida.

¿Qué hábitos saludables fomentamos en La Posada del Qenti?

En el momento y contexto presente, el desafío ronda en volver a ubicar la salud donde merece estar y entender que podemos mejorarla al trabajar y aprender, poco a poco, sobre cambios que se conviertan en hábitos de vida más saludables

ImageImageImage

Hoy las personas están buscando experiencias en contacto con la naturaleza, en donde valoran el aire puro, la privacidad y el encanto del paisaje. A los pocos días de estancia en La Posada del Qenti, ya se perciben cambios notorios en el organismo, como el nivel de descanso, la energía y estado físico.

Los secretos de un buen néctar

Los secretos de un buen néctar

Se viene el calor y con el cambio de estación a primavera/verano, hay tendencia hacia los jugos de frutas o néctar de frutas y/o verduras.
Es importante tener presente que con los jugos no se aprovecha la fibra dietaria, como cuando se consume fruta fresca con su cáscara. La fibra es esencial para prevenir el estreñimiento, baja el nivel de glucosa en la sangre y produce mayor saciedad.

 

Los jugos enlatados, embotellados o congelados, contienen mucha azúcar, productos químicos, conservantes a base de sodio, algunos de ellos son calentados a altas temperaturas para ser pasteurizados lo cual alteran los nutrientes.
Es importante lavar bien los productos, ya que son expuestos a pesticidas, herbicidas y otras sustancias tóxicas.
La cantidad de jugo por día no debe ser abundante, sugerimos reemplazar 1 o 2 frutas diarias por un batido de frutas y/o verduras. En el caso de niños, se debe seguir estimulando la lactancia materna y el consumo de agua.

¿Qué sugerimos para la preparación?

  1. Utilice productos, orgánicos y frescos de estación.
  2. Lavar bien los productos antes de procesar.
  3. Se pueden usar tallos y hojas  con las frutas, con excepción de hojas de zanahoria y ruibarbo por ser sustancias tóxicas. 
  4. Se puede enriquecer este tipo de batidos con alguna leche vegetal de almendras o de avena.
  5. Agregar 1 cdta. chica por porción de semillas de amapola, chía o lino.
  6. No agregar ningún tipo de azúcar, ni de grasas.

Recetas de Jugos saludables

Zanahoria, kale, con perejil (alto contenido en betacarotenos).

Kale, espinacas, remolacha (alto contenido en ácido fólico).

Espinacas, espárragos, zanahoria (fuente de vitamina E).

Perejil, zanahoria, tallos de apio, medio diente de ajo (tónico primaveral).

Jengibre, zanahoria, manzana sin semillas (dulce, carotenos, y antioxidantes).

Piña , manzana sin semillas, jengibre (muy alcalino).

En La Posada del Qenti preparamos jugos y néctar muy nutritivos, con vegetales y frutas libres de sustancias químicas debido a que son cosechados en nuestra propia huerta orgánica en convenio con Mercado de la Tierra.