¿Hay una forma saludable para cocinar?

¿Hay una forma saludable para cocinar?

¿Hay alguna forma más saludable de cocinar?

No hay una forma más saludable para cocinar, en realidad depende del resultado que estemos buscando. Cocinar los alimentos en poco tiempo permite que conserven sus propiedades y color, lo cual resulta fresco y estimulante. En cambio una cocción prolongada, mejora la forma en la que hacemos la digestión, incrementa la absorción de nutrientes y crea energía duradera en nuestro organismo.

Al cocinar los alimentos, es importante no pasarse en la cocción, debido a que puede aumentar el IG (índice glucémico) de los mismos.

¿Por qué decimos que cocinar es saludable?

Cocinar es mucho más que solo preparar los alimentos y servirlos. Con el tiempo y con nuevas técnicas se fue perfeccionando y realizando en formas originales y creativas hasta convertirse en el llamado: «arte culinario». Cocinar ayuda a estar más presente, y a relajar la mente y el cuerpo, por lo cual puede calmar la ansiedad y el estrés.

En La Posada del Qenti, se busca variar las técnicas de cocina en todos los platos, capturando el sabor de cada ingrediente y obteniendo la mayor cantidad de nutrientes sin agregados de grasa ni de sal, que aporten la energía y vitalidad que los huéspedes necesitan.

10 Tips para controlar nuestro metabolismo

10 Tips para controlar nuestro metabolismo

Es importante conocer nuestro metabolismo y saber que el mismo puede cambiar a lo largo de nuestra vida por diferentes factores. Muchas enfermedades encuentran su origen en una alteración del ciclo metabólico y en ello radica la importancia de lograr un correcto cuidado de nuestros hábitos de vida. 

¿Qué debemos controlar periódicamente?

 

  • Presión arterial: Debe controlarse en forma esporádica, aisladamente, con algún suceso o con sintomatología clínica pertinente.
  • Glucemia en sangre: Debe controlarse cada 6 meses, si hay herencia de Diabetes familiar, o una Insulinorresistencia, si somos diabéticos diariamente con un Hemoglucotest, según indicación médica.  Sino cada 12 meses para chequeo general.
  • Ácido úrico en sangre: Debe controlarse según indicación médica con el chequeo general anual o cada 6 meses si estamos en tratamiento para la Hiperuricemia.
  • Colesterol total, HDL, LDL y triglicéridos en sangre: Deben controlarse cada 6 o 12 meses, según indicación médica, o el tratamiento instaurado, para chequeo de evolución.
  • Hemoglobina glicosilada en sangre: Cada 4 meses si estamos en tratamiento para resistencia a la insulina, según indicación médica, o con el chequeo anual.
  • Insulinemia y H.O.M.A. en sangre: Debe controlarse cada 4 a 8 meses según indicación médica, para controlar evolución de tratamiento si lo estamos, sino en el chequeo anual.
  • Función renal: Debe controlarse cada 12 meses, en el chequeo anual o según indicación médica.
  • Hormonas: Deben controlarse cada 12 meses, o  según indicación médica, si estamos en tratamiento hormonal.
  • Peso corporal: Debe controlarse cada 15 días, si estamos en plan de adelgazamiento con nutricionista de ser posible.  Sino con una vez al mes sería suficiente, para notar cambios en el mismo.
  • Circunferencia de cintura: Debe medirse cada 15 días, si estamos con un plan de tratamiento, sino en el chequeo anual, con nutricionista de ser posible.
Antioxidantes: lo que necesita saber 😉

Antioxidantes: lo que necesita saber 😉

El beneficio de consumir alimentos con antioxidantes

Son muchos los estudios que han demostrado que una alimentación rica en frutas y verduras se asocia positivamente a efectos beneficiosos en la salud. En parte esto se debe a su alto contenido de antioxidantes, sustancias capaces de contrarrestar el estrés oxidativo generado por exceso de radicales libres en el organismo. Este proceso está vinculado con elevados niveles de estrés y alimentación inadecuada, lo cual desencadena en problemas de salud física y mental.  

Entonces, ¿qué recomendamos?

frutas, antioxidantes
  • Consumir productos que contengan más alimentos de origen vegetal, ya que son más ricos en antioxidantes.
  • Alimentarse con granos enteros, frijoles, nueces y semillas; en lo posible consumirlos con regularidad. 
  • Animarse a consumir una buena variedad de frutas y verduras, ya que de esta manera brinda mayor protección al ADN.
  • Los estudios sugieren comer al menos cinco raciones de frutas y verduras al día para obtener mayores beneficios en salud.
  • Cuando incluya en el menú carnes o lácteos, es mejor asegurarse que provienen de animales alimentados con pastura; ya que  contienen niveles más altos de antioxidantes. 
frutas, antioxidantes