Más naturaleza, menos pantallas

Más naturaleza, menos pantallas

«La nueva normalidad» de las pantallas

Día a día nos vamos acostumbrando, cada vez más, al uso de nuevas tecnologías ya sea por cuestiones laborales, recreativas o informativas. Lo cierto es que hoy una persona promedio dedica entre 5 a 7 horas frente a diferentes tipos de pantallas: celular, computadora, tablet o TV.

Ésto genera consecuencias graves a la salud, con afecciones en algunos casos irreversibles. Tendinitis, dolor en cuello y espalda, síndrome del túnel carpiano, ojo seco, dificultad para respirar, dolores de cabeza, insomnio, estrés, vértigo, fatiga y mala digestión son solo algunas de las secuelas relacionadas al abuso de pantallas en general.

Tener un televisor en la habitación, pueden aumentar el riesgo de la obesidad. Las personas que ven más de 5 horas al día de televisión tienen 5 veces más probabilidad de tener sobrepeso, comparados con quienes ven de 0 a 2 horas al día.

En muchos casos el TV es una invitación al “quedarse quieto”, al sedentarismo. Se sabe que la falta de actividad física está asociada a múltiples enfermedades y a un mayor riesgo de muerte prematura.

En un estudio que realizó la Universidad Autónoma de Madrid se observó que el tiempo dedicado a ver la tele se asocia con un mayor riesgo de limitaciones funcionales (funcionamiento físico general, problemas de movilidad, problemas de agilidad y fragilidad) en personas mayores. Sin embargo, no observaron que otros comportamientos sedentarios, como utilizar el ordenador o leer, estén relacionados con limitaciones funcionales

Ver la TV constituye un factor de riesgo independiente y es una de las actividades sedentarias que más se han estudiado.  Además, suele ir de la mano de otros comportamientos potencialmente nocivos, como el consumo de grandes cantidades de alimentos hipercalóricos y poco saludables. Por otro lado, también se descubrió que las mujeres mayores, que pasaban más tiempo viendo la tele y menos en otros comportamientos sedentarios (con el ordenador y leyendo), presentaron mayor número de síntomas de depresión y de malestar psicológico.

La Posada del Qenti, Centro de Bienestar Médico reconocido internacionalmente por su innovación en el campo de la salud y el bienestar, cuenta con modernas habitaciones con vistas a las Sierras de Córdoba, sin embargo, las mismas no poseen televisión, justamente para fomentar el descanso, el contacto con la naturaleza y los buenos hábitos.

Los planes de salud de La Posada del Qenti se basan en 5 pilares fundamentales:

  1. Actividad física adecuada
  2. Alimentación saludable
  3. Control de estrés
  4. Disminución del consumo de fármacos
  5. Descanso y recuperación

Es en el último pilar en donde se hace hincapié en que la habitación debe ser un lugar de recuperación en donde prima la paz, para lograr así un sueño efectivo y reparador. 

De la misma forma también se aconseja a los huéspedes a no ingerir bebidas con cafeína luego de las 18:00 hs. y a no contaminar los pensamientos con noticias antes de dormir, para ello, no contar con televisión en la habitación, es un aliciente importante a la hora de predisponer adecuadamente el organismo para el descanso.

Dormir bien, es imprescindible

Dormir bien, es imprescindible

Dormir bien, es imprescindible

Si pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo debe ser por algo importante, ¿no es cierto?

Efectivamente cuando dormimos se realizan tareas que revitalizan el cuerpo.

Dormir mal o poco, afecta profundamente nuestra biología y puede alterar nuestra salud, recorta nuestra longevidad, afecta a los sistemas inmune y nervioso. Y la diabetes, obesidad, problemas cardiovasculares, canceres de mamas, de colon, de hígado, son algunas de las consecuencias relacionadas con un descanso insuficiente.

La Posada del Qenti

9 razones sobre por qué dormir es esencial para la salud

  1. Fabricamos músculo: la posición horizontal, al soportar menos peso, facilita la relajación y regeneración muscular y articular.
  2. Curamos enfermedades y limpiamos el organismo: el sistema circulatorio se beneficia, ya que al descender la presión arterial, el corazón necesita realizar menos esfuerzo para bombear sangre. Al disminuir el gasto de energía, el metabolismo se puede reponer con mayor facilidad.
  3. Liberamos Somatotropina (hormona del    crecimiento): es fundamental para el correcto desarrollo de nuestro organismo.
  4. Menor riesgo de aumentar de peso: se libera Leptina, (hormona de la saciedad), por esto si dormimos poco tendremos más posibilidades de padecer obesidad. De no dormir bien, se libera cortisol (hormona del estrés, relacionada con la grasa abdominal y el mal metabolismo del azúcar en sangre, llevando con el tiempo a padecer diabetes.
  5. Se libera Melatonina (hormona del Sueño): esta hormona tiene una acción inmunoestimulante y antioxidante, es decir que mientras dormimos nos limpiamos de radicales libres producidos en nuestra vida activa, luchamos contra virus y bacterias. Su acción es inhibida por la luz del celular o televisión.
  6. Fortalecemos el sistema inmunitario: debido a que se libera Interleucina, que produce anticuerpos y estimula el sistema inmunitario.
  7. Eliminamos los líquidos retenidos: en ojeras y en zonas grasas, cuidamos de padecer alteraciones en la película lagrimal que protege la córnea y la piel recibe mucha más sangre y nutrientes.
  8. Mejora la concentración: consolidamos conocimientos y recuerdos adquiridos durante el día, pasando los recuerdos a corto plazo del Hipocampo a la Corteza Cerebral como recuerdos a largo plazo, grabados en nuestra memoria al menos de un modo inconsciente.
  9. Mayor estimulación sexual: debido a que aumenta la temperatura, el ritmo respiratorio y las pulsaciones, así como la actividad cerebral que da lugar a los sueños a largo plazo.

 

En La Posada del Qenti le damos mucha importancia al descanso, es por ello que adecuamos el confort de las habitaciones. También se regula consumo de café después de las 18hs, el uso de pantallas y se promueve la actividad física durante el día; de esa forma se alcanza un descanso óptimo y placentero.

La secuela desconocida del Coronavirus

La secuela desconocida del Coronavirus

¿Cómo el COVID-19 afecta al sistema digestivo?

El COVID-19 no solo afecta al sistema respiratorio, también ataca a múltiples órganos, uno de los más importantes el digestivo. Sabemos que para mantenerse fuerte es necesario tener un intestino sano. 

Los síntomas que usualmente pueden aparecer durante la enfermedad son vómitos, diarrea o dolores en el abdomen.

Alimentación saludable en La Posada del Qenti

Desde el comienzo de la pandemia, La Posada del Qenti optimizó sus planes de salud para contener los efectos que pandemia y la cuarentena desencadenó en las personas, basándose en 5 pilares: alimentación saludable, control de estrés, actividad física, disminución del consumo de fármacos y el buen descanso.

En lo que respecta al sistema digestivo, es muy importante cuidar la microbiota intestinal, ya que cumple un papel crítico en la forma que actúa nuestro sistema inmunológico.

El plan Qentistar de La Posada del Qenti, incluye un plan de nutrición saludable para cada huésped, con prebióticos probióticos de forma natural. La gastronomía se elabora en el momento, utilizando verduras y hierbas frescas producidas en la huerta orgánica dentro de la reserva. Estos productos naturales aportan fibra para lograr un hígado sano, desintoxican el organismo y contribuyen a fortalecer el sistema inmune.

Alimentarse de forma natural y saludable, puede marcar la diferencia en relación al COVID-19.